Así vivieron las vendedoras ambulantes de Chilpancingo los días sin transporte

La mayoría son personas de la tercera edad, cuyas ventas en la calle son su única fuente de ingresos para vivir


Texto y foto: Alberto Ramírez Santos

16 de febrero del 2024

Chilpancingo

 

Durante los días en los que la ciudadanía de Chilpancingo vivió sin transporte público por la inseguridad y ataques a los conductores, toda la población chilpancinguense fue afectada, unos más que otros, como es el caso de las vendedoras y vendedores ambulantes que su única fuente de ingresos es esta actividad.

La señora Alicia, vecina del barrio de San Mateo, comentó que fueron días muy complicados en los que tuvo que suspender sus ventas porque es una persona mayor y no puede cargar sus productos para llegar al centro.

Alicia vende empanadas y un tipo de pan diminuto que ella llama “borrachito”, un producto único que fabrica la comerciante, además revende productos de temporadas como bolsas para regalos, veladoras, entre otras cosas.

Alicia, comerciante ambulante en una de las entradas de la catedral Asunción de María vendiendo sus productos, el 16 de febrero del 2024. Foto: Alberto Ramírez

Comentó que lleva más de 30 años con su negocio ambulante, es su única fuente de ingresos, con el logró sacar adelante a su hijos.

Que no hubiera transporte público durante varios días le afectó demasiado porque, además de que no tenía manera de mover sus productos porque está enferma de las piernas, tampoco había gente a quien venderle.

Ella vende en una de las entradas de la catedral Asunción de María y el restaurante El Toronjil, desde las ocho de la mañana hasta que termina de vender sus empanadas. Comentó que el zócalo estaba casi vacio por lo que no tenía más opciones que quedarse encerrada en su casa.

A pesar de que el transporte se regulariza poco a poco, la señora Alicia no se ha podido recuperar, pues elaboraba alrededor de 150 empanadas diario y ahora solo hace 60, incluso, a veces no las vende todas.

Su rostro refleja tristeza y preocupación y no solo por ella, sino también por sus demás compañeros y compañeras que son comerciantes ambulantes, que dependen de esta actividad.

Productos de temporada y empanadas sobre la mesa que ocupa Alicia para vender en el zócalo de Chilpancingo, 16 de febrero del 2024. Foto: Alberto Ramírez

Otra señora que vende frituras frente a la catedral, bajo las sobras del árbol frondoso conocido como “el árbol de los huevones”, pasó a encargarle a Alicia su mercancía mientras iba a realizar algunas cosas antes de iniciar su jornada.

La señora que vende frituras es una persona de la tercera edad, como la mayoría de las vendedoras ambulantes del centro. tiene una hija que necesita que le realicen diálisis todos los días.

La señora de las frituras no solo se vio afectada en las bajas o nulas ventas de su negocio, sino que también por el transporte público, ya que lo necesita para trasladar a su hija al hospital.

De acuerdo con la señora Alicia, la otra comerciante no tiene más fuentes de ingresos, por lo que cree que pasó y que aún está pasando, por peores cosas que muchos, tiene una hija enferma que atender, llevarla al hospital y vender su mercancía para subsistir.

A la señora de las frituras se le nota el cansancio. Cuando llegó al puesto de Alicia saludó con una expresión de agotamiento, sin sonreír, con la mirada perdida y con pasos rápidos para continuar con su ventas.

A estas comerciantes les es difícil vender todo su producto diario, pero sobre todo, comentan que viven con miedo de salir y de subirse al transporte público porque, consideran, que las cosas en cuanto a seguridad siguen mal.

Alicia dijo que lo único que está en sus manos es encomendarse a Dios para que haya buenas ventas y llegue a sus casas con bien después de su jornada de trabajo.

“En estos días que no pude venir a vender comimos de lo que había, frijolitos, huevos, despensa de lo más barato… solo le pido a Dios que lleguemos con bien a descansar”.

«Borrachito» producto que solo Alicia vende en la ciudad sobre una canasta en exhibición sobre su puesto ambulante, 16 de febrero del 2024. Foto: Alberto Ramírez

A una calle de donde vende Alicia, está el pequeño puesto de comida de otra comerciante que prefirió omitir su nombre, pero que todos la conocen como La Güera.

La Güera está ubicada entre el Casino del Estudiante y la Plaza Laura Elena, tiene una pequeña mesa, una sombrilla grande y tres bancos, uno de ellos lo ocupa para sentarse mientras espera a sus clientes.

Ella vende tortitas de papa, queso en salsa verde, huevos en salsa, entre otros tipos de comida.

También en una señora de la tercera edad y la venta de comida es su única fuente de ingresos.

Durante los días de incertidumbre y preocupación en los que no hubo transporte público, La Güera no tuvo más opción que caminar para vender y obtener algo de recursos.

Contó que ella trata de adaptarse a la situación que se vive, pero nunca deja de vender su comida o algunas otras cosas.

“Ahora que no hubo transporte y no hubo mucha gente aquí en el centro tuve que caminar al mercado a comprar rosas para venderlas porque la comida se vendía muy poca”.

La señora dijo que ella se siente afortunada porque incluso en los días difíciles como los de la semana pasadas, ella siempre logra vender sus productos o comida, piensa que tal vez la gente lo hace por ayudarla más que porque necesiten de lo que vende.

Dos de los bancos de plástico que tiene se los regalaron para que los usara en su negocio, en los días difíciles como los anteriores y en cualquier momento, siempre hay alguien que la apoya; ella tiene la firme certeza que es Dios que nunca la abandona.

“Llevo aquí veinte años y la gente ya me conoce, a veces pasan y si no me compran algo me dejan 10 o 15 pesos para mi refresco, pero yo los uso para invertirlo ya sea en aguas o productos para hacer más comida”, contó La Güera mientras respondía el saludo de una persona que pasaba junto a su puesto.

Cada comerciante vivió de manera diferente los días sin transporte en la ciudad, para algunos fue más complicado sobrellevar sus gastos y sus problemas familiares, otros más tuvieron que planear una forma diferente de generar recursos sin dejar de trabajar.

Muchos de ellos padecen que el transporte público deje de laborar más temprano de lo habitual, porque algunos comerciantes se van a sus respectivas casas hasta que terminan sus ventas y muchas veces terminan tarde, no alcanzan transporte y tienen que caminar a sus hogares.

Padres y obispos intervienen por la paz en Guerrero: anuncian tregua en Chilpancingo entre grupos delictivos para reactivar transporte y comercios

Para los obispos, esta “pacificación” en la capital de Guerrero fue iniciativa de los líderes de ambos grupos delictivos, quienes, señalaron, estaban a punto de enfrentarse dentro de la ciudad por el control de permisos y unidades de transporte.


Texto: Redacción Animal Político

Foto: Amapola Periodismo/Archivo

16 de febrero 2024

 

Los obispos y padres de Guerrero han decidido intervenir, para intentar negociar con líderes de grupos delictivos una tregua de paz, ante la crisis de violencia que atraviesa la entidad.

El más reciente es un posible acuerdo entre los grupos delictivos que se disputan Chilpancingo, la capital de Guerrero: Los Tlacos y Los Ardillos.

Esta tregua se alcanzó este 14 de febrero, tras un diálogo mediado por el sacerdote José Filiberto Velázquez, director del Centro de Derechos Humanos Minerva Bello.

En entrevista con Azucena Uresti, para Grupo Fórmula, Filiberto Velázquez sostuvo que líderes de Los Tlacos y Los Ardillos, entre ellos Celso Ortega―quien fue exhibido en videos con la alcaldesa Norma Otilia Hernandez―, dialogaron para acordar un pacto de no agresión y respeto de “sus negocios”.

“Por iniciativa de Los Tlacos hubo un acercamiento con Los Ardillos y un diálogo entre ellos. En ese acuerdo no estuvieron los obispos, fue a mi a quien me pidieron el acercamiento, fue una negociación entre ellos, yo fui el conducto para que se acercaran por teléfono”, dijo el sacerdote.

