Carreteras y caminos de la Sierra siguen sin reparación

Texto: Amapola Periodismo

Fotografía: Oscar Guerrero

Heliodoro Castillo

 

En su visita a Tlacotepec, en mayo de este año, la gobernadora Evelyn Salgado Pineda prometió a sus habitantes que ordenaría que su gobierno pondría en marcha un programa de reparación de caminos y carreteras que comunican a comunidades de la Sierra.

En un recorrido que realizó Amapola Periodismo Transgresor se comprobó que la vía que conduce a Tlacotepec, que es la cabecera del municipio de Heliodoro Castillo, está llena de baches.

“La gobernadora (Salgado Pineda) nos prometió que repararían los caminos pero todo sigue igual”, dijo uno de los habitantes de Tlacotepec entrevistado durante la inauguración de la Universidad Benito Juárez.

Los caminos de terracería y la carretera hacia Tlacotepec se observó un incremento en las afectaciones de esta vía derivado de las intensas lluvias que han caído en las últimas semanas en esta zona.

 

Inauguran Universidad de la Sierra en Tlacotepec

Texto: José Miguel Sánchez

Fotografía: Oscar Guerrero

Heliodoro Castillo

 

María Magdalena Reyna Pérez es habitante de Durazno del Rosario, municipio de Heliodoro Castillo, en la Sierra de Guerrero, en donde de una población de 550 habitantes solo 2 estudian la Universidad, una de ellas, Magdalena Reyna.

Magdalena Reyna está inscrita en la Universidad Tecnológica de la Sierra que hoy comenzó operaciones en Tlacotepec, cabecera municipal de Heliodoro Castillo.

Para los jóvenes de las localidades de la Sierra como Durazno del Rosario, una universidad en Tlacotepec es de gran apoyo para continuar sus estudios.

Magdalena Reyna reconoce que de no ser por la universidad inaugurada hoy ella no podría continuar sus estudios.

«Si queríamos seguir estudiando teníamos que llegar a Chilpancingo o Iguala, y no tenemos el recurso económico para hacer eso», mencionó.

De Durazno del Rosario a Tlacotepec son cuatro horas en camino de terracería, de ahí son otras cinco a Chilpancingo, la posibilidad de viajar diario es imposible, y costear alimentos y hospedaje en la capital es complicado para jóvenes foráneos y foráneas cómo Magdalena.

Ella es la mayor de cinco hermanos, de los cuales ninguno tuvo educación superior, una llegó a la secundaria y otro a la preparatoria.

«Quiero estudiar para ayudar a mis papás», comentó Magdalena quien estudia ingeniería en desarrollo y gestión de software.

La Universidad Tecnológica de la Sierra de Guerrero es una extensión de la Universidad Tecnológica de Guerrero (UTG) y comenzó hoy labores con 150 estudiantes que serán la primera generación de la institución.

Las carreras que se ofertan son tres ingenierías: una en energías renovables, mecánica automotriz y desarrollo y gestión de software.

A la inauguración asistió el alcalde de Tlacotepec, Serafín Hernández Landa, y el secretario de Educación, Marcial Rodríguez Saldaña.

Rodríguez Saldaña dijo que por el momento la Universidad funciona como una extensión, pero que el plan de la gobernadora es crear mediante un decreto una institución autónoma con sus propias reglas de operación y estatutos.

Por su parte, el alcalde agradeció el apoyo para la creación de la Universidad.

«Este será un día histórico en la historia de la Sierra de Guerrero; este día se consolida un sueño de cientos de estudiantes, que tendrán la oportunidad de cursar su carrera universitaria sin salir de la región», mencionó Hernández Landa.

Te puede interesar: 

Sánchez Esquivel: crónica de una destitución anunciada

Se cumplen nueve años de Ingrid y Manuel y mil cien personas afectadas de la Sierra en el olvido

Texto: Amapola Periodismo

Fotografía: Oscar Guerrero

Chicahuales, municipio de Chilpancingo

 

En el olvido gubernamental y sin servicios públicos es como viven mil cien personas que en el 2013 resultaron afectadas por el huracán Ingrid y Manuel reclaman al gobierno que cumpla con la construcción de sus viviendas y la legalización de su predio.

En el 2014, la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) reubicó a las mil cien personas en un predio llamado «Risco de Oro» que tiene una longitud de 14.8 hectáreas y que pertenece al municipio de Heliodoro Castillo.

