Carta al gobierno de Morelos por la agresión de la periodista Estrella Pedroza

En atención a:

Cuauhtémoc Blanco, gobernador de Morelos

Carlos Montes Tello, fiscal general de Morelos

Alejandro Encinas Rodríguez, subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración
Enrique Irazoque Palazuelos, director general del Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas

Este sábado 30 de septiembre ocurrió una agresión directa contra Estrella Pedroza, colega periodista y colaboradora de la Alianza de Medios de la Red de Periodistas de a Pie por parte de elementos de la policía del estado de Morelos.

Se documentó por el sitio Aristegui Noticias, para el cual colabora, que se “dirigía al veterinario con su perrita, cuando se detuvo frente a las instalaciones de la Fiscalía Anticorrupción para tomar unas fotografías en seguimiento de una cobertura que realiza sobre las denuncias vecinales por presunta prepotencia policiaca en la zona”.

Agentes de la Guardia Nacional se acercaron y ella se identificó, luego subió a su automóvil y se movió del lugar, pero los policías estatales que resguardan las instalaciones de la Fiscalía Anticorrupción la persiguieron, alcanzaron, rodearon y forcejearon con ella para bajarla a golpes.

Los elementos intentaron subirla como detenida a la patrulla con número 00784, para presentarla como presunta implicada en un intento de homicidio. Pedroza pudo contactar a su familia, a compañeros del gremio y un abogado. Sobrevivió a esta agresión.

La Alianza de Medios de la Red de Periodistas de a Pie condena este hecho. Quienes formamos esta Alianza consideramos que un hecho como este es un ataque contra la sociedad en general.

Exigimos a las autoridades estatales y federales que atiendan el caso de manera inmediata, se dicten medidas urgentes de apoyo a Estrella Pedroza y se inicie una investigación correspondiente contra los elementos de la policía de Morelos.

Es urgente que se realicen las indagatorias, pues la violencia contra nuestra compañera tiene agravantes importantes, debido a que es una mujer periodista que realizaba su trabajo con un celular y fuerzas estatales utilizaron la fuerza, incluyendo armas, patrullas y fuerza humana para agredirla.

 

Ni policía, ni Fiscalía, ni secretaria de Salud en Cdmx responden por agresión a Paris Martínez

El periodista fue agredido en la colonia Roma Sur mientras paseaba a su mascota, las agresiones le dejaron múltiples lesiones y una fractura en la nariz. Sin embargo, las autoridades de la Ciudad de México no quisieron tomar su denuncia ni garantizarle su seguridad


Texto: Daniela Rea / Pie de Página

Foto: Cortesia

 

Este jueves 20 de julio, a la 9:00 horas, Paris Martínez fue agredido por el dueño y dos empleados de una tortillería ubicada en la esquina de las calles Bajío y Coatepec, en la colonia Roma Sur.

Paris Martínez denunció los hechos en redes sociales: “Hoy, el dueño de una tortillería y sus empleados me golpearon en la colonia Roma Sur, luego de que mi perrita se comió una bolita de masa que arrojaron a la banqueta y que, según ellos, era de los pajaritos”.

Los hombres lo empujaron, lo golpearon y lo patearon ya que estaba tirado en el suelo. Resultó con nariz fracturada, lesión en la mandíbula y moretones en la espalda.

Más allá de la agresión, está el hecho de que las autoridades no respondieron. Ni las policías de la Secretaría de Seguridad Pública, ni los MP de la Fiscalía General de la Ciudad de México, ni el personal de la Secretaría de Salud de la ciudad.

“Policías de la @SSC_CDMX me encontraron segundos después, sangrando en la calle. No quisieron proceder contra los agresores, aunque estaban a unos metros de distancia, solo me preguntaron si quería una ambulancia @martibatres”, escribió Paris Martínez en su twitter.

“Llegó una ambulancia del gobierno capitalino. No me quisieron ayudar a llegar a un hospital, aunque sangraba profusamente y resulté con golpes y patadas en todo el cuerpo, porque, literal, no tenía heridas que pusieran en riesgo mi vida… @SSaludCdMx

“Con golpes por todos lados y la nariz fracturada, tuve que caminar hasta Hospital General, donde me atendieron, pero luego se negaron a darme un comprobante médico de lesiones, necesario para presentar una denuncia en el Ministerio Público”.

Paris fue a la Fiscalía de Investigación Territorial Coordinación Territorial CUH-7 con sus heridas como “única prueba para intentar denunciar”. Ahí, “la médico legista dijo que no podía certificar mis lesiones y me mandó a un hospital del gobierno local para la certificación, sin ella, me aclararon, no van a tomar mi denuncia”.

Este viernes intentará poner de nuevo la denuncia. “A mí lo que me espanta es perder la tranquilidad de andar en las calles aledañas a mi casa, yo quisiera una garantía de que esa gente no se me va a volver a acercar”.

