Día mundial del medio ambiente: Con las aguas contaminadas del río Huacapa se producen alimentos y se bañan los turistas

Texto: Itzel Urieta

Fotografía: Amílcar Juárez (Archivo)

5 de junio de 2022

Chilpancingo

 

Desde hace décadas el río Huacapa está convertido en un desagüe de aguas negras y a las autoridades federales, estatales y del municipio nunca les ha interesado rescatarlo.

Llamado ahora oficialmente por las autoridades Encauzamiento río Huacapa hay alrededor de 40 colonias populares asentadas a lo largo.

En el 2013, el Huacapa, un río convertido en un drenaje a cielo abierto, sufrió daños por el huracán Ingrid y la tormenta tropical Manuel, no recibe un tratamiento adecuado de sus descargas y funciona parcialmente.

Las aguas negras corren a cielo abierto por el encauzamiento y provocan malos olores e incluso enfermedades, denunciaron los vecinos que viven en los márgenes.

Ana, quien tiene su vivienda en la colonia Juan N. Álvarez, señaló que el río emana olores fétidos que se agudizan en los meses de abril y mayo por el calor.

“Aunque nosotros quisiéramos hacer algo no podemos, el gobierno es el que tiene la maquinaria y el dinero para desazolvar el río cada temporada”, dijo Ana.

La micro cuenca del Río Huacapa comienza en la comunidad Omiltemi, en la Sierra de Chilpancingo, y termina en Quechultenango, donde el Río Azul se convierte en Río Omitlán para juntarse con el Papagayo y finalmente desembocar en las aguas del Océano Pacífico, en Acapulco.

El Río Huacapa recorre tres municipios y cientos de comunidades, pero se contamina en Chilpancingo, principalmente. La capital guerrerense aporta el 83 por ciento de las aguas residuales descargadas en el Río, el resto lo hacen las comunidades pequeñas como Amojileca y Petaquillas.

De acuerdo con la tesis titulada El aprovechamiento de agua en el ecosistema urbano de Chilpancingo, del arquitecto Dante Lucena Tapia, egresado de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), el drenaje a cielo abierto es un problema de salud pública, ya que las aguas residuales que transitan  por el cauce del río Huacapa y por las barrancas constituyen un foco de infección y de malos olores que, considera, es necesario eliminar.

Explica también que la infraestructura de alcantarillado de la red tiene una cobertura de 72 por ciento de la población, pero necesita ser ampliada.

“Es determinante ampliar la longitud de la red para alcanzar una mayor eficiencia y cobertura de servicio; con la finalidad, de incorporar al sistema las zonas que carezcan de este servicio. Así mismo, y con esto evitar las descargas a cielo abierto, que producen contaminación y erosión en las partes altas por falta de pavimentos en las calles.”, se lee en el documento.

En la tesis se considera urgente empezar con el tratamiento de las aguas residuales, ya que afecta directamente al equilibrio ecológico del Río Huacapa y a los habitantes que se asientan a los costados de su cauce y a las actividades que se desarrollan sobre el encauzamiento.

Enfatiza en que las aguas de la micro cuenca deben ser tratadas porque aguas abajo, en  Tepecechicotlán, por ejemplo, ubicada a 10 kilómetros de la capital, se siembra maíz y hortalizas regadas con estas aguas sin tratar.

Siguiendo el cauce del río Huacapa, en el municipio de Mochitlán, a 15 kilómetros de Chilpancingo, también se utiliza el agua para riego de siembras y para consumo humano, además de que se ubican los pozos del sistema de agua Mochitlán de donde se envía agua a los habitantes de Chilpancingo.

Si se continúa río abajo, en el municipio de Quechultenago, el agua del río se sigue utilizando para riego y extracción además de que existen una serie de lugares turísticos que ocupan esta misma agua para la recreación.

“Ha esta distancia el agua se ha ido limpiando por los afluentes y manantiales de agua limpia que descargan sobre el río Azul, sin embargo, se han tenido mediciones donde se han encontrado muestras contaminadas que ponen en riesgo la salud de las personas que usan y consumen esta agua.”.

La solución parcial a la contaminación del agua sería que las seis plantas tratadoras de aguas residuales que existe en toda la micro cuenca funcionaran, pero no es así, de esas seis sólo funciona una, la de Chilpancingo.

La planta tratadora de aguas residuales localizada en Petaquillas fue puesta en marcha en el 2011 durante el gobierno del perredista Zeferino Torreblanca Galindo.

La Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Chilpancingo (CAPACH) informó que esta planta fue construida para tratar 250 litros de aguas residuales por segundo.

Hasta el momento, dicha planta administrada por CAPACH es la única que funciona.

Exigen a autoridades saneamiento del Huacapa

Texto: José Miguel Sánchez

Fotografía: Oscar Guerrero

25 de marzo de 2022

Chilpancingo

Sociedad y ambientalistas de Chilpancingo denunciaron la inacción de las autoridades para sanear el otrora cristalino Río Huacapa por lo que exigieron su rescate.

Durante una reunión que se desarrolló de los integrantes del Consejo de la Cuenca del Río Huacapa- Rio Azul y autoridades estatales y federales se denunció que este cuerpo de agua es de los más contaminados de Guerrero

En la reunión estuvieron la directora de la Comisión Nacional del Agua(CONAGUA), Norma Arroyo Domínguez, el director de la Comisión de Agua Potable Saneamiento y Alcantarillado del Estado de Guerrero (CAPASEG) Facundo Gastelúm Félix y el encargado de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Chilpancingo (CAPACH) Luis Enrique Carbajal Neri.

En la reunión, Angela Memije Alarcón, activista ambiental y coordinadora de esta Cuenca, les recriminó a los funcionarios su falta de voluntad para que el gobierno invierta recursos públicos para el rescate del Río Huacapa que desde hace más de dos décadas se ha convertido en un gran drenaje de aguas negras.

A esta reunión a la que solamente tuvo acceso AMAPOLA, Periodismo Transgresor se realizó el pasado jueves.

Durante la reunión se pidió apoyo para reforestar la zona de Omiltemi, lugar donde inicia la cuenca, y exigieron que se rehabiliten las 6 plantas tratadoras que hay a lo largo del río.

Pidieron la rehabilitación de la red de drenaje entubado para Chilpancingo, que quedó inhabilitado durante los fenómenos naturales de Ingrid y Manuel en el 2013 lo que generó que el Río Huacapa se haya convertido en un drenaje a cielo abierto, provocando malos olores y problemas de salud pública para cientos de familias que viven en sus márgenes.

Los funcionarios dijeron tener limitantes para actuar en el rescate de la cuenca.

Además señalaron que no existen recursos para costear los gastos de las reparaciones de las cinco plantas tratadoras de aguas residuales que sirven para sanear los ríos Azul y el Huacapa.

«Los ayuntamientos no cuentan con recursos para reparar las plantas (tratadoras) ya que el 98 por ciento de los organismos operadores (de agua y alcantarillado) del país están en quiebra financiera» señaló Norma Arroyo, directora de CONAGUA en Guerrero.

El director de CAPASEG, Facundo Gastélum dijo en la reunión que si las plantas tratadoras de aguas residuales no funcionan es porque los ayuntamientos no pueden costearlas y prefieren abandonarlas.

“Nosotros les entregamos una planta a los ayuntamientos con una vida útil de 10 años, pero los organismos administradores del agua no cuentan con el recurso para operarlas y las abandonan a los 3 años”, dijo Gastélum.

De acuerdo con el director de CAPACH, Luis Enrique Carbajal, se acaba de rehabilitar la planta tratadora de Chilpancingo que se encuentra en la comunidad de Petaquillas.

Según el funcionario dicha planta funciona al cien por ciento.

En el encuentro realizado en las oficinas de Conagua, al sur de Chilpancingo, estuvieron presentes representantes del programa federal Sembrando Vida, quienes se comprometieron a donar árboles para la reforestación de Omiltemí.

El Consejo de Cuenca ve como un asunto prioritario el rescate de Omiltemi  ya que debido a su  deforestación, incendios forestales y plagas, ya no se genera el agua necesaria para los más de 200 mil habitantes de Chilpancingo.

Después de la reunión la activista ambientalista Angela Memije Alarcón dijo que este fue un primer acercamiento con las autoridades para presentarles las problemáticas y posibles soluciones.“

Luego de este primer encuentro realizaremos mesas de trabajo con cada organismos para ver específicamente que puede hacer cada uno”, mencionó.

Este primera  se da en la temporada de estiaje, la época con menos agua del año, y se espera lograr reducir las problemáticas de desabasto de agua en la capital.

Una de las principales es la falta de agua, y la falta de plantas tratadoras en la cuenca del Río Huacapa.

Cinco de las seis plantas no están funcionando por lo que el agua no se trata al 100 por ciento, mientras que para el tema de abasto no existe la suficiente para abastecer a la ciudad.