De acuerdo con Velázquez, ambos grupos delictivos llegaron a un acuerdo de “no agresión y respetarse sus negocios” de carne, pollo, huevo, abarrotes y de transporte; “esto ya es una economía basada en cuestiones legales manejada por personas al margen de la ley”, explicó.

Sacerdotes católicos de Chilpancingo llamaron al gobierno federal, estatal y municipal a realizar acciones concretas para restablecer la paz en todo el estado y en esta capital. Foto: Marlén Castro

Chilpancingo en paz, por ahora

Para el obispo emérito de Chilpancingo y Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, esta “pacificación” en la capital del estado fue iniciativa de los líderes de ambos grupos delictivos, quienes, dijo, estaban a punto de enfrentarse dentro de la ciudad por el control de permisos y unidades de transporte.

“Así es como viene esta tregua, por el control de los taxis, de las urban, el control de todo ese detalle y lo peor es que el gobierno les va a conceder o ya les concedió 125 permisos nuevos entonces estaban viendo cuántos permisos para cada lado”, dijo el obispo en entrevista con Mario Campos en Ibero Radio.

En lo que va del 2024, varias ciudades del estado, entre ellas Chilpancingo, Acapulco, Taxco y Chilapa, han suspendido los servicios de transporte, ante los ataques, extorsiones y asesinatos contra transportistas.

El obispo incluso señala una posible intervención de la gobernadora de Guerrero, Evelyn Salgado, a quien le pide intervenir más en el caso.

“El mérito es de estos dos capos que se pusieron de acuerdo y muy posiblemente tuvo que ver la gobernadora que obligó a uno de estos grupos a pactar esta tregua”, dijo el religioso.

“Abiertamente a mí me lo dijeron: ‘ahorita fue el arreglo de la ruta del transporte’ ya vendrán porque estos grupo siguen ahí y de seguro las extorsiones, los secuestros, los asesinatos van a seguir, pero yo creo que este primer arreglo que se hizo y aquí animo a las autoridades a la gobernadora que puedan ir entiendo un poco más la mano el orden en el estado y sobre todo la capital. Por lo menos va a poder respirar, la gente ahorita se va a poder mover, ir a la escuela,el comercio se va a activar, que se acabe el problema en Guerrero, no creo”, insistió.

Elementos de seguridad vigilan las afueras de la catedral de Chilapa, el 28 de marzo del 2021. Foto: Luis Daniel Nava/Archivo

Acuerdo de paz, al segundo intento de obispos en Guerrero

El sacerdote José Filiberto Velázquez sostuvo que este segundo intento de pacificación vino tras un desacuerdo hace cuatro semanas entre grupos delictivos, donde se reunieron con obispos líderes de Los Tlacos y de La Familia Michoacana.

“Ahí fue donde no hubo acuerdos, no es que haya sido un fracaso, eso ayudó que siguiera haciendo una comunicación”, precisó el sacerdote, quien dijo que la tregua de paz durará lo que los grupos criminales estén dispuestos a respetarse y aclaró que él y el centro de derechos humanos están al margen de las negociaciones.

El diálogo iniciado por este sacerdote y director del Centro de Derechos Humanos Minerva Bello es diferente al que tuvieron los cuatro obispos de Guerrero que fue dado a conocer por el grupo de obispos el pasado 14 de febrero en una conferencia de prensa.

Algunas urvans de las diferentes rutas ya comenzaron a dar el servicio a la población, pero como son pocas, la gente tarda mucho en la espera. Foto: José Miguel Sánchez

José de Jesús González Hernández, obispo de la Diócesis Chilpancingo-Chilapa, informó que los obispos se reunieron con dichos líderes criminales para buscar la paz en la entidad pero no se logró porque “pedían una tregua con sus condiciones” y esto no fue de “agrado” para algunos de los participantes.

El obispo señaló que los jefes delictivos están movidos por la ambición, el dinero, el cobro, el poder y el territorio, y por eso no lograron una tregua pero seguirán buscando espacios de diálogo para la paz en Guerrero.

Uno de los cuatro obispos señaló que del lado de La Familia Michoacana había notado más apertura y que lo que buscaban con ellos era que sus enfrentamientos no afectaran a la población y detener las extorsiones.

El acercamiento con líderes delictivos de Guerrero ocurrió después de su encuentro con el papa Francisco en el Vaticano, en junio del año pasado, quien los autorizó a intervenir en el tema y les dijo que invitaran a hacer lo mismo a más miembros de la Conferencia Episcopal Mexicana.

Los Tlacos y La Familia Michoacana llevan años peleando zonas del centro y la sierra de Guerrero, como Taxco, Iguala y comunidades cercanas a Tlacotepec, cabecera municipal de Heliodoro Castillo.

Asesinan a conductor y hieren a pasajera, ahora en Iguala

Texto: Amapola Periodismo

Miércoles 14 de febrero del 2024

Chilpancingo

 

Iguala, la ciudad más importante de la región Norte de la entidad, vive su propia crisis de violencia, la que se enfoca principalmente en los conductores, líderes del transporte y concesionarios de este sector económico.

Este miércoles, en el centro de Iguala, en la calle Benito Juárez, frente al Museo de la Bandera, fue asesinado el conductor de una Urvan y una pasajera quedó herida.

Los reportes policíacos indican que los hombres armados que asesinaron al conductor dejaron una cartulina con una amenaza, la cual no reproduce este medio para evitar infundir terror en la ciudadanía, lo que persiguen este tipo de actos violentos.

El asesinato del conductor se suma al homicidio del líder del sitio de taxis Real del Oro, Omar Reina Abarca, ocurrido en Iguala, alrededor del mediodía del martes.

Urvan baleada de la ruta PPG en Iguala, este 14 de febrero del 2024. Foto: Redes

Las principales ciudades de Guerrero viven una crisis de inseguridad. A principios de año, en Taxco asesinaron a un conductor del transporte público en el centro de la ciudad y una turista resultó herida. Después se desató la crisis en Acapulco, Zihuatanejo y Chilpancingo.

La capital cumple este miércoles 10 días en una ola de violencia donde el principal blanco son los conductores del transporte público, tiempo en el que asesinaron a siete conductores y 10 unidades fueron baleadas y algunas incendiadas.

A pesar de la gravedad de la situación, ninguna autoridad explica a la ciudadanía cuál es el origen de esta violencia, al contrario, postean sus actividades sin mencionar la situación que enfrenta la ciudadanía.

Pide licencia por seis meses la fiscal general de Guerrero

Hay una crisis de violencia en la capital y también en las principales ciudades de la entidad


Texto: Marlén Castro

Miércoles 14 de febrero del 2024

Chilpancingo

 

En medio de una grave crisis de violencia en la capital, la fiscal de Guerrero, la teniente Sandra Luz Valdovinos Salmerón, pidió licencia al cargo por seis meses “para atender asuntos de carácter familiar y personal”, informó la Fiscalía General del Estado (FGE) a través de su portal.

Valdovinos Salmerón es el segundo mando del gabinete de seguridad que deja el cargo en menos de un mes. El pasado 14 de enero dejó el cargo de secretario de Seguridad, el capitán de Marina Evelio Méndez Gómez. A diferencia de Valdovinos Salmerón, Méndez Gómez dejó el cargo con carácter de irrevocable.

La fiscal general Sandra Luz Valdovinos Salmerón pidió licencia al cargo por seis meses. Foto: Redes

Los habitantes de Guerrero cerraron el año en una crisis de inseguridad y de la misma forma iniciaron 2024. En Taxco, 14 personas fueron privadas de su libertad, entre ellas, la titular del Centro de Reciclaje del Ayuntamiento y otros trabajadores municipales. Aparecieron dos personas asesinadas, el resto continúa desaparecido. Al principio de año, asesinaron a un conductor del transporte público y una turista fue herida. Desde entonces la Ciudad de la Plata se apagó. El turismo extranjero que gusta de esa ciudad de clima templado, se cayó.