Paris Martínez es periodista y desde hace más de una década ha cubierto conflictos sociales, desapariciones forzadas, violencia del Estado y criminal.

 

Este texto es propiedad de Pie de Página y lo reproducimos como parte de la Alianza de Medios de la Red de Periodistas de a Pie. Puedes leer el original en este enlace.

“Nelson siempre fue hostigado, amenazado y perseguido”: periodistas exigen esclarecer el homicidio del fundador de Lo Real de Guerrero

Texto y foto. Sharenii Guzmán / Animal Político

 

El periodista Nelson Matus Peña había recibido en distintas ocasiones amenazas y de manera constante era hostigado por su labor periodística. Fue fundador y director de Lo Real de Guerrero, portal de noticias que documenta el incremento de la violencia en el estado, principalmente en Acapulco.

En 2019 sufrió un atentado del que salió ileso. Sin embargo, el pasado 15 de julio fue asesinado en el estacionamiento de una tienda departamental en la colonia Zapata del puerto guerrerense.

Matus era un reportero muy conocido, quien logró consolidar a su portal como uno de los medios digitales de mayor alcance y referencia de nota roja en el estado de Guerrero, así lo relató Jonathan Cuevas de API Guerrero, periodista desplazado.

“Nelson Matus, un compañero muy popular en el estado de Guerrero, un compañero que dedicó parte de su vida a su proyecto Lo Real de Guerrero y Lo Real de Acapulco, un proyecto que impactó rápidamente y se posicionó entre las plataformas con más seguidores en el estado de Guerrero”, indicó en entrevista.

Matus era originario de Pinotepa Nacional, Oaxaca. Al mudarse a Acapulco trabajó como bombero y después incursionó en el periodismo. Al incrementar la violencia en el puerto fundó Lo Real de Guerrero, donde comenzó a publicar reportes de las personas asesinadas, tanto en Facebook como en su página web.

“Él se enfocaba a la nota roja. Era su fuerte en su medio de comunicación. Era un compañero que daba cobertura a hechos de violencia a información policiaca y en las redes sociales este tipo de información es muy consumida por nuestro público. A eso se dedicó, de ahí surgieron sus amenazas”, dijo Cuevas.

En la medida que incrementaban sus seguidores, las amenazas se volvieron constantes.

“El compañero Nelson siempre fue hostigado, amenazado, perseguido. Eran públicas las amenazas en su contra y, además, sufrió un atentado a balazos en 2019 del cual sobrevivió, sin embargo hoy no corrió con la misma suerte, pues las personas que lo persiguieron todo el tiempo lograron su cometido, lo asesinaron”.

En los últimos tres meses se han registrado cinco ataques y agresiones contra periodistas en el puerto de Acapulco.

“La gravedad del asunto. No sé si la alcanzamos a dimensionar todos, pero para mí es un hecho gravísimo que en el puerto de Acapulco haya en un lapso corto de tiempo tantas agresiones contra compañeros comunicadores, algunos periodistas, algunos trabajan para plataformas digitales, pero al final de cuentas nos dedicamos a informar y generar opinión. Son atentados en los que lamentablemente han muerto compañeros, entre ellos el compañero Matus”.

De acuerdo con Paula Saucedo, de Artículo 19, Guerrero es el estado que tiene más periodistas en desplazamiento interno forzado en el país.

“Lo que necesitamos son políticas públicas integrales que prevengan que esto siga pasando no podemos seguir contando periodistas asesinados porque no son un número más, son seres humanos que tienen familia, amigos, hermanos”, externó Saucedo durante la protesta que se realizó este lunes 18 de julio en la representación del estado en la Ciudad de México.

La organización civil ha documentado a 40 comunicadores asesinados por su labor periodística, durante el gobierno de Andrés Manuel López Obrador y 160 desde el año 2000. Apenas el 8 de julio pasado, se reportó el asesinato del corresponsal de La Jornada en Nayarit, Luis Martín Sánchez.

Este martes, durante una manifestación que se convocó para exigir justicia por el asesinato de Nelson Matus, reporteros, fotógrafos y corresponsales guerrerenses entregaron un oficio dirigido a autoridades federales y estatales, donde denuncian que los crímenes contra periodistas no cesan, por lo tanto no hay garantías para ejercer la libertad de prensa.

“No sólo contamos compañeros asesinados, como ocurrió este sábado en Acapulco, Guerrero, con Nelson Matus, fundador de Lo Real de Guerrero, y el crimen más reciente en Nayarit, con el corresponsal de La Jornada, Luis Martín Sánchez, sino que el gremio está expuesto a desapariciones forzadas, a ataques en aumento por parte de funcionarios públicos, entre otras amenazas, desplazamientos y arbitrariedades que se suman a un contexto precario y de muerte. Hay miedo y desolación”.