A cada una de las familias damnificadas la Sedatu solo les entregó un folio como garantía de que les iban a construir sus viviendas.

Pero a casi nueve años de distancia las familias solo tienen un pedazo de tierra donde ellos, sin el apoyo del gobierno, construyeron sus casas.

Y es la fecha en que la Procuraduría Agraria ni siquiera les ha entregado las escrituras que acreditan la propiedad de su terreno.

Ahora un grupo de 400 personas se regresó al lugar donde vivián antes de la tragedia ambiental y las otras 700 se quedaron en el predio «Risco de Oro».

Las mil cien personas que viven en diferentes puntos, no cuentan con servicios públicos como agua, drenaje y un centro de salud.

«Lo único que nos dieron fueron los folios o sea fuimos prácticamente engañados», afirmó Rafael López Sánchez, representante de Bienes Comunales de Chicahuales.

Mencionó que ante la falta de apoyo del gobierno la gente construyó sus viviendas.

«Con la madera de nuestras casas que derrumbó las lluvias del 2013 construimos otras en el terreno que nos asignó el gobierno», refirió López Sánchez.

Indicó inicialmente toda la gente se fue a vivir a ese predio del Risco de Oro pero con el paso del tiempo la gente se cansó y regresó al sitio.

«La gente que regresó a sus antiguas casas viven en una zona de alto riesgo porque están en las laderas y hacemos responsable al gobierno si pasa otra tragedia», afirmó López Sánchez.

Dijo que la gente con los pocos recursos que van obteniendo de la siembra de maíz sobreviven pero incluso algunos se han trasladado a Estados Unidos para emplearse de braceros porque en esta zona de la Sierra no hay empleo.

«Antes del 2013, la gente se dedicaba a la siembra de amapola, pero ahora ya no, ahora es la siembra de maíz», dijo le autoridad comunal entrevistado durante el recorrido que se realizó en esta comunidad que está a casi tres horas de camino.

Una de las peticiones que hicieron al gobierno federal es de que los incluyan en el programa de Sembrando Vida.

López Sánchez exigió a Protección Civil que emita el dictamen que verifique que en ese sitio donde vivián las familias era una zona de riesgo.

«Una vez vino Protección Civil pero solamente nos engañaron porque no nos han dado el dictamen», expresó.

Las familias damnificadas advirtieron que en caso de que no haya una solución a sus demandas van a trasladarse a Chilpancingo para realizar una serie de protestas.

El próximo 13 de septiembre se cumplen 9 años de la tragedia ambiental del huracán Ingrid y Manuel.

«Pedimos la intervención del presidente (Andrés Manuel López Obrador) y de la gobernadora (Evelyn Salgado) porque lo único que queremos es vivir en un lugar seguro y con todos los servicios», comentó una señora.

Recordó que la única que los ha visitado es la alcaldesa de Chilpancingo, Norma Otilia Hernández Martínez quienes solo les prometió pavimentarles una calle.

Durante los días 13, 14 y 15 de septiembre del 2013 Ingrid y Manuel azotaron el territorio de Guerrero dejando un saldo oficial de 157 muertos, carreteras y caminos destrozados y miles de viviendas afectadas.

Durante esos tres días de las lluvias hubo una inacción de las autoridades de los gobiernos federal y estatal.

El viernes 13 de septiembre en la noche mientras estaban las lluvias, en la residencia oficial de Casa Guerrero, el entonces gobernador perredista Ángel Aguirre Rivero junto con políticos del PRI y PRD disfrutaban de una cena acompañados por música de mariachi.

Esta cena-fiesta se llevó a cabo después del acto de la entrega de la presea Sentimientos de la Nación que se realizó en la parroquia de La Asunción, en Chilpancingo.

 

Pobladores de la Sierra pactan tregua con delincuentes para evitar más hechos violentos

Texto y fotografía: Jesús Guerrero

Chilpancingo

 

Ante la inacción de las autoridades de gobierno, pobladores de comunidades de una parte de la Sierra de Guerrero pactaron una tregua con grupos criminales para evitar más confrontaciones violentas, informó Víctor Espino Cortés, ex vocero de lis autodefensas de la localidad de Santa Rosa de Lima, municipio de Tecpan, región de la Costa Grande.

Espino Cortés recordó que en el municipio de Zihuatanejo los grupos criminales pretenden cobrar a la ciudadanía por una tregua. Les propuso que tomen el ejemplo de los pueblos de la Sierra de Tecpan y Coyuca de Catalán, donde se organizaron para correr a los delincuentes.

