Paratleta guerrerense gana medalla en competencia internacional

Texto: Itzel Urieta

Fotografía: Oscar Guerrero

Chilpancingo

 

Marco Antonio Cortez Molina, integrante del Club de Deporte Adaptado Avispones de Chilpancingo, logró la medalla de bronce en lanzamiento de jabalina en la categoría F56 en el Xalapa 2023 World Para Athletics Grand Prix, en Veracruz.

Marco Antonio es un joven paratleta de 18 años. Utiliza una silla de ruedas para moverse; lo atropellaron el 12 de febrero del 2017, tenía 12 años, y derivado del accidente y por una negligencia médica le amputaron sus piernas arriba de las rodillas.

Cuando ingresó al club, en el que ya tiene dos años, comenzó a practicar basquetbol en silla de ruedas, después, con el apoyo de su entrenador, Diego Cortés Reyna, inició a lanzar disco, bala y jabalina. Se mantiene en estas disciplinas.

El 27 de abril pasado comenzó su participación en el Xalapa 2023 World Para Athletics, un encuentro entre paratletas latinoamericanos.

Marco Antonio se enfrentó a ocho participantes de otros países.

El primer lugar fue para Colombia, el segundo para Panamá y el tercero para México, a través de Marco Antonio, quien se preparó durante todo un año

“Estamos muy contentos porque es el primer evento internacional. Es la primera competencia internacional de Marco, es edad libre y hay personas que llevan toda una vida preparándose para esto”, mencionó Cortés Reyna.

El objetivo del entrenador es continuar con la preparación de Marco Antonio y los demás integrantes del club para que en un futuro la delegación crezca y más representantes de Guerrero acudan a competencias internacionales.

Marco Antonio también participó en otras disciplinas, en la categoría de lanzamiento de disco quedó en 11 de 26 participantes.

El sábado cerró su participación con lanzamiento de bala.

Para lograr el viaje tuvieron apoyo de algunos legisladores y del Instituto del Deporte.

La próxima competencia la tiene programada en agosto, en Ciudad de México.

En noviembre de 2022, Marco Antonio participó en Hermosillo, Sonora, en los Juegos Paranacionales Juveniles, organizados por la Comisión Nacional del Deporte (Conade). Participó en impulso de bala y lanzamiento de bala.

Trajo buenos resultados a Guerrero: en impulso de bala se colocó en segundo lugar rankeado y en lanzamiento de disco ganó la medalla de oro

“Nuestro objetivo es posicionar al estado de Guerrero en el deporte adaptado a nivel nacional e internacional”, agregó el entrenador.

 

Marco Antonio, de un accidente a ganar medallas nacionales

Texto: Itzel Urieta

Fotografía: Oscar Guerrero

Chilpancingo

 

Marco Antonio Cortez Molina tiene 18 años. Pronto ingresará a la universidad, tiene tres opciones de carreras para estudiar.

Las opciones para estudiar son una Escuela Normal para convertirse en docente, Ingeniería Civil o Ingeniería en Computación. Se perfila más por las ingenierías.

Utiliza una silla de ruedas para moverse y realizar sus actividades diarias. A Marco Antonio lo atropellaron cuando tenía 12 años, 12 de febrero del 2017, derivado de ese accidente y de una negligencia médicale hicieron la amputación de sus piernas arriba de las rodillas.

«Mi vida era de lo más normal, hubo un accidente automovilístico y yo estaba en una pared, el carro me presionó hacia la pared», recuerda Marco Antonio.

En el hospital tuvieron un descuido y le dio una gangrena avanzada, lo que le provocó la muerte de tejido corporal, y como consecuencia de la falta de irrigación sanguínea o una infección bacteriana grave, le amputaron ambas piernas.

Entonces cursaba el primer año de secundaria. Después del diagnóstico y la amputación vivió cuatro años en depresión, pero eso no le impidió terminar la secundaria.

Tuvo compañeros comprensivos y solidarios que lo apoyaron en ese proceso escolar y de adaptación. Su familia tampoco lo dejó.

El presidente del Club de Deporte Adaptado Avispones de Chilpancingo, Alejandro González Iturio, lo invitó a integrarse al club. Este es un espacio para que las personas con discapacidad se desarrollen en alguna disciplina deportiva.

Marco Antonio se animó a conocer el club, y desde el primer momento se sintió cómodo y le gustó el ambiente.

«Me gustó mucho el ambiente, convivir con personas con diferentes tipos de discapacidad».

Marco Antonio inició con basquetbol, después se aperturaron otras disciplinas y, entonces, comenzó a entrenar lanzamiento de disco, lanzamiento de jabalina y lanzamiento de disco.

A dos años de su ingreso al club, Marco Antonio ya no tiene depresión y nota muchos cambios y mejoras en su vida, tanto físicas como emocionales.

«Empecé aquí a hacer deporte y me empecé a independizar, a salir solo. Empecé a hacer las cosas de aseo personal por mi cuenta».

Diego Cortez Reyna, el entrenador del club, practica con Marco Antonio sus disciplinas, desde que le propuso iniciarse en este espacio.

Campeón nacional

Marco Antonio ya es campeón nacional y una promesa para el deporte adaptado en Guerrero.