Reporteros, fotógrafos y corresponsales guerrerenses entregaron un oficio dirigido a autoridades federales y estatales, donde denuncian que los crímenes contra periodistas no cesan. | Foto: Sharenii Guzmán

En el comunicado también hicieron referencia a que no era la primera vez que buscaban atentar contra su vida.

“No era la primera vez que intentaban asesinarlo, pero esta vez tuvieron éxito (…) no lo logró y con su crimen dejó una ola de terror en los compañeros que valientemente todos los días salen a realizar la misma cobertura: la de muertos, desaparecidos y desaparecidas”.

Julio César Zubillaga, periodista desplazado de Guerrero exigió a los gobiernos, estatal y federal, garantías para  salvaguardar la integridad física de los comunicadores. “Salimos a trabajar, pero ya nadie tiene la seguridad de regresar a casa”.

Agregó que el homicidio de Matus dejó una herida grande en el gremio periodístico del estado.

“Estamos profundamente consternados, tristes e indignados por la forma en la que ha sido privado de la vida otro compañero. Creemos que es demasiada la impunidad con lo que hoy actúan los grupos del crimen organizado, por eso es que hacemos un enésimo llamado al cumplimiento de los deberes de las instancias encargadas de procurar y salvaguardar la integridad física de los comunicadores”, apuntó.

 

 

Este texto es propiedad de Animal Político y lo reproducimos con su autorización 

Reporteros marchan en Acapulco para exigir justicia por caso de director de portal de noticias

Texto: Amapola Periodismo

Fotografía: Cromática Agencia Fotográfica y Multimedia

Chilpancingo

Periodistas bloquearon y marcharon por la avenida costera Miguel Alemán en Acapulco para exigir el esclarecimiento del asesinato del director del portal de noticias Lo Real de Acapulco, Nelson Matus.

Los comunicadores bloquearon a la altura del punto conocido como el Asta Bandera y después se trasladaron a las instalaciones de las oficinas regionales de la Fiscalía General del Estado (FGE), ubicadas en la calle Vicente Guerrero de la colonia Progreso.

Afuera de la oficinas los periodistas denunciaron que en Guerrero no existen las garantías para ejercer el periodismo, porque los poderes fácticos están coludidos con las autoridades del gobierno.

Demandaron castigo a los responsables del crimen de Nelson Matus, quien fue asesinado a balazos el sábado 15 de julio cuando afuera de una tienda de conveniencia, en la colonia Emiliano Zapata, zona suburbana de Acapulco.

Esta es la segunda protesta que realizan los periodistas de Guerrero después del asesinato de Matus.

Ayer reporteras y reporteros protestaron afuera de las instalaciones de la Fiscalía General de la República (FGR) para exigir que la instancia atraiga la investigación del caso Nelson Matus, quien con anterioridad había sufrido al menos dos atentados de muerte en las calles de Acapulco.

Durante el gobierno de la morenista Evelyn Salgado Pineda han asesinado a cinco comunicadores.

 

Protestan periodistas en Chilpancingo para exigir justicia por sus compañeros asesinados y agredidos

Texto: José Miguel Sánchez

Fotografía: Oscar Guerrero

Chilpancingo

Después del asesinato del periodista de nota roja, Nelson Matus Peña, en Acapulco, periodistas de Chilpancingo protestaron en las instalaciones dela Fiscalía General de la República (FGR) para exigir justicia.

Durante el mitin afuera de las instalaciones federales, los comunicadores coincidieron en el riesgo que hay para ejercer el periodismo en Guerrero y reconocieron tener miedo por el contexto de violencia en el que desempeñan su labor.

En la entrada principal de la FGR colocaron cartulinas mediante la cuales exigencieron justicia para los periodistas asesinados y para los que sufrieron algún tipo de agresión en los últimos años,.

En el mitin donde varios periodistas coincidieron en los riesgos a los que se enfrentan al ejercer el periodismo.

«Tenemos miedo que nos detengan, que nos confundan y yo creo que tenemos que pedir seguridad para todos, porque todos corremos el mismo peligro y no es posible que después de reportear toda una semana con miedo en la capital nos maten otro compañero en Acapulco», mencionó la fotorreportera que trabaja para el periódico El Sur, Jesica Torres Barrera.

Esto porque durante la última semana en Chilpancingo, capital del estado de Guerrero, después de un fin de semana violento y de la irrupción de 2,000 pobladores de cinco municipios, que dejó sin servicios a la ciudad, los periodistas que dieron cobertura a estos hechos fueron agredidos y fotografiados por sujetos desconocidos.

En el mitin, el secretario general de la Sección 17 del Sindicato Nacional de Redactores de la Prensa (SNRP), con sede en Chilpancingo, Abel Miranda Ayala, condenó el asesinato de Nelson Matus, reportero de nota roja en Acapulco y fundador y director del portal Lo Real de Guerrero.

