Funcionario del ayuntamiento de Chilpancingo es acusado de acoso laboral

Texto: Jesús Guerrero

Fotografía: Especial

Chilpancingo

 

El director de Atención Inmediata del Ayuntamiento de Chilpancingo, Prisciliano Díaz Bravo, envío como castigo a trabajadoras al relleno sanitario porque se quejaron de maltrato laboral.

Las dos trabajadoras,  que pidieron omitir sus nombres, dijeron que cuando ellas laboraban en las oficinas aquí en Chilpancingo sufrían acoso laboral del funcionario municipal que presume tener una amistad cercana con la alcaldesa Norma Otilia Hernández Martínez.

«No nos permitía (Díaz Bravo) siquiera salir a almorzar y nosotras nos inconformamos y eso fue el motivo de que nos comisionara a trabajar en el relleno sanitario que está en la comunidad de Metlalapa», dijo la empleada.

Las dos empleadas laboran en el turno matutino. Dijeron que uno de sus compañeros que cubre las horas de la tarde paga de su propia bolsa su pasaje de transporte de traslado y de regreso.

«Aquí es una zona muy peligrosa porque es de manera continua que hallan cadáveres de personas tiradas en el libramiento Chilpancingo-Tixtla o incendian vehículos», afirmó la trabajadora.

Dice que ellas dos y su compañero cobran a los vehículos particulares que depositan basura en el relleno sanitario.

La trabajadora dice que tienen mucho miedo de que algo les pueda ocurrir ya que es un lugar donde ellas están solas porque pueden sufrir alguna agresión sexual o de otro tipo.

«En este lugar donde estamos vienen muchos hombres a beber y a drogarse y aquí no hay policías en el relleno sanitario», dijo.

Contó que lo que hasta el momento les ha ocurrido es enfermarse de gripa, tos e incluso les han picado algunos animales no venenosos.

Las dos mujeres y el compañero de ellas se protegen en una galera de madera donde se filtra el agua de la lluvia.

Afirmó que el salario que perciben es de dos mil 500 pesos a la quincena pero de ahí tienen que agarrar para pagar sus pasajes.

«Somos empleadas de lista de raya y formalmente no estamos reconocidas laboralmente por el ayuntamiento y en cualquier momento nos pueden despedir sin darnos ninguna liquidación».

Las trabajadoras no tiene ninguna prestación social, como seguro médico, vacaciones, aguinaldo.

Contó que ella participó en la campaña política de la alcaldesa y que por eso le dieron este empleo.

«Nosotros estábamos bien trabajando en la oficina pero por rebelarnos ante los abusos que nos hacía nuestro jefe nos castigaron».

El pasado fin de semana una de las dos trabajadoras empezó con gripa y tos y en vez de que su jefe le autorizara, aunque sea, un día de descanso la obligó a que trabajara.

Los malestares de salud seguían y la trabajadora acudió a un módulo de Covid-19 para realizarse la prueba.

En las redes sociales del ayuntamiento, Díaz Bravo presume las acciones del gobierno municipal.

Además publica fotografías en las que aparece con la alcaldesa Norma Otilia presumiendo la buena amistad que tienen.

«El (Díaz Bravo) nos dijo que decidió enviarnos al relleno sanitario porque recibió esa orden de la presidenta municipal», denunció una de las empleadas.

 

Mujeres periodistas de Chilpancingo exigen cese a la violencia y acoso laboral

En la marcha también participaron familiares de la videobloguera de sátira política, Pamela Montenegro. Las mujeres periodistas en México, dijo Alina Navarrete, constatan a diario los múltiples tipos de agresiones, amenazas y riesgos que a lo largo y ancho del país que se ciernen en contra de ellas en el desempeño de su trabajo, del derecho a informar


Texto: Beatriz García

Fotografía: Óscar Guerrero

9 de marzo del 2022

Chilpancingo

 

Mujeres periodistas de Chilpancingo marcharon en la capital para exigir cese a la violencia y acoso laboral en el marco del 9M, el paro nacional de mujeres, un día sin nosotras.

En el contingente también participaron familiares de la videobloguera, Pamela Montenegro del Real, quien fue asesinada el 5 de febrero del 2018 en Acapulco, exigiendo justicia por el caso que sigue en la impunidad a cuatro años.