En noviembre de 2022 participó en Hermosillo, Sonora, en los Juegos Paranacionales Juveniles, organizados por la Comisión Nacional del Deporte (CONADE). Participó en impulso de bala y lanzamiento de bala.

Marco Antonio trajo buenos resultados, en impulso de bala se colocó en segundo lugar rankeado y en lanzamiento de disco ganó la medalla de oro.

En esa competencia tuvo una «experiencia bonita» y fue la primera vez que viajó en avión.

Le tocó competir con un atleta que llevaba cuatro años consecutivos con medallas de oro, eso no fue obstáculo para que Marco Antonio lograra una medalla para el estado de Guerrero.

Esa fue su primera medalla y su primera competencia nacional.

En marzo fueron los 44 Juegos Nacionales Deportivos en Silla de Ruedas y Amputados, Uruapan 2023. En esta competencia Marco Antonio no logró ninguna medalla, sí obtuvo buenos resultados y se colocó entre los mejores a nivel nacional.

Participó en impulso de bala, lanzamiento de jabalina y lanzamiento de disco. En la primera disciplina obtuvo el tercer lugar rankeado; los lugares rankeados no alcanzan medalla porque hay una marca de premiación; tienen que alcanzar esa marca para lograr medalla.

En el lanzamiento de disco y jabalina se posicionó entre los mejores 10 atletas a nivel nacional.

Marco Antonio quiere conseguir más medallas y se prepara para su próxima competencia en Jalapa, Veracruz, el 26 de abril próximo.

«Mi meta es llegar a unos juegos paralímpicos y a un internacional representando a México. Todo se puede en esta vida, querer es poder».

 

Edith Nájera y su esfuerzo que la convirtió competidora nacional en atletismo

Texto: Itzel Urieta

Fotografía: Oscar Guerrero

Chilpancingo

“Me soñé con una prótesis y me soñé con una familia y, dije, lo voy a lograr. Voy a estar bien y voy a tener una familia”, así lo  decretó Edith Nájera Nájera mientras estaba en terapia intensiva después del accidente en motocicleta donde perdió la pierna izquierda.

El 12 de junio de 2015, Edith viajaba con otra persona en motocicleta; se dirigía a su trabajo. A la altura del Congreso local se impactó: “quedé atrapada en la defensa, como ahí me quedé mi pierna izquierda se me fue desgastando en el pavimento”.

Después del accidente la trasladaron al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), el más cercano. Ese mismo día le hicieron la cirugía de la pierna; no pudieron salvársela.

Necesitó otras cirugías y la trasladaron al hospital Vicente Guerrero, en Acapulco, donde estuvo hospitalizada unos cuatro meses.

Edith cree que sus pensamientos –que nombra como sueños– mientras estaba en terapia intensiva la motivaron o ayudaron a no caer en depresión. Adaptarse a su nueva condición no fue fácil, pero contó con el apoyo de su familia, que siempre la hacía valorar que está viva.

En la actualidad Edith usa una prótesis y es mamá de Juan, quien tiene cuatro años.

Consiguió la prótesis en par de meses después de la alta del accidente con gestiones que hizo ante legisladores, y acudió a terapias para adaptarse a ella. Ya sabía qué quería hacer.

Desde antes ella practicaba basquetbol, voleibol y solía correr. Retomó el basquetbol, se apuntó natación, y volvió a correr en pista.

Ingresó al Club de Deporte Adaptado Avispones de Chilpancingo hace un año por invitación de un primo. “Siempre voy a estar eternamente agradecida con él (su primo) por haberme acercado aquí”.

El entrenador del club, Diego Reyna Cortez, le comentó sobre la competencia de los 44 Juegos Nacionales Deportivos en Silla de Ruedas y Amputados Uruapan 2023.

“Mi entrenador Diego me dijo que iba a haber unos juegos nacionales, me preguntó si quería ir y le dije claro que sí, vamos a probar la prótesis porque estaba nueva”. La animó y determinó para competir en la carrera de los 100 metros planos.

Edith entrenó dos meses antes de la competencia. Al llegar a Uruapan vio que había muchas personas en su misma condición lo que terminó por animarla. “A mí me motivó mucho hablar con personas que tienen otras discapacidades y también compiten, uno puede pensar que están limitados, pero no, los límites solamente están en tu cabeza y tú te los pones”.

En el momento de la competencia Edith estaba nerviosa, le sudaban las manos, pero su mirada estaba puesta en la meta.

En ese momento no pensó si las otras competidoras llevaban más o menos años de entrenamiento que ella, estaba concentrada en correr y disfrutar. Uno de sus compañeros le dijo, “es tu primera vez en competencia, disfruta”.

“Corrí y gané. Al último saqué un grito desde dentro, sentí que me liberé”.

Edith logró la medalla de oro en esa competencia, la medalla se la dedicó a ella misma por todo su esfuerzo.

El objetivo de Edith es continuar en el atletismo, participar en más competencias, representar al estado de Guerrero y ganar más medallas.

Ahora se prepara para una competencia de agosto próximo en Ciudad de México; espera traer otras medallas.

“No siempre vamos a estar mal, el sol vuelve a salir. Todo en esta vida tiene un propósito”.

Salir de la versión móvil