«Ayer nos enteramos del atentado que cobró la vida de nuestro compañero Nelson Matus, a quien reconocemos dar cobertura a la información policiaca, su muerte se suma a por lo menos tres atentados contra comunicadores que se han registrado en los últimos dos meses», dijo.

Los casos a los que se refirió el secretario general del SNRP son los de el administrador y reportero de la página de noticias Contacto TV Guerrero, Alan Castro Abarca, herido a balazos por dos hombres que lo atacaron en la colonia Morelos de Acapulco.

Otro caso es el de José Carlos González Herrera, administrador de la página la Opinión Ciudadana, atacado a balazos cerca del Mercado Central de Acapulco.

El asesinato de Gerardo Torres Rentería, corresponsal de medios internacionales que fue atacado a balazos en su domicilio en la zona suburbana de Acapulco.

También mencionó los últimos cuatro casos de robo que sufrieron periodistas de Chilpancingo, quienes fueron despojados de su equipo de trabajo como cámaras fotográficas, de video y computadoras.

«Lo único que nos queda es protestar», mencionó Torres Barrera.

El integrante de la Asociación de Periodistas del Estado de Guerrero (APEG), Sergio Ocampo Arista, llamó a la sociedad y a sus compañeros a no señalar ni estigmatizar a los reporteros de nota roja.

«Cada quien desempeña su trabajo como desea, y cuando un compañero fallece lo juzgará la historia, pero mientras esto es un crimen terrible que nos muestra la verdadera careta del Estado», comentó.

Por el asesinato de Nelson Matus, comunicadores tienen prevista una marcha para mañana en Acapulco, a la que asistirán varios reporteros de la capital.

 

Libertad de expresión amordazada: periodistas de los estados bajo asedio

En Guerrero la libertad de expresión es amordazada

Texto: Vania Pigeonutt

Fotografía: Amilcar Juárez (Archivo)

4 de mayo del 2023 

 

Yener de los Santos Matías, un reportero de una agencia informativa de Guerrero, estado al sur de México, denunció penalmente ante la Fiscalía local que su casa fue allanada a mediados de abril. Reportó el robo de tres cámaras fotográficas, una de video y una computadora. Los asaltantes no se llevaron más que su equipo de trabajo. Sus compañeros y él consideraron el hecho una clara amenaza resultado de su trabajo periodístico.

A un año de que concluya el gobierno del presidente, Andrés Manuel López Obrador, las agresiones contra la prensa han aumentado hasta 85 por ciento con respecto del sexenio anterior de Enrique Peña, de acuerdo a mediciones de Artículo 19. Aunado a que prevén que sea el período con más asesinatos, tan sólo a la fecha van 37 desde que empezó su mandato en 2018, frente a 47 homicidios con el ex presidente Felipe Calderón (2006-2012).

Es difícil hacer periodismo, sobre todo a nivel local. Hay zonas llamadas de silencio, donde por seguridad no se informa de la actividad criminal y los nexos que hay con la clase política.

Los periodistas no sólo están expuestos a los riegos físicos de un territorio disputado por grupos criminales, donde prevalece la corrupción política y casi el 100 por ciento de crímenes sin resolver, incluidos los referentes a la libertad de expresión. En los últimos cinco meses, tan sólo en Chilpancingo, la capital de Guerrero, estado conocido a nivel mundial por la desaparición masiva de 43 estudiantes de magisterio en 2014, a tres reporteros les han robado en sus casas su equipo de trabajo a pesar de que había otros objetos de valor.

De los Santos reportó días previos al allanamiento, sobre el proceso electoral de la Universidad Autónoma de Guerrero, ente autónomo que enfrenta varias denuncias públicas de corrupción y acoso sexual por parte de académicos. “Me llama la atención que sólo se llevaron mi equipo de trabajo donde tenía documentos importantes”, denunció.


Para entender mejor: Roban equipo de trabajo a periodista en Chilpancingo


Meses atrás, el 22 de agosto del 2022, fue asesinado a balazos cerca de su domicilio el periodista Fredid Román, quien tenía un medio independiente llamado La Realidad. Él reportaba, sobre todo, acerca de la política local. Su crimen ocurrió días después del asesinato de su hijo en El Ocotito, zona rural de Chilpancingo. Su homicidio sigue en la impunidad y la Fiscalía aún no logra determinar si tiene una relación directa con el trabajo que por casi 40 años había desempeñado como periodista.

Ser periodista en México es una actividad de alto riesgo. En su informe anual Reporteros Sin Fronteras (RSF) ubicó al país en el primer lugar del ranking de mortalidad de profesionales de la información, por cuarto año consecutivo. Tan sólo en 2022, el año desde el 2000 más mortífero, ocurrieron 17 homicidios.