En Petatlán, en la Costa Grande, al cierre del año se registró un ataque contra los asistentes a un palenque de gallos. Acapulco también tuvo su crisis de transporte, aunque la gente padece aún las secuelas de la devastación por el huracán Otis.

En Chilpancingo, la mañana del 5 de febrero, cuatro conductores fueron asesinados en menos de dos horas. Desde entonces la ciudad vive una crisis por la falta de transporte, aunque la autoridad afirma que ya se normalizará, eso no ha ocurrido.

Iguala también atraviesa una crisis por los asesinatos de conductores del transporte público e incendio de unidades.

Esta es la primera vez que en el gabinete de seguridad de Guerrero había dos integrantes del Ejército al mando.

De acuerdo con la carta en la que Valdovinos Salmerón pide licencia por seis meses, la fiscal deja a cargo al vicefiscal de Investigación Zipacná Jesús Torres Ojeda.

La teniente coronel advierte que una vez que “desaparezca la causa de la presente solicitud continuaré desempeñando el cargo nombrado”.

Valdovinos Salmerón asumió el cargo en diciembre del 2021, al poco tiempo de que la gobernadora Evelyn Salgado Pineda llegó a la gubernatura.

En esa ocasión, la gobernadora envió una terna para elegir la fiscal, entre los que figuraban, Anacleta López Vega, José Luis Gallegos Peralta y Ludwing Marcial Reynoso Núñez, el actual secretario de Gobierno. Ninguno consiguió los votos suficientes.

De acuerdo con la ley, la gobernadora tuvo la facultad de realizar una designación directa. Valdovinos Salmerón fue su designación directa.

La actuación de la fiscal en estos dos años y dos meses al frente es polémica, para empezar, fue cuestionada por su perfil militar, porque significaba militarizar la seguridad en Guerrero.

Valdovinos Salmerón fue denunciada por corrupción por un grupo de trabajadores de la FGE. Se descubrió por el pleito con los trabajadores que la fiscal tiene en la nómina una lista de 131 militares con cargos de coordinadores de zona, fiscales, agentes del Ministerio Público, vicefiscales, subsecretarios y directores de diversas áreas. La fiscal tiene para su seguridad personal a 15 escoltas con grado militar.

El momento más polémico de la fiscal fue en una actividad por el Día del Niño y la Niña a los hijos de personas desaparecidas.

Valdovinos estaba al micrófono cuando un menor se atravesó. La fiscal interrumpió su discurso. Pidió a los adultos que cuidaran al menor, al reconvenir dijo “por eso los desaparecen”.

A ninguno hizo gracia su analogía.

Chilpancingo: la capital donde un viaje en transporte público es arriesgar la vida

Las colonias Javier Mina y la Izazaga están vacías de gente en las calles. En la esquina trasera de la capilla está el punto donde atacaron al conductor la noche anterior. La sangre que salió de la persona que perdió aquí la vida dejó una mancha roja intensa


Texto y foto: Marlén Castro

14 de febrero del 2024

Chilpancingo

 

Parada del centro. 10:30 de la mañana. Unas ocho personas esperan con resignación la Urvan. La noche anterior asesinaron a un conductor cuando paró en su base, en la colonia Javier Mina, alrededor de las siete y media de la noche.

Para este martes 13 de febrero se cumplen nueve días de una crisis de violencia en la capital, con siete conductores del transporte público asesinados y varias unidades incendiadas, un taxi fue quemado con todo y el conductor dentro.

Transcurren 20 minutos desde que esperan que pase una Urvan, la que sea, que los acerque un poco a donde van. Ninguna Urvan pasa, ni taxi tampoco.

Después de media hora de espera, llega una Urvan de la ruta al Hospital.

Subimos cinco personas. La Urvan ya trae arriba 15 pasajeros. Con los tres que subimos llegamos a 20. Vamos apretados. Cuatro personas van paradas. Nadie habla. Cada persona sube al transporte público con su miedo y desconfianza a cuestas.

El ataque de la noche de ayer ocurrió cuando la Urvan llegó a la base, entonces, rociaron de balas el costado derecho de la unidad. El conductor murió y otra persona quedó herida, ninguna autoridad proporcionó información de si la persona herida era un pasajero o alguien que acompañaba al conductor.

Caseta de la colonia Javier Mina, donde la noche del lunes 12 de febrero, asesinaron al séptimo conductor del transporte público de esta crisis de violencia en Chilpancingo.

La Urvan avanza. En las siguientes paradas de la avenida principal otros quieren subir. El conductor ya no sube a nadie. Va al tope.

La mayoría baja en el mercado central, en este punto, la Urvan se vuelve a llenar. Otra vez hay personas paradas. Entre los pasajeros sube un sacerdote. Tiene que llegar a la iglesia de San Judas Tadeo, precisamente en la colonia Javier Mina. Pregunta si esta Urvan lo puede acercar un poco. Le dicen que lo deja muy lejos, que espere la de la Javier Mina.

“Ya estuve esperando mucho tiempo”, dice el padre Alfonso. Es el cura de la iglesia del panteón central.

“Sí, no va a haber combi para allá, por lo que pasó ayer”, dicen varios.

“No tengo de otra. Voy a caminar”, dice el sacerdote, el que por su aspecto se ve mayor a los 80 años; usa bastón y porta cubrebocas.

La gente de la Urvan no sabe que es un sacerdote. En este momento, tampoco yo. Lo sabré más adelante cuando lo vea saludar a todos los sacerdotes en la capilla de San Judas Tadeo, en la colonia Javier Mina, precisamente a unos 20 pasos de donde ocurrió el ataque de la noche del lunes.

La Urvan de la ruta del Hospital deja al sacerdote sobre la carretera, a la altura de la colonia Tatagildo, de ahí toma la avenida principal de este asentamiento, con una pendiente muy pronunciada, hasta llegar a la cima del cerro.

Bajé con él, con la intención de ayudarlo, yo quería llegar hasta el Hospital. Antes trato de persuadirlo de que no camine toda esa pendiente, que deje para otra ocasión su ida a la capilla, la visita a Dios en estas circunstancias puede esperar, sobre todo porque Dios está en todos lados. Después reiré de lo que le dije a un sacerdote.

“No, yo tengo que llegar, porque me toca confesarme”, dice.

El padre Alfonso, integrante del Decanato de Chilpancingo, en su caminata a la capilla de San Judas Tadeo en la colonia Javier Mina, donde se reunieron los integrantes de las iglesias católicas de la ciudad para llamar a las autoridades a llevar a cabo acciones contundentes para detener la violencia en la ciudad.

La avenida principal de la entrada de la colonia Tatagildo conecta con varias colonias de esta parte de la ciudad, es amplia, pero tiene tramos con mucha pendiente. El padre Alfonso va con paso lento. Cuenta que tiene 86 años y una operación en cada rodilla. Me dice que se llama Antonio Casarrubias. En estos tiempos hay desconfianza hasta en los hombres de la iglesia.

Después de unos 25 minutos de caminar, el padre pregunta si ya falta poco. Dice que ha ido varias veces, pero esta es la primera vez que llega a pie. Unas personas que cortan guamúchiles indican que lo que vemos desde este punto ya es la capilla. El camino no fue tan largo.

Cuando el padre Alfonso llega a la capilla, los demás sacerdotes se acercan a él y lo saludan con mucho respeto. Es el sacerdote de más edad del Decanato de Chilpancingo. Más tarde, como cinco horas después, esta congregación de sacerdotes católicos emitirá una carta pastoral para pedir a los tres niveles de gobierno acciones claras y contundentes para acabar con la violencia. En esta capilla se reúne el Decanato. Por eso el padre Alfonso no podía faltar a la capilla de San Judas Tadeo.

Las colonias Javier Mina y la Izazaga están vacías de gente en las calles. En la esquina trasera de la capilla está el punto donde atacaron al conductor la noche anterior. La sangre que salió de la persona que perdió aquí la vida dejó una mancha roja intensa.

Calles de la colonia Javier Mina y colonia Izazaga vacías de gente y de unidades de transporte público un día después del asesinato del conductor.