“En la zona de nosotros hubo guerra, pero ahorita, gracias a Dios, ya se pactó una tregua, y ya no entran (los grupos delictivos); nosotros les dijimos aléjate de aquí porque nosotros aquí decidimos”.

Espino Cortés acompañó a unos 40 comisarios de comunidades serranas de Tecpan, Petatlán, Ajuchitlán del Progreso, Atoyac y Coyuca de Catalán a una reunión con funcionarios estatales en Palacio de Gobierno.

En este encuentro estuvieron los titulares de la Comisión de Agua Potable y Saneamiento del Estado de Guerrero (Capaseg) y de la Comisión de Infraestructura Aeroportuaria del Estado de Guerrero (Cicaeg), a quienes las autoridades de los pueblos plantearon la necesidad de la construcción de caminos y también comentaron, aun cuando no son los responsables directos, de la necesidad de que les mejoren la inseguridad pública.

El ex vocero de las autodefensas denunció consideró que es mentira que el gobierno no sepa dónde están escondidos los integrantes de estos grupos criminales.

“Los pueblos deben de apretar a sus gobiernos para que detengan a los delincuentes”, expresó.

En febrero del 2021, Espino Cortés y dos de los autodefensas de Santa Rosa de Lima fueron detenidos por militares por portación de armas para uso exclusivo del Ejército y la Armada de México. Cuatro días después los tres fueron dejados en libertad.

Durante el encierro de Espino Cortés y sus compañeros, los habitantes cerraron la carretera federal Acapulco-Zihuatanejo, a la altura de su localidad, para presionar por la liberación.

En esa ocasión, habitantes del Ejido Guajes de Ayala, del municipio de Coyuca de Catalán, acusaron a Espino Cortés de participar en la tala inmoderada de árboles y de ser responsable de la desaparición de dos personas de la región.

En entrevista en Chilpancingo, Espino Cortés dijo que en las comunidades de esa parte de la Sierra de Petatlán, Tecpan ya no existen como tal las autodefensas porque, según él, la zona ya está pacificada sin la ayuda del gobierno.

En su experiencia como integrante de las autodefensas, Espino Cortés mencionó que el gobierno en vez de ayudarles se les echó encima, aun cuando le apoyaban para combatir la inseguridad.

“Cuando uno se pone a defender como pueblo, uno lucha con los puños o resortera contra la delincuencia que trae muy buen armamento”, dijo.

En la Costa Grande están identificados tres grupos criminales que en otros momentos han hecho alianzas y que después discuten, lo que afecta a la ciudadanía con sus acciones.

En Zihuatanejo, en junio pasado, el servicio de transporte paró, cerraron tortillerías y suspendieron clases en las escuelas por la extorsiones.

Según Espino Cortés en Petatlán y Tecpan ya no hay delincuentes porque la gente se unión para enfrentarlos. “La unión es como una muralla en donde no permites que entre nadie, así se venga el gobierno, los mañosos, tú lo puedes atrancar, porque peleas por la razón y por tu familia”.

Dijo que en esa parte de la Sierra se aplica la ley del pueblo. “La gente de la Sierra no es mala, es buena, pero si alguien hace un mal, pues, te lo chingas. Le dice uno (al delincuente) oye cálmate, vete, pero si ves que anda secuestrando, entonces no queda de otra”.
En la reunión que los comisarios tuvieron con los funcionarios estatales plantearon la necesidad de la construcción de caminos para que la gente pueda comercializar sus los productos básicos que siembran.

En enero pasado, el entonces secretario general de Gobierno, Saúl López Sollano, se reunió con autoridades y habitantes de comunidades de la Sierra. En ese encuentro, el funcionario les dijo a los pobladores que pidieran dinero prestado para la reparación de caminos rurales que fueron dañados por las lluvias.

La gente consiguió un préstamo de 600,000 pesos, pero hasta ahora el gobierno estatal no se los ha devuelto. En la mesa de diálogo de ayer en la sala de juntas de la Secretaría General de Gobierno, los comisarios pidieron la reposición de ese recurso.

En la minuta de acuerdos de la reunión ayer establecieron que para este año las autoridades les repararán los caminos y para 2023 les pavimentarán varias vías que comunican a localidades de una parte de la Sierra.

 

Te puede interesar: Acapulco y Chilpancingo, entre las ciudades más destacadas a nivel nacional por los homicidios dolosos

Salir de la versión móvil