En promedio un comunicador gana al mes 400 euros. No hay empresa periodística que asuma gastos por seguros médicos, seguros de vida y que tenga en nómina formal a sus colaboradores. Además, están desapareciendo. Un claro ejemplo de precariedad laboral y cómo de a poco los medios han tenido que cerrar sus cortinas es la agencia Notimex.

Esta agencia, la más grande de América Latina mantuvo una huelga desde el 21 de febrero del 2020 y para este abril, el gobierno federal formalizó ante los trabajadores la propuesta de liquidación. Los periodistas denunciaron terrorismo laboral y despidos injustificados. Esto dejó sin fuente de trabajo a más de un centenar de compañeros.

Los crímenes de libertad de expresión tienen una correlación con la precariedad laboral. López Obrador, con su conferencia mañanera, según han denunciado varias organizaciones defensoras de la libertad de prensa, no sólo ha criminalizado a colegas que intentan reportar desde las regiones, sino que ha bajado el costo político del quehacer periodístico. Matar a un periodista en México en términos de investigación, es como si no se matara a nadie.

Libertad de expresión en riesgo

Para Paula Saucedo Oficial del Programa de Protección y Defensa de Artículo 19 las autoridades no están investigando de manera integral estos crímenes. La relación que tiene el contexto criminal con el trabajo periodístico y esto impone mayor vulnerabilidad. Pone como ejemplo, el caso de Tamaulipas, un estado del norte, frontera con Estados Unidos y donde en los últimos dos sexenios ni las organizaciones defensoras de derechos humanos pueden reportar qué crímenes ocurren y mucho menos los de libertad de expresión.

También hizo referencia al caso de Monitor Michoacán que sigue en la impunidad, donde fueron asesinados dos periodistas en 2022: el 31 de enero Roberto Toledo y el 15 de marzo, Armando Linares en Zitácuaro. Este es un estado al oeste de México, que colinda con Guerrero y tiene la mayor concentración de grupos de civiles armados.

“Asesinan a dos periodistas de este medio, el medio cierra. Ahí hay un silenciamiento y no se consideraron las amenazas previas a los asesinatos. Las condiciones en ese lugar les obligan a decir: no tendrías que hablar de esto”, explicó.

En este caso, desde el 2 de diciembre del 2021, dos meses antes del asesinato de Roberto Toledo, el subdirector del portal Monitor Michoacán, Joel Vera, compareció ante la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (Feadle), de la Fiscalía General de la República (FGR). Denunció amenazas de muerte en su contra y del director, Armando Linares por parte del ex gobernador Silvano Aureoles.

Nadie les ayudó y a más de un año después las autoridades no quieren reconocer que este crimen tuvo relación con la labor periodística.

En medio de ello, familiares y colegas se han organizado para exigir alto a la impunidad y que las autoridades resuelvan estos asesinatos, amenazas e intimidaciones, porque al final, coinciden, quien pierde en todo esto, es la sociedad al quedarse sin información.

Periodistas de Chilpancingo se manifestaron en Palacio de Gobierno el 3 de noviembre del 2021 por el asesinato del reportero Alfredo Cardoso. Foto: Amilcar Juárez (Archivo Amapola).

 

Periodista de Guerrero presenta denuncia por robo de su equipo de trabajo

Texto: Amapola Periodismo

Fotografía: Oscar Guerrero

Chilpancingo

 

El reportero Yener de los Santos Matías, quien es trabajador de Quadratín Guerrero, presentó una denuncia ante la Fiscalía en Atención a Periodistas por el robo de su equipo de trabajo que sufrió en el interior de su domicilio en Chilpancingo la noche del miércoles pasado.

Con el caso De los Santos Matías ya son tres periodistas de Chilpancingo que en los últimos cinco meses son víctimas de la sustracción de su equipo de trabajo en sus domicilios.

Está el caso del reportero Arturo de Dios Palma, corresponsal de El Universal, a quien en noviembre del 2022 le robaron su cámara fotográfica, una memoria USB en donde guardaba información periodística. Sustrajeron sus pertenencias cuando estaba fuera de su domicilio.

También al reportero Juan Manuel Aponte, del portal de noticias El Agro, le robaron su teléfono celular y dinero en efectivo cuando estaba fuera de su casa, hace unas semanas.

Yener de los Santos dijo que en las próximas horas la organización Artículo 19 hará público un pronunciamiento y la declaración de una alerta por lo que le ocurrió.

“Presentamos una denuncia formal para ver si ahora sí actúan las autoridades y mi caso no quede en la impunidad”, comentó el periodista.

En la denuncia ante la Fiscalía de Atención a Periodistas, el reportero expuso que de lo ocurrido se derivan los delitos de robo y allanamiento de morada y todo lo que resulte.