Por lo que pasó ayer ninguna Urvan ni taxi sube, es lo que informa la señora de la única tienda de abarrotes abierta, casi enfrente de la capilla.

La única opción es caminar de nuevo y llegar hasta la carretera a esperar de nuevo la única ruta que al parecer está en servicio por esta parte de la ciudad. Pasan como 30 minutos sin resultados, no hay otra opción más que caminar hasta el mercado, aproximadamente a un kilómetro y medio.

Afortunadamente pasa una patrulla de Protección Civil trae gente atrás y en cabina. No se ve que sea personal de la dependencia. Baja una señora con dos bolsas enormes de mandado. Es de las unidades que dispuso el Ayuntamiento de Chilpancingo para dar servicio mientras no haya transporte. Parece una parodia, porque es a la alcaldesa a la que la ciudadanía culpa de esta crisis violenta.

La patrulla de Protección Civil primero va al Hospital y después al mercado. El conductor de la unidad compartió que tienen base en el mercado bajo el puente morado. Ahí esperan. Cuando se juntan unas cinco personas que van por la misma ruta hace el viaje, da unas 25 vueltas al día.

En la parada de norte a sur del mercado no hay urvans, pero mucha gente espera el transporte que los lleve a las colonias del sur y poniente de la ciudad. Entre todas estas personas está Adriana, quien vive en la colonia Los Sauces. Cuenta que todos estos días no ha habido transporte para su colonia. Que la gente que tiene necesidad de salir de sus casas a trabajar o a atender algunas situaciones de emergencia, camina hasta el parque Unidos por Guerrero, sobre la avenida Miguel Alemán, algunos caminan como media hora.

Adriana se aguantó de salir toda la semana pasada en la que empezó la crisis del transporte Dice que tuvo miedo. Ayer lunes salió por primera vez en ocho días. Bajó al parque Unidos por Guerrero y ahí tomó la Urvan que la trajo al mercado. Adriana obtiene sus ingresos de la venta de pozole. El lunes salió a comprar lo que necesita para hacer su pozole, el jueves anterior no vendió, pero no puede darse el lujo de hacerlo dos semanas.

“El lunes salí y hasta pensé que no era cierto lo que decían en las noticias de que no había transporte y que la ciudad estaba sola. Tomé la combi, la que pasó rapidísimo y llegué al mercado, pero hoy volví a salir porque me faltaron algunas cosas, y ahora sí vi que, efectivamente, no hay transporte”.

El lunes 12 de febrero parecía que la situación sobre el transporte se normalizaría, por la mañana se informó que ya estaba en circulación un 85 por ciento aproximadamente, no era tan cierto, pero se observaron a varias unidades en circulación. Lo que pasó en la noche en la colonia Javier Mina generó este miedo, otra vez, de los conductores de salir a trabajar.

Adriana tiene unos 10 minutos en espera del transporte que la acerque a su casa. Lleva una bolsa de mandado grande, es mucha carga para caminar hasta su casa desde el mercado, más o menos se haría unas dos horas, recorrería a pie unos seis kilómetros. Prefiere esperar. Confiesa que siente miedo de viajar en el transporte público.

“Pero si no vengo a comprar no puedo hacer mi pozole y no tendré dinero para vivir”. El tiempo pasa. Al cabo de unos minutos, la única Urvan que llega es la de la ruta Mercado-Independencia. La acerca a una cuadra del Parque Unidos por Guerrero. Se sube. Casi todas las personas que esperaban en la parada se suben. La combi llena los asientos y sube más gente que se va de pie. El conductor cobra 10 pesos.

“Entiendan –justifica–en verdad estamos arriesgando nuestra vida”. La gente que dio solo ocho pesos, saca los otros dos, para completar.

En 15 minutos la Urvan llega a donde se baja Adriana. La circulación vial es en estos días, sin las más de 800 Urvans y 700 taxis, es ligera; en poco tiempo se llega a los puntos de interés.

Usuarios del transporte público en Chilpancingo suben a las unidades a pesar del miedo y de la desconfianza por todos los hechos de violencia ocurridos en los últimos días.

La Urvan sigue su trayecto. Ya nadie sube porque va llena. Tampoco nadie baja. El destino de esta unidad es la cima de un cerro al poniente de la ciudad. Trato de platicar con la gente que se acaba de bajar sobre cómo se siente al subir, pero la gente huye. Tiene desconfianza de decir algo. La Urvan no hace base. Es una medida de seguridad. El conductor no espera el pasaje. Ni la gente espera a la Urvan en la base. Quien va a abordar se espera en sus casas, en las esquinas, en las tiendas abiertas, cuando escuchan un carro, que podría ser la Urvan, salen a hacer la parada, si no es la Urvan vuelve al punto en el que aguardaban.

La caseta de madera vieja donde los conductores de esta ruta checan, está cerrada. En esta cuadra sólo hay una casa con las puertas abiertas. Pregunto cuánto tarda la Urvan en bajar. En estos días nadie sabe con exactitud. Saben que hoy trabajaron sólo dos y que un viaje más o menos tarda una hora.

“Calcule”, dice la señora de la casa.

Le pido permiso para estar ahí mientras pasa la Urvan de nuevo.

“Sí, sí quédese aquí, allá afuera no es seguro”, dice y luego agrega:

“Está complicado, verdad, todo por Norma Otilia (la presidenta municipal)”.

¿Por qué, por ella?

“Pues, por su reunión con un líder criminal, no sé de qué grupo, pero cómo se le ocurre reunirse si ya tiene compromiso con otro”, dice la señora.

La Urvan tarda unos 40 minutos en aparecer, baja por la principal de la Independencia. Son las dos y media de la tarde. Avisa que sólo una hora más seguirán en circulación.

“Para que midan su tiempo”.

Solo un minuto de silencio en el Congreso mereció la situación que se vive en la capital

En medio de la crisis, la alcaldesa capitalina llamó a festejar el Día del Amor y la Amistad


Texto y foto: José Miguel Sánchez

13 de febrero del 2024

Chilpancingo

 

Chilpancingo cumplió hoy nueve días con una crisis de violencia que en la última semana dejó el saldo de ocho conductores del transporte público asesinados, lo que género la suspensión total del servicio por cinco días; una situación para la que el Congreso local solo mereció un minuto de silencio.

En la sesión de la Comisión Permanente de hoy, el diputado de Morena, Alfredo Sánchez Esquivel, solicitó a la Mesa Directiva un minuto de silencio por las víctimas del transporte público asesinados en los últimos hechos violentos ocurridos en Chilpancingo.

La petición fue aprobada y los nueve diputados de la Comisión Permanente se pusieron de pie y guardaron el minuto de silencio.

Después del minuto de silencio la sesión continúo con normalidad y los diputados no volvieron a tocar el tema.

Por su parte, la presidenta de la Junta de Coordinación Política (Jucopo), la morenista Gloria Citlali Calixto Jiménez, dijo que el tema de la violencia es heredada y que se respalda la estrategia de seguridad del gobierno estatal.

Sesion de la Comisión Permanente en el Congreso local guarda un minuto de silencio por las víctimas de transporte público, este 13 de febrero del 2024. Foto: Oficial

En entrevista en el Congreso local sobre el tema de la violencia en Guerrero, Calixto Jiménez dijo que “Los hechos históricos y las causas históricas que suceden no son de esta administración son las que se han ido heredando para originar estas circunstancias”.

A pregunta sobre si existe algún llamado para que comparezcan los alcaldes de los municipios más inseguros como Chilpancingo, Iguala, Taxco, Acapulco y los funcionarios responsables de la seguridad como la fiscal estatal, el secretario de Gobierno o el de Seguridad Pública, Calixto Jiménez dijo que no hay tal llamado pero sí una propuesta para una mesa de diálogo.

“Se ha propuesto por parte de la fracción parlamentaria de Morena entablar una mesa de diálogo para ver como podemos ser coadyuvantes en ese sentido y atender las causas”, dijo la morenista.