De 600 litros que se necesitan para abastecer a la ciudad, solo llegan 250 litros por segundo.

 

Te puede interesar: Periódico que dirige hija de Félix Salgado promueve a éste en la candidatura presidencial para el 24

Día Mundial del Agua. No funcionan cinco plantas tratadoras en Río Huacapa, dice ambientalista

Se necesitan de 500 a 600 litros por segundo para que el tandeo de agua sea por lo menos una vez a la semana, pero las fuentes de captación en buenas temporadas solo logran recolectar 350


Texto: José Miguel Sánchez 

Fotografía: Amílcar Juárez

22 de marzo de 2022 

Chilpancingo  

La activista por el medio ambiente, Ángela Memije Alarcón, denunció que cinco de las seis plantas tratadoras de aguas residuales que se ubican en la micro cuenca del Río Huacapa – Río Azul siguen sin funcionar, y la de Chilpancingo, que es la única en activo, no está operando al cien por ciento.

Explicó que esta micro cuenca comienza en la comunidad Omiltemi, en la Sierra de Chilpancingo, y termina en Quechultenango, donde el Río Azul se convierte en Río Omitlán para juntarse con en el Papagayo y finalmente desembocar en las aguas del Océano Pacífico, en Acapulco.

Para sanear el recorrido que hace el agua existen seis plantas tratadoras para la micro cuenca, las cuales se ubican en Jaleaca, Amojileca, Chilpancingo, Tepechicotlán, Cozcamila y Quechultenango, de las cuales la única que funciona es la de Chilpancingo, dijo Memije Alarcón.

Agregó que el proyecto de las seis plantas tratadoras era sanear toda el agua de la cuenca desde río arriba con el objetivo de llegar al río Omitlán lo menos contaminada y que en el proceso el agua tratada fuera de ayuda para los agricultores de la zona.

“Tenemos seis plantas de tratamiento, ya existe la infraestructua, lo que le pedimos a las autoridades es que se rehabiliten para lograr sanear el agua”, comentó.

A pesar que la planta tratadora de Chilpancingo es la única en funcionamiento, no está trabajando el cien por ciento debido a la descompostura de algunos equipos necesarios para sanear el agua.

Memije Alarcón explicó que eso es una problemática que se debe abordar con todos los niveles de gobierno e hizo un llamado a las autoridades municipales, estatales y federales para, en conjunto, resolver la problemática del agua.

“Se deben gestionar tarifas especiales para que los organismos operadores de agua como Capach no paguen tanto por el servicio de luz, los costos elevados hacen que se bombee menos agua y que las plantas tratadoras no funcionen”, dijo.
Datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) aseguran que en México hay 44 millones de personas que no tienen acceso diario al agua, y ocho millones no cuentan con tuberías que les provean este servicio a sus hogares.

Chilpancingo vive estrés hídrico  

De acuerdo con datos de Capach a Chilpancingo ingresan 250 litros de agua por segundo, lo que es insuficiente para abastecer a toda la ciudad.

Se necesitan de 500 a 600 litros por segundo para que el tandeo de agua sea por lo menos una vez a la semana, pero las fuentes de captación en buenas temporadas solo logran recolectar 350.

La falta de agua en Chilpancingo genera un fenómeno llamado estrés hídrico, y de acuerdo con Memije Alarcón eso es el causante de las protestas y bloqueos de los colonos de Chilpancingo porque la demanda de agua es más alta que la cantidad disponible.

“Nos dan agua cada 20 días o tres meses y tenemos que bañarnos, lavarnos las manos, lavar nuestra ropa, pero ¿cómo vamos hacer todo eso si no hay agua? eso al ama de casa, al estudiante, al padre de familia le causa estrés, porque no sabe cómo le va hacer”, dijo.

Datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO) indican que para el año 2025, mil 900 millones de personas vivirán en países o regiones que enfrentan una escasez absoluta de agua, y dos tercios de la población mundial en una situación de estrés hídrico.

La ambientalista que este martes participò en un acto oficial por el Día Mundial del Agua y que se desarrolló en la plaza central de Chilpancingo, planteó que para solucionar el tema del agua es necesario realizar acciones conjuntas entre la autoridades y sociedad.

Es decir, detalló, que haya propuestas que sean apoyadas económicamente desde los tres niveles de gobierno.

 

Te puede interesar: Día Mundial del Agua. El Río Huacapa sin saneamiento