Acompañado por el abogado Liborio Rosales Sierra, asesor jurídico del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, De los Santos Matías detalló que el lunes por la noche llegó a su departamento, ubicado en una colonia de esta ciudad, y se percató de que no estaba su computadora, tres cámaras fotográficas y una de video.

“Es muy raro este asalto porque sólo se llevaron mi equipo de trabajo, a pesar de que en mi departamento tenía otras cosas de valor”, comentó el periodista.

Agregó que un día antes publicó las irregularidades y la corrupción que existe en el programa federal del fertilizante que se le entrega a los campesinos de Guerrero y también seguimiento al proceso electoral para la rectoría en la Universidad Autónoma de Guerrero (Uagro).

Recordó que en el 2018, las oficinas de la agencia Quadratín en Acapulco fueron allanadas, pero las autoridades de la Fiscalía General del Estado (FGE) dejaron el caso en la impunidad.

El abogado Liborio Sierra dijo que el robo que sufrió Yener de los Santos seguramente tiene que ver con su actividad periodística, o sea no fue un delito casual, es un agravio a la libertad de expresión.

“Pero eso tendrá que investigarlo la Fiscalía porque los hechos ahí están, ya que en el equipo que le robaron tenía datos de información importante”, expresó el abogado.

De los Santos Matías fue acompañado para interponer la denuncia ante la Fiscalía por integrantes del Unidad Estatal para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas-Guerrero.

Liberan a dos de los tres comunicadores desaparecidos en la Tierra Caliente

Texto: Amapola periodismo

Forografía: Redes 

Chilpancingo

 

Dos de los tres comunicadores que desde hace más de dos semanas fueron privados de su libertad, al parecer, por un grupo criminal en la Tierra Caliente de Guerrero, aparecieron con vida la madrugada de hoy. Se trata de Jesús Pintor Alegre y de Fernando Moreno Villegas, quienes, en un video difundido en redes donde ellos mismos hablan de su liberación, dijeron ignorar quiénes los tenían cautivos.

Alan García Aguilar, uno de los dos administradores de la página de Facebook Escenario Calentano, sigue desaparecido o retenido.

“No sé en qué ubicación (estaba retenido), tenía vendas y las manos esposadas y ahí había gente encapuchada que francamente no pude distinguir”, dijo Pintor Alegre en el video difundido en las redes sociales donde le hacen una entrevista junto a Moreno Villegas.

Pintor Alegre, quien ha laborado en varios medios de comunicación de Guerrero, dijo que las personas que lo tenían retenido se dieron cuenta que él no era administrador de Escenario Calentano. “Gracias a Dios se les sensibilizó el corazón y nos dejaron libres, gracias en verdad”, dijo.

Moreno Villegas dijo en su turno de la entrevista fue privado de su libertad el pasado 25 de diciembre y que él es químico parasitólogo de profesión, no periodista.

«El 25 de diciembre unas personas me llegaron por atrás, me ataron a los ojos, no alcancé a ver quién, no vi nada, solamente me dijeron subes aquí, yo con los ojos vendados iba haciendo mi lucha para caminar. Nos llevaron a un lugar, desconozco a dónde”, agregó.

Lo liberaron 17 días después.

Comentó que desconoce dónde está Alan García, a quien identificó como abogado de profesión.

“Desconocemos a dónde lo liberaron (García Aguilar)…esa vez que hicimos el video para la página Escenario Calentano con Alan, donde él menciona que él es el creador de la página, del contenido y donde yo también hago mención que soy parte de la página. Yo, hasta donde tengo entendido, nunca hice una publicación en la página de Escenario Calentano, él (García Aguilar) fue el creador, él lo dijo”, mencionó.

La Fiscalía General del Estado (FGE) informó que Pintor Alegre y Moreno Villegas fueron liberados cerca del río Cuirio, en Coyuca de Catalán, y que se sigue con la búsqueda de García Aguilar.

En un video anterior colgado en Escenario Calentano, donde aparecen Fernando y Alan, el segundo fue quien dijo ser el creador de esta página de Facebook hace cinco años y es quien sigue desaparecido.


Condenan agresión a fotorreporteros de Chilpancingo

Texto: Jesús Guerrero

Fotografia: Comunicado del SNRP

Chilpancingo

Integrantes de la delegación 17 del Sindicato Nacional de Redactores de la Prensa (SNRP) condenaron las amenazas que sufrieron el pasado Jéssica Torres y Óscar Guerrero Ramírez del portal de noticias Amapola Periodismo, por parte de un guardaespaldas de la gobernadora Evelyn Salgado Pineda.

El domingo 20 de noviembre, Amapola publicó que personal de la dirección de Comunicación Social que dirige René Posselt y policías vestidos de civil que brindan seguridad a Salgado obligaron a los periodistas que cubrían el desfile con motivo del 112 aniversario de la Revolución Mexicana a meterse a un «corral» de vallas metálicas.