Ayuntamiento llama a festejar el Día del Amor y la Amistad en medio de la crisis de inseguridad

En una ciudad donde se comenzaba a reestablecer el servicio del transporte, ayer una urvan de la ruta Mercado-Javier Mina fue atacada a balazos, el conductor asesinado y otra persona quedó herida.

Por este hecho hoy el servicio se volvió a suspender; solo circulan, las más importantes y céntricas de la capital y las rutas ubicadas al poniente de la ciudad.

Muy pocas unidades de transporte público son vistas en circulación, este 13 de febrero del 2024. Foto: José Miguel Sánchez

Ante este hecho, a través de sus redes sociales, el Ayuntamiento capitalino y la alcaldesa Norma Otilia Hernández Martínez, llamó a la población a consumir productos locales, a asistir a sus bazares comerciales y festejar el Día del Amor y la Amistad mañana a través de las bodas colectivas que organiza.

Autoridades estatales gobiernan a través de comunicados

Desde que inició la crisis de seguridad y transporte en Chilpancingo, el gobierno estatal se limita a emitir comunicados de prensa donde condenan los hechos delictivos y asesinatos y llaman a la población a mantener la calma.

A nueve días de los hechos, la gobernadora no ha encabezado públicamente un acto en la capital y el secretario general de Gobierno, Ludwing Marcial Reynoso Núñez, tampoco ha dado información personalmente en la capital.

Solo en una ocasión el recién nombrado secretario de Seguridad Pública, Rolando Solano Rivera, se presentó a iniciar un operativo en el mercado central donde informó que se desplegaron 500 elementos de la Policía Estatal para brindad seguridad a las unidades del transporte, lo cual no ha funcionado.

Calles semi vacías y locales cerrados ante la crisis violenta en Chilpancingo, este 13 de febrero del 2024. Foto: José Miguel Sánchez

El funcionario que más ha declarado sobre el tema es el titular de la Comisión Técnica de Transporte, Arturo Salinas Sandoval, a dar datos erróneos sobre la situación.

Desde que inició la crisis del transporte Salinas Sandoval aseguraba que no había suspensión del servicio y mantuvo su versión de que más del 50 por ciento se mantenía en operación.

Las oficinas gubernamentales no suspendieron labores, a pesar de la dificultad de los trabajadores para trasladarse en el transporte público.

Poca gente, miedo y un rezo de por medio en la marcha en Chilpancingo para pedir paz

Texto: Marlén Castro

Fotos: José Miguel Sánchez 

Jueves 9 de febrero del 2024

Chilpancingo

 

—En tu nombre señor vamos a marchar¬, dijo un hombre de camisa blanca con una biblia en la mano izquierda pegada al abdomen. Automáticamente el resto de gente, la que tardó más de una hora en reunirse, se sumó a la plegaria e iniciaron la marcha para pedir paz a las autoridades estatales.

Eran las 10:15 de la mañana del jueves 8 de febrero, cuando el contingente de unas 100 personas salió de la estatua del Caballito, en el parque Margarita Maza de Juárez, dobló a la derecha, rodeó la entrada a la colonia Electricistas y se metió al carril Norte-Sur del bulevar Vicente Guerrero.

Así inició la marcha por la paz y la seguridad en esta ciudad que la mañana del jueves sumó cuatro días sin transporte público porque el primer fin de semana largo del año, del 3 al 5 de febrero, asesinaron a seis conductores de taxis, mixtas y urvans.

Conductores de Taxis y transporte público marchan por el bulevard Vicente Guerrero para exigir seguridad, en Chilpancingo, este 8 de febrero del 2024. Foto: José Miguel Sánchez

—“¿Qué queremos para Chilpancingo?”

—¡Seguridad¡ ¡Seguridad! ¡Seguridad! Contestaba el escaso contingente.

La marcha se internó al carril de alta velocidad de la Autopista del Sol. Durante el recorrido de unos seis kilómetros, hasta el punto donde doblaron para dirigirse al Palacio de Gobierno, del lado derecho del bulevar, vieron cuatro taxis con pasaje.

—¡Bájate, súmate! Les gritaron.

«¡Auxilio! Gob. Del Edo. ¡Nos están matando!» Decía una pancarta que portaba un transportista de unos sesenta años. Este señor dijo tener 40 años con su permiso de taxi.

«¡Gobernadora necesitamos trabajo!» Decía la pancarta de otro transportista, quien contó que lleva cuatro días sin llevar sustento a su familia.

En la marcha iban dos mujeres comerciantes de venta de chicharrones y palomitas. Las mujeres contaron que tienen hijos que mantener y si las niñas y los niños no acuden a las escuelas ellas no venden sus productos.

“Tengo miedo pero por amor a Chilpancingo me tengo que manifestar”, decía la pancarta de otro señor, un maestro jubilado que bajó de la colonia PRD para pedir paz. Dijo que leyó la convocatoria, que salió a invitar a sus vecinos, que éstos le dijeron que no irían porque temían por sus vidas y se vino solo, aunque traía temor.

Conductores de Taxis y transporte público marchan por el bulevard Vicente Guerrero para exigir seguridad, en Chilpancingo, este 8 de febrero del 2024. Foto: José Miguel Sánchez

Este señor durante la marcha gritaba a la gobernadora que se preocupara por la paz de los capitalinos y el sustento de cientos de familias, también que tuviera compasión por las familias que lloran a sus difuntos y aparte de eso no tienen recursos para comer porque las actividades están paralizadas.

El grupo de transportistas dentro del contingente aparte de que gritaba que querían paz y seguridad, también decían: —“Fuera la MUTOEG”. “Fuera”. “Fuera”. “Fuera”.

¿Por qué quieren fuera a la MUTOEG? Se preguntó a uno de los que gritaban. Todos los transportistas callaron.

Movilidad Unión de Transportistas y Organizaciones del Estado de Guerrero (MUTOEG), es la organización que aglutina a las uniones de transportistas de la capital y de otras ciudades del estado de Guerrero.

De acuerdo con uno de los transportistas, hace más o menos un mes y medio, aproximadamente a mediados de diciembre, los líderes de cada organización llamaron a los agremiados y pasaron la voz de que tenían que pagar una cuota de 1,000 pesos por concepto de seguridad. Junto con esta solicitud, la MUTOEG también les dijo que de ahora en adelante todos los vehículos de transporte público deberán estar registrados en el Registro Público de Vehículos (Repuve). Una gran parte, aceptaron, no están en ese listado.

De acuerdo con la misma fuente, la negativa a pagar esta cuota es lo que generó la violencia actual contra los conductores.

El escaso contingente llegó a la intersección del bulevar con la calle que baja al Palacio de Gobierno. Ahí bloqueo durante unos 10 minutos la circulación del carril Sur-Norte de la Autopista del Sol para una breve manifestación.

Pidieron al presidente Andrés Manuel López Obrador, a la gobernadora, a la alcaldesa Norma Otilia Hernández Martínez, los tres niveles de gobierno en manos del partido Morena, no dejar solo a Chilpancingo con el problema de la violencia y de las familias que no tienen ingresos por la parálisis económica.

En seguida bajaron al Palacio de Gobierno. En el trayecto, los encontró el titular de la Comisión Técnica de Transporte y Vialidad, Arturo Salinas Sandoval, quien les dijo que en el gobierno estatal querían escucharlos para hallar la solución. Pidió que formaran una comisión para dialogar.

-«Entramos todos o nadie», gritaron.

Protesta de transportistas llega al Palacio de Gobierno para exigir medidas de seguridad ante la ola de violencia en Chilpancingo, el 8 de febrero del 2024. Foto: José Miguel Sánchez

En una breve entrevista, en este punto, Salinas Sandoval aseguró que 30 por ciento aproximadamente del transporte público había reanudado actividades desde temprano. Se vio circular a taxis, los que encontró este contingente durante la marcha, pero ninguna Urvan o mixta.

A partir de aquí, Salinas Sandoval, formó parte del contingente.

En la entrada del Palacio de Gobierno se negaron a formar una comisión. Entraron todos.

Mientras negociaron, se notó que las oficinas gubernamentales no suspendieron labores. Este jueves que ya es el cuarto día sin transporte, salvo alguno que otro taxi, la gobernadora morenista Evelyn Salgado Pineda, no explica todavía a la ciudadanía qué problema hay con el transporte, por qué la gente tiene que quedarse encerrada en su casa, porque no hay unidades para moverse, y por miedo a quedar en medio de un fuego cruzado.

Unas horas más tarde, por primera ocasión, el secretario general de Gobierno, Ludwing Marcial Reynoso Núñez, dará la cara en un mensaje vía redes sociales. No explicará cuál es el origen del problema, pero pedirá calma a la ciudadanía y a los transportistas. Para tranquilizarlos dirá que no ha ocurrido ningún asesinato en las últimas 48 horas, que la ciudad está vigilada y que detuvieron a 14 sospechosos y decomisaron equipo como armas y cartuchos, además de autos y motocicletas.

El secretario general de Gobierno, Ludwig Marcial Reynoso Núñez, en su mensaje a la ciudadanía y transportistas para pedir calma. Foto: Captura de video del mensaje difundido en redes

La respuesta

Sólo unos veinte minutos estuvo el contingente de marchistas en la Comisión Técnica de Transporte y Vialidad. Los aproximadamente 100 marchistas salieron en tres grupos diferentes. El de las ciudadanas y ciudadanos contaron que lo que escucharon no les dio indicaciones de que el problema del transporte en la ciudad se resolvería pronto.

La propuesta que escucharon como solución al problema, hasta a ellos, que no eran transportistas, les pareció disparatada. Contaron que Salinas Sandoval propuso que una comisión de cuatro o cinco transportistas se integrara a un grupo de WhatsApp en el que mientras cubren sus rutas informen los puntos críticos y el gobierno y las fuerzas policíacas refuercen la seguridad.

—Obvio nadie quiso estar en un grupo así, quien lo haga corre peligro de morir por estar informando tal cosa—, contó el colono de la PRD.

Protesta de transportistas llega al Palacio de Gobierno para exigir medidas de seguridad ante la ola de violencia en Chilpancingo, el 8 de febrero del 2024. Foto: José Miguel Sánchez

Un segundo grupo estuvo conformado por transportistas viejos de la ciudad, los que refirieron al salir que la propuesta que escucharon de la autoridad les indicó que el problema del transporte no se resolvería en corto, porque no se resuelve con retenes y vigilancia en las bases y paradas.

El tercer grupo, el de los transportistas que gritaban «fuera la MUTOEG», dijeron que no llegaron a ningún acuerdo, pero que seguirían dialogando.

De acuerdo con esta tercera versión, este viernes a la una de la tarde, tienen un nuevo encuentro con la Comisión Técnica de Transporte y Vialidad.

—Después de mañana, veremos, dijeron—. Se fueron de ahí en sus carros particulares. Sus taxis, urvans y mixtas están guardadas en sus casas.

La MUTOEG

Una rápida búsqueda en redes sociales y en noticias de internet arrojaron que el líder de la MUTOEG, Arturo Godínez Alarcón, es uno de los 21 aspirantes morenistas al Primer Distrito electoral local.

Que en la anterior paralización de la ciudad, en agosto del 2023, cuando asesinaron y calcinaron a tres conductores del transporte público de la ruta de Los Angeles-Mercado, el líder transportista firmó los acuerdos con el secretario general de Gobierno, Ludwig Marcial Reynoso Núñez, para volver a circular y que el transportista junto con la alcaldesa morenista Norma Otilia Hernández Martínez recorrieron la ciudad capital, en noviembre del año anterior, para mejorar las operaciones de seguridad implementadas por el Ayuntamiento.

En las redes sociales, como WhatsApp, circula una amenaza de muerte de Los Ardillos, uno de los dos grupos del crimen organizado con operaciones en la ciudad, contra Arturo Godínez Alarcón, a quien llaman empleado de Los Tlacos, el otro grupo del crimen organizado con dominio territorial, económico y político en esta parte de la entidad.

Sin condiciones para que el transporte público circule pronto en Chilpancingo

Marchan conductores y concesionarios del transporte por la capital para exigir seguridad, se reúnen al final en Palacio de Gobierno con autoridades y concluye encuentro sin salidas al problema


Texto y foto: José Miguel Sánchez

8 de febrero del 2024

Chilpancingo

 

Esta mañana unas 100 personas, entre conductores del transporte público, concesionarios y ciudadanía marcharon en Chilpancingo, por el boulevard Vicente Guerrero, para exigir garantías de seguridad al gobierno municipal, estatal y federal.

La marcha fue convocada por redes sociales desde ayer y se invitaba a transportistas y población en general a unirse para exigir seguridad para que las unidades del servicio público vuelvan a operar en la capital.

La movilización ocurrió al cuarto día sin transporte público tanto local como foráneo y después de los crímenes de seis conductores y nueve unidades atacadas a balazos e incendiadas por grupos del crimen organizado.

Conductores de Taxis y transporte público marchan por el bulevard Vicente Guerrero para exigir seguridad, en Chilpancingo, este 8 de febrero del 2024. Foto: José Miguel Sánchez

“Queremos seguir trabajando y la población necesita el transporte público, por eso nosotros pedimos el apoyo del gobierno, que se pongo a trabajar”, dijo un líder transportista, que pidió omitir su nombre por seguridad, al iniciar la marcha.

Los pocos más de 100 manifestantes iniciaron la marcha en el parque Margarita Maza de Juárez, al norte de la capital y avanzó hacia el sur por los carriles centrales del boulevard Vicente Guerrero.

Antes de iniciar la marcha, los manifestantes reconocieron que existía miedo por manifestarse, derivado del último ataque contra un taxi en el fraccionamiento Jardines de Zinnia, que ocurrió este jueves por la mañana, y de mensajes amenazantes que circulan por redes sociales.

Conductores de Taxis y transporte público marchan por el bulevard Vicente Guerrero para exigir seguridad, en Chilpancingo, este 8 de febrero del 2024. Foto: José Miguel Sánchez

La madrugada de hoy, hombres armados incendiaron un taxi en las inmediaciones del fraccionamiento Jardines de Zinnia e intentaron quemar otro en la colonia José María Izazaga.

La marcha culminó en la entrada de Palacio de Gobierno, donde fueron recibidos por el titular de la Comisión Técnica de Transporte del estado, Arturo Salinas Sandoval.

En breves declaraciones, Salinas Sandoval dijo que llamó a los conductores y concesionarios a guardar sus unidades para que nos les pase nada.

Antes de ingresar a Palacio de Gobierno, los manifestantes llamaron a los tres niveles de gobierno a brindar la seguridad para retomar el servicio del transporte público.

“Tenemos miedo de hacer este tipo de manifestaciones, por miedo de que estos grupos que andan haciendo daño y mientras las autoridades se cruzan de brazos”, mencionaron.

Conductores de Taxis y transporte público marchan por el bulevard Vicente Guerrero para exigir seguridad, en Chilpancingo, este 8 de febrero del 2024. Foto: José Miguel Sánchez

Después de 30 minutos reunidos con Salinas Sandoval, los manifestantes salieron y dijeron que no hubo acuerdo que les garantice la seguridad para retomar sus labores.

“No nos aseguraron nada, lo único que tenemos seguro es la muerte”, dijo un conductor al salir de la reunión.

Afuera de Palacio de Gobierno denunciaron que ayer el conductor de una mixta del transporte público desapareció junto con su unidad después de hacer un servicio al puerto de Acapulco.

Los conductores y concesionarios dijeron que no hay acuerdo ni fechas para que vuelvan a operar sus unidades y el transporte público se restablezca.

Protesta de transportistas llega al Palacio de Gobierno para exigir medidas de seguridad ante la ola de violencia en Chilpancingo, este 7 de febrero del 2024. Foto: José Miguel Sánchez

El titular de la Comisión del Transporte dijo que hoy ya opera un 30 por ciento de unidades, entre urvans y taxis.