Cuando concluyó el desfile, la fotorreportera Jéssica Torres y Guerrero Ramírez empezaron a tomar gráficas de como los trabajadores de la DGCS y los guardaespaldas de la mandataria estatal impedían que los reporteros salieran del «corral» metálico.

Eso molestó a un guardaespaldas que con ira amenazó a Guerrero Ramírez, a quien le advirtió que si publicaba la fotografía no se hacía responsable de lo que le pudiera pasar.

Jéssica Torres reclamó el proceder al guardaespaldas quien en vez de calmarse también la amenazó.

«Donde salga la foto publicada sobre mí, me voy a ir contra ti también, si les pasa algo no voy hacer responsable de lo que les pase», reiteró el guardaespaldas.

Salgado Pineda se percató del incidente porque Jéssica Torres a gritos pidió ayuda a la gobernadora, quien sólo contestó que ese sujeto no formaba parte de su equipo de seguridad pero que el asunto se investigaría.

Hasta el momento, el gobierno del estado no ha dado a conocer si ese individuo es o no guardaespaldas de la mandataria estatal.

En un comunicado, el SNRP responsabilizó al elemento de seguridad de lo que le pudiera ocurrir en su integridad física a los dos fotorreporteros.

«Exigimos al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador y a la gobernadora y a todos los miembros de los gobiernos municipales, el irrestricto respeto al libre ejercicio periodístico de los trabajadores de los medios de comunicación», dice esta agrupación de trabajadores de medios.

Agentes de seguridad encierran en “corral” y amenazan a reporteros en evento de gobernadora

Texto: Jesús Guerrero

Chilpancingo

 

Agentes de seguridad amenazaron y encerraron en un “corral” con vallas metálicas a los fotorreporteros y reporteros que fueron a cubrir el desfile cívico militar por el 112 aniversario de la Revolución Mexicana que presidió este domingo aquí en Chilpancingo la gobernadora Evelyn Salgado Pineda.

“No somos animales para que nos encierren en un corral”, le reclamó a Salgado Pineda el reportero del portal Bajo Palabra, Juan Blanco.

La mandataria estatal no contestó porque al parecer no escuchó el reproche del reportero.

Desde que llegó Salgado Pineda al evento oficial, empleados de la Dirección de Comunicación Social y agentes de seguridad les exigieron a los periodistas que se metieran al “corral” de vallas metálicas.

La mayoría de los trabajadores de los medios de comunicación obedecieron la orden y desde ahí, encerrados, realizaron su trabajo.

Concluyó al desfile y los agentes de seguridad no abrían las vallas pese a que los periodistas les pedían que lo hicieran porque querían realizar entrevistas y otros tomar sus gráficas.

Varios reporteros empezaron a brincarse del “corral”.

Pero uno de los guardaespaldas amenazó al fotorreportero Óscar Guerrero, del portal Amapola periodismo cuando le tomó una fotografía justo en el momento en el que el policía impedía que los demás trabajadores de los medios de comunicación se salieran del corral.

“Si sale esa foto, vas a ver!, le advirtió el guardaespaldas a Guerrero Ramírez.

Luego la fotorreportera de El Sur, Jessica Torres, le pidió una explicación de su proceder al agente de seguridad quien en vez tranquilizarse también la amenazó.

Cuando la gobernadora ya se había bajado del templete, varios reporteros la abordaron.

Jessica le dijo a Salgado Pineda que estaban siendo agredidos por sus guardaespaldas.

“No ese no es mi guardaespaldas, se va a investigar”, contestó Salgado Pineda quien era rodeada por sus agentes de seguridad.

Después la mandataria estatal se marchó acompañada por sus guardaespaldas.

Se dijo que el agente vestido de civil es guardaespaldas agresor de la alcaldesa de Chilpancingo, Norma Otilia Hernández Martínez, pero su vocero de nombre Russel, rechazó esa versión.

Desde hace varios meses personal de Comunicación Social que dirige René Posselt y policías estatales vestidos de civil obligan a los reporteros a que se metan en un “corral” cuando realizan las coberturas informativas de Salgado Pineda.

A los periodistas se les impide que una vez que concluya el acto se le acerquen a la mandataria estatal para entrevistarla o tomarla fotografías.

Durante el tiempo que dura el evento oficial, los trabajadores de la DGCS y los agentes de seguridad tienen la orden de no dejar que los periodistas salgan del “corral” ni para hacer de sus necesidades fisiológicas.

En esta semana también fue agredida la reportera de El Sur, María Avilés Rodríguez quien cuando realizaba la cobertura de una marcha en esta ciudad, un trabajador del Colegio de Bachilleres del plantel 1, le tomó fotografías y videos.

Cuando Avilés le reclamó al empleado estatal porque hacía eso éste le dijo que “porque estaba bonita”.

Las y los reporteros realizaron una protesta para exigir una sanción al trabajador que acosó sexualmente a la reportera.