En las calles no se observa que dicha cifra sea cierta. Se notó la circulación de unos pocos taxis por la ciudad. En algunos momentos de la marcha por el bulevard, alrededor de tres horas, el contingente abucheó a cuatro taxistas con pasajeros.

Protesta de transportistas llega al Palacio de Gobierno para exigir medidas de seguridad ante la ola de violencia en Chilpancingo, este 7 de febrero del 2024. Foto: José Miguel Sánchez

Chilpancingo: tres días de parálisis por la violencia

Texto: Marlén Castro

8 de febrero 2024

Chilpancingo

 

A las 6:50 en punto, el conserje de la Escuela Primaria Nicolás Bravo suele poner la primera canción. Es como la primera llamada a clases, para que las madres, padres y estudiantes alrededor se apuren y no lleguen tarde.

Hoy no hubo canción, porque no habrá clases por la violencia.

La Escuela Primaria Nicolás Bravo, al poniente de Chilpancingo, en su segundo día sin clases por la violencia en la ciudad. Foto: Marlén Castro

La Escuela Primaria está vacía, como todas las primarias, secundarias, preparatorias y aulas del nivel superior. Las avenidas y calles principales de la ciudad están vacías. La mayoría de los negocios locales están cerrados.

En esta mañana del tercer día sin transporte público, porque cuatro conductores fueron asesinados la mañana del lunes 5 de febrero, Chilpancingo se parece más a una ciudad construida para ensayos nucleares que a una ciudad con 240 mil habitantes.

Esta es la tercera jornada de terror que viven los habitantes de la capital guerrerense. La primera ocurrió en julio del 2023, cuando habitantes de diferentes pueblos que conforman el llamado Circuito Azul, de los municipios de Mochitlán y Quechultenango, entraron a la ciudad de forma violenta; la segunda vez fue en agosto del mismo año, después del asesinato de tres conductores en la base del servicio de la colonia Los Ángeles, al oriente de Chilpancingo. Los conductores fueron baleados y calcinados.

En el tercer día de esta tercera jornada hay silencio. No se escucha el ir y venir de la gente a sus actividades diarias. El silencio más notorio es el de las niñas, niños y adolescentes en las escuelas.

Preparatoria No. 9 de la Uagro permanece cerrada por la ola de violencia en Chilpancingo, el 7 de febrero del 2024. Foto: José Miguel Sánchez

De hecho, esta nueva jornada violenta que padecen los habitantes de la capital guerrerense comenzó desde el fin de semana, sábado 3 y domingo 4 de febrero, con los asesinatos de dos conductores de taxis.

La tarde del sábado 3 de febrero, un taxista fue asesinado a balazos en la colonia Bosques del Oriente, en el cruce de calles que conduce a las colonias Yerbabuena y La Nopalera. El domingo, esta vez al poniente de la ciudad, fue asesinado otro taxista en una calle de terracería en la colonia Bella Vista.

El día lunes 5 de febrero después de los asesinatos de los cuatro conductores, hechos que ocurrieron entre las 6:30 y 8:30 de la mañana, el titular de la Comisión Técnica de Transporte, Arturo Sandoval Salinas, aseguró que el martes se restablecería por completo el servicio del transporte.

Ocurrió todo lo contrario, no se vio circular un solo taxi o Urvan por la ciudad. Sandoval Salinas, a pesar de la evidente situación con los seis homicidios, dijo que “todo estaba tranquilo”.

Desde el lunes, no había forma de creerle al funcionario estatal, porque ese día aseguró que la suspensión del servicio de transporte en la capital era de un 60 por ciento, de un total de 700 urvans y 300 taxis. Para entonces, la ciudad ya estaba paralizada. Por la mañana, las últimas urvans y taxis circularon alrededor de las once del día. Después de esa hora, las unidades de transporte público fueron estacionadas en diferentes calles de forma apresurada, como si los conductores recibieran una advertencia fulminante.

Una de esas urvans abandonadas fue incendiada la noche del martes, a la entrada de la colonia Vista Hermosa, al poniente de la ciudad. La unidad del transporte público estaba ahí desde el lunes a mediodía. El incendio de la Urvan generó pánico y es la causa de que las primeras horas de este tercer día sin transporte sea así de silencioso, por lo menos, en la parte poniente de la ciudad.

Bomberos sofocan el fuego de la Urvan 248 de la ruta Mercado-Rosario Ibarra, el 6 de enero del 2024. Foto: Captura de video

Hasta el momento, ninguna autoridad ha explicado a la ciudadanía lo que ocurre en la capital.

La única forma en la que se ha hecho evidente la gobernadora morenista Evelyn Salgado Pineda es a través de sus redes sociales; fue la vía por la que condenó el asesinato de los cuatro conductores del transporte público del lunes.

El martes por la mañana, en otro posteo en redes, indicó que en las primeras horas del día encabezó la sesión de la Mesa de Coordinación para la Construcción de la Paz en Chilpancingo.

Dijo que instruyó una operación de reforzamiento de seguridad en puntos estratégicos y bases del transporte público para garantizar la tranquilidad del sector de transportistas y la de las y los ciudadanos.

Agregó que desde el lunes, elementos de la Secretaría de Seguridad Pública de Guerrero, la Guardia Nacional y la Secretaría de la Defensa Nacional vigilaban de forma permanente la capital del estado para generar las condiciones necesarias en el servicio de transporte.

Calles de Chilpancingo este 6 de febrero en el segundo día sin transporte público. Foto: José Miguel Sánchez

“Les pido hacer caso omiso a la infodemia, no propagar rumores y mantenerse informados mediante canales oficiales”, cerró su posteo.

La usuaria Antonia Ramírez le respondió que no había transporte para moverse en Chilpancingo, que no se trataba de rumores.

La Fiscalía General del Estado (FGE) emitió dos comunicados para referirse a la situación que afecta a la ciudadanía; uno, para decir que investiga las agresiones; el segundo, para informar que participa en las operaciones para garantizar la seguridad de los habitantes.

De acuerdo con su primer comunicado, en los ataques del lunes hubo cuatro muertos y un herido.

Autoridades resguardan base de combis Chilpancingo-Chilapa tras ataque armado, el 5 de febrero del 2024. Foto: José Miguel Sánchez

“La FGE inició carpeta de investigación contra quien o quienes resulten responsables por el delito de homicidio calificado en agravio de cuatro personas, aún sin identificar y por lesiones en agravio de un masculino en distintos hechos registrados en la capital de la entidad”.

En el segundo afirma que la Policía Investigadora Ministerial (PIM) “refuerza la presencia para la ampliación de las indagatorias correspondientes, tras los incidentes registrados esta mañana en la capital del estado”.

El martes, el segundo día de parálisis, en las bases del transporte público y en los puntos donde hay paradas, había patrullas de las diferentes corporaciones policíacas para vigilar, pero ni así circuló ninguna unidad y la gente tampoco se acercó a esperar el servicio. La gente que había en la ciudad caminó o se movió en transporte particular. La gran mayoría de habitantes de Chilpancingo se encerró en sus casas. Cerca de mediodía abrieron algunos negocios y los cerraron alrededor de las cinco de la tarde.

Las principales calles y avenidas estuvieron vacías durante el día, principalmente en la mañana.

Locales cerrados y calles del centro vacías desde temprano, el 6 de febrero del 2024, en Chilpancingo. Foto: José Miguel Sánchez

La alcaldesa capitalina, la morenista Norma Otilia Hernández Martínez, se resguardó muy bien para hacer en este contexto su conferencia matutina semanal, a diferencia de otras ocasiones, este martes, lo hizo de forma virtual desde el cuartel de la Policía Municipal, al oriente de la capital. Siempre es presencial y en el Ayuntamiento, edeficio que se ubica en el centro de la ciudad.

En la conferencia aseguró que no rehúye a la responsabilidad que le corresponde en el ámbito de la seguridad, por lo que instruyó reforzar los operativos municipales como el del alcoholímetro, motociclista seguro, en mercados, sucursales bancarias y en las entradas y salidas de la ciudad.