 

 

​Aparece reportero de Guerrero

Texto: Jesús Guerrero

Fotografía: Redes

Chilpancingo

 

El reportero de un portal de noticias de Taxco de Alarcón, Jorge Chew Cervantes, quien estaba reportado como desaparecido, fue localizado con vida este domingo en la madrugada.

A través de su cuanta personal de facebook, el periodista que cubre la nota roja escribió: «ya hoy estoy en mi casa».

De acuerdo con las versiones disponibles, Chew Cervantes habría llegado a su domicilio la madrugada de este domingo a bordo de un taxi.

En una breve entrevista, la gobernadora Evelyn Salgado Pineda, confirmó que Chew Cervantes ya estaba en su casa.

Cervantes escribió que le agradecía a la mandataria estatal su apoyo así como a las corporaciones policiacas de los tres niveles de gobierno.

Chew Cervantes desapareció este viernes alrededor de las siete de la noche, cuando fue a una cobertura relacionada con un presunto enfrentamiento entre grupos del crimen organizado en el barrio de El Campanario, en Taxco.

Después de que se difundió en las redes sociales la desaparición del reportero de nota roja de Taxco, este sábado, la Fiscalía General del Estado (FGE) y la Comisión Estatal de Búsqueda de Personas difundieron fichas técnicas de búsqueda.

La policía estatal y fuerzas federales buscaron al periodista en los municipios de Taxco y Tetipac.

El 25 de abril del 2016, el periodista Francisco Pacheco Beltrán fue asesinado a balazos cuando salía de su casa, en Taxco.

Pacheco Beltrán laboraba en los medios Sol de Acapulco y era corresponsal de un noticiero de radio en Chilpancingo.

Taxco al igual que Iguala, en la zona Norte del estado, son dos municipios de zonas de silencio para la actividad periodística debido a las amenazas a reporteros de parte de dos grupos del crimen organizada que articulados con grupos económicos y políticos se disputan el control de la zona.

Desde el 2019, al menos ocho periodistas de Iguala están desplazados y bajo la protección del Mecanismo de Protección de Defensores de Derechos Humanos y Periodistas de la Secretaría de Gobernación.

 

Exigen justicia y seguridad durante el sepelio del periodista asesinado

Texto: José Miguel Sánchez

Fotografía: Oscar Guerrero

Chilpancingo

 

Durante el sepelio del periodista Fredid Román Román, asesinado el pasado lunes en Chilpancingo, familiares exigieron justicia y seguridad para ellos.

El sepelio se realizó en Buenavista de la Salud, del municipio capitalino, lugar donde residió Román Román y donde sus familiares se pronunciaron para exigir que el crimen no quede impune.

«Lo único que quiero es justicia, pueden decir muchas cosas, pueden hablar muchas cosas, pero solo Dios tiene la verdad», mencionó su familiar durante el sepelio.

Román Román fue velado en la comunidad de Buenavista de la Salud, municipio de Chilpancingo, con mucha seguridad policiaca en el entorno.

«El (Román Román) siempre fue un hombre muy inteligente, por eso lo admiramos, pero unos cobardes nos lo quitaron, quisieron callarlo», mencionó entre llantos el familiar.

Tras el homicidio del comunicador en Chilpancingo, a unos pasos de la zona militar, la familia decidió trasladar el cuerpo a su lugar de residencia, a pesar de que es una localidad en donde de manera frecuente se registran enfrentamientos entre hombres armados de dos grupos del crimen organizado que se pelean el control del territorio.

Por el crimen de Román Román y la situación de violencia que se vive en el valle de El Ocotito, y específicamente en Buenavista, la familia dijo temer por su seguridad.

«Si tememos, tememos mucho por la seguridad de la familia porque la cosas no están bien, pero hay un Dios y yo lo único que pido es justicia».

Acerca de que el periodista temía por su vida, sus familiares dijeron que siempre fue muy reservado en su vida laboral, por lo que nunca les mencionó si estaba amenazado o en peligro.

La casa de Román Román, fundador del semanario La Realidad, se ubica a dos cuadras de la base de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG), sobre la carretera federal México-Acapulco, a menos de cinco minutos de El Ocotito.

Durante el sepelio del periodista se observaron varias unidades de la policía estatal y de la Guardia Nacional (GN).

La mañana de hoy, en la comandancia de la Policía Comunitaria de El Ocotito, se realizó una conferencia de prensa convocada por integrantes de la UPOEG.

Ahí, el comandante José Deivy Barrientos Salazar deslindó a la UPOEG del asesinato y acusó a un hijo y un sobrino del periodista de pertenecer al grupo del crimen organizado Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

 

Te puede interesar: Jesús Murillo Karam es vinculado a proceso por los delitos de tortura, desaparición forzada y contra la administración de justicia

Salir de la versión móvil