En realidad, no hay ninguna operación de las que menciona. Las patrullas de la Policía Municipal, con cuatro o seis elementos cada una, solo recorren las calles de la ciudad.

La alcaldesa fue exhibida en varios videos en los que aparece en un desayuno con un hombre identificado como el líder del grupo del crimen organizado Los Ardillos, Celso Ortega Jiménez.

En la capital, la población está enterada de que estas jornadas violentas obedecen a la disputa entre Los Ardillos y Los Tlacos.

Estas dos organizaciones se disputan el poder económico y político. Varios representantes populares, alcaldes y diputados, son relacionados con uno y otro grupo.

Los Tlacos y Los Ardillos son llamados por la FGE como “grupos generadores de violencia”.

Por sus características y formas de operar se trata de dos grupos del crimen organizado. Especialistas como el jurista estadounidense Howard Abadinsky, uno de los primeros en estudiar estas organizaciones, afirman que un grupo de criminales constituyen crimen organizado cuando en la asociación es evidente la complicidad de alguna autoridad que les permite actuar con toda impunidad y cuando sus dos principales objetivos son el dinero y el poder.

En medio de la parálisis, durante este miércoles, en redes sociales convocaron a la población a una marcha a las nueve de la mañana del jueves “para salir a trabajar en los diferentes ámbitos pero principalmente en el medio del transporte, ya que por esta situación de inseguridad no podemos llevar el sustento de cada día a nuestras familias”.

Aunque la convocatoria circula en todas las redes se conoce si es un hecho genuino de algún sector de la población.

Asesinan a ex fiscal de Recuperación de Vehículos de la FGE y a un Ministerio Público federal en Iguala

Texto: José Miguel Sánchez

7 de febrero del 2024

Chilpancingo

 

En un ataque armado ocurrido en Iguala, el ex fiscal especial de Recuperación de Vehículos, Julio César Cruz Apac, y el ex ministerio público federal, Víctor Alonso Mendoza Castillo, fueron asesinados.

Ambas personas viajaban en una camioneta marca Audi sobre la avenida Independencia, frente a las oficinas locales del SAT, cuando hombres armados a bordo de otro vehículo les dispararon.

El Audi de los ex funcionarios ministeriales perdió el control y se impactó contra una unidad del transporte público.

En el ataque armado una mujer que circulaba a bordo de una motocicleta resultó herida.

Lugar donde Julio César Cruz y Víctor Alonso Mendoza Castillo fueron atacados por hombres armados, este 7 de febrero del 2024. Foto: José Miguel Sánchez

Después del ataque, la Secretaría de Seguridad Pública del estado (SSP) informó que se desplegó una operación por calles y colonias de Iguala “para dar con los responsables y llevarlos ante la autoridad correspondiente”.

En las últimas semanas la violencia en Iguala aumentó; varios asesinatos, quema de vehículos y ataques armados generó que la Feria de la Bandera se cancelara.

En redes sociales circulan mensajes supuestamente de grupos del crimen organizado donde amenazan al alcalde priista David Gama Pérez.

El sábado pasado, el aspirante del Partido Verde a la alcaldía de Iguala, Erik Catalán Rendón, fue atacado a balazos en la carretera Iguala-Taxco.

Incendian una Urvan al poniente de Chilpancingo

Mañana será otro día sin transporte, las escuelas continuarán sin labores por la ola de violencia

Texto: José Miguel Sánchez
6 de febrero del 2024
Chilpancingo

Una Urvan del servicio público de la ruta Rosario Ibarra-Mercado, con el número económico 248, fue incendiada esta noche en la parte baja de la colonia Vista Hermosa, al poniente de la capital.

Las llamas provocadas por el incendio de la unidad alcanzaron los cables de luz, lo que ocasionó un corte de la energía eléctrica en la zona.

Algunas versiones de los hechos mencionan que fueron dos personas a bordo de una motocicleta las que llegaron e incendiaron la unidad, la cual estaba estacionada en la calle Francisco Villa, de la mencionada colonia.

Hasta el momento, no hay información sobre víctimas por el incendio de la unidad.

Bomberos sofocan el fuego de la Urvan 248 de la ruta Mercado-Rosario Ibarra, este 6 de enero del 2024. Foto: Captura de video

Al lugar llegaron bomberos de Chilpancingo, pero aún se espera la llegada de trabajadores de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) para atender el tema de la luz y los cables que se desprendieron.

La zona es resguardada por elementos de la Policía Estatal, Guardia Nacional y Fiscalía General del Estado (FGE).

Este hecho se suma a una serie de ataques contra las unidades del transporte y sus conductores que comenzó de manera recurrente el fin de semana pasado con el asesinato de dos taxistas.

El lunes por la mañana cuatro conductores del transporte público fueron asesinados en distintos ataques armados, lo que provocó la suspensión total del servicio.

Hoy martes, en la colonia Los Ángeles, desconocidos intentaron incendiar con una bomba molotov un taxi estacionado.

El incendio fue sofocado inmediatamente por vecinos que se percataron del hecho y con sus propios medios apagaron las llamas.

Con el incendio de esta noche van dos ataques contra el transporte el día de hoy.

La alcaldesa de Chilpancingo, Norma Otilia Hernández Martínez, aseguró que mañana se restablecería el transporte público, aunque algunos transportistas aseguraban, hasta antes del incendio de la unidad, que aún no había acuerdo con las autoridades estatales para retomar el servicio.

Algunas escuelas avisaron a la comunidad estudiantil que mañana, por segundo día consecutivo, se suspenden clases por los hechos de violencia que hay en la capital y la falta de transporte.

Las oficinas gubernamentales y dependencias trabajan con normalidad y algunos negocios optaron por cerrar.

Mañana se espera sea otro día sin transporte público, sin clases y con negocios cerrados.

Negocios locales reducirán horarios ante ola de violencia en la capital

Texto y foto: José Miguel Sánchez

6 de febrero del 2024

Chilpancingo

 

El presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) en Chilpancingo, Iván Salgado Ramírez, informó que al menos 70 negocios, de 150 agremiados a dicha organización, modificarán sus horarios por la violencia ocurrida los últimos días en la capital.

Salgado Ramírez dijo que los hechos de violencia de los últimos días contra los transportistas provocan miedo en el sector empresarial, por lo que acordaron modificar sus horarios de atención de manera definitiva.

Entrevistada vía telefónica, Salgado Ramírez dijo que, desde ayer, después de los ataques contra conductores del transporte público, un 60 por ciento de los agremiados a la Coparmex cerraron sus negocios como medida de precaución para sus trabajadores y clientes.

Locales cerrados y calles del centro vacías desde temprano, este 6 de febrero del 2024, en Chilpancingo. Foto: José Miguel Sánchez

El 60 por ciento al que se refiere son alrededor de 70 negocios locales de diversos giros que decidieron cerrar sus puertas ayer y hoy. La Coparmex tiene a 150 agremiados.

Explicó que la modificación de horarios es una medida de seguridad, porque se trata de evitar que cierren definitivamente.

“Es decir, si cerraban a las ocho de la noche, ahora cerrarán a las seis de la tarde (dos horas antes), Mientras que en la apertura, si antes era a las uneve de la mañana, ahora será a las once”, mencionó Salgado Ramírez y aseguró que estos cambios serán definitivos.

Sobre la situación del transporte y la violencia, el líder empresarial dijo que la organización hasta el momento no tiene comunicación con alguna autoridad gubernamental para abordar el tema de pérdidas económicas o garantías de seguridad.

Locales cerrados y calles del centro vacías desde temprano, este 6 de febrero del 2024, en Chilpancingo. Foto: José Miguel Sánchez

“Por eso el cierre y el cambio de horario lo ha determinado cada empresa, porque Coparmex siempre ha exigido una estrategia de seguridad que funcione y que devuelva la paz y que la tranquilidad permanezca”.

Salir de la versión móvil