“¡Reporteras informando también están luchando!”, “¡Ni una más, ni una más, ni una asesinada más!”, “Libertad, libertad a la prensa, libertad!”, fueron algunas de las consignas que las periodistas lanzaron en el trayecto de la marcha que comenzó en la explanada del Monumento al bicentenario, en la avenida Insurgentes, al norte de la ciudad.

Las reporteras nombraron a las cuatro periodistas asesinadas durante lo que va de la administración del presidente, Andrés Manuel López Obrador: Norma Sarabia Garduza, asesinada en Huamanguillo, Tabasco; María Elena Ferral Hernández, asesinada en Papantla, Veracruz; Mitchell Simón, en Ciudad de México y María de Lourdes Maldonado López, en Tijuana, Baja California.

“Nos queremos vivas e informando”, dijeron las colegas.

En el 2017, las reporteras de Chilpancingo se integraron simbólicamente a la huelga global en defensa de los derechos y la justicia para las mujeres. Desde entonces se pronunciaron al día siguiente, los 9 de marzo, día en el que también se hace el llamado al paro nacional de mujeres.

Sin embargo, es el tercer año consecutivo, en el que además, toman las calles de la ciudad y hace visible la violencia contra ellas.

La marcha siguió por las avenidas Juárez, Ignacio Ramírez y Miguel Alemán, para llegar al Parque Unidos Por Guerrero, para hacer parada en el monumento que las periodistas renombraron como Violetas del Anáhuac, un lugar que ahora simboliza la lucha y la exigencia de las colegas en la entidad.

“Presentamos la noticia procurando una sociedad más igualitaria, y frente una realidad que avasalla los esfuerzos en la defensa y el acceso a la justicia de las mujeres, nos sumamos a las protestas del 8M para reivindicar nuestros derechos”, es parte del pronunciamiento que leyó la reportera, Alina Navarrete Fernández.

Este camino ha permitido a las reporteras comenzar un diálogo sobre las difíciles condiciones a las que se enfrentan y así vincularse con los movimientos de mujeres periodistas en el país, como en el caso de la Red Nacional de Periodistas.

Las mujeres periodistas en México, dijo Alina Navarrete, constatan a diario los múltiples tipos de agresiones, amenazas y riesgos que a lo largo y ancho del país que se ciernen en contra de ellas en el desempeño de su trabajo, del derecho a informar y de ejercer ambos de manera segura, sin riesgo para su integridad, seguridad física, emocional, económica y de sus familias.

Es cada vez más frecuente carecer de un contrato por escrito que establezca la relación laboral con las empresas, las prestaciones sociales son nulas y se trabaja sin acceso a servicios de salud, vivienda, o guarderías y eso también es violencia, de la que poco se habla, enunció la reportera como parte de las violencias que enfrentan las colegas.

Tanto para Alina como para las que participaron en la actividad, según postularon mediate su posicionamiento colectivo: se debe dejar de ver el ejercicio periodístico como sinónimo de precariedad, de penurias y violencia.

No hay justicia para Pamela Montenegro “Nana Pelucas”

La hermana de Pamela Montenegro, Ana Guerra del Real, en su participación, externó las gracias a las colegas que alzaron la voz para exigir justicia por la comunicadora.

Recordó que cuando fue asesinada su hermana, el entonces fiscal Javier Olea Peláez, a hora y media del hecho, dijo que había sucedido por las notas de sátira política que subía a su página web, además de que era parte de un grupo criminal. Es decir, para su hermana, Olea criminalizó y revictimizó a Pamela.

Denunció que a raíz de la exigencia de justicia por su hermana, hombres armados la retuvieron ilegalmente por tres días, posteriormente la abandonaron en un lugar solitario y huyó de Acapulco, además de que la despidieron de su trabajo en el gobierno del estado.

Exigió que el hijo de su hermana sea integrado al Fondo de Apoyo a Periodistas (FAP) del gobierno del estado. Lamentó que este beneficio sí se lo han dado a los familiares de periodistas hombres asesinados, pero no ha sido así con Montenegro del Real.

El mitin culminó con consignas en apoyo a Pamela Montenegro. Las reporteras encendieron luces de bengala moradas y verdes.

Te puede interesar: Ocho mujeres en la Montaña baja: en su lucha contra la violencia defendien derechos y hacen poesía

Acusan a funcionaria del ayuntamiento de Chilpancingo de acoso laboral

Para este miércoles las trabajadoras realizarán una marcha por las calles de esta ciudad para pedir un diálogo con la alcaldesa Norma Otilia Hernández Martínez


Texto y fotografía: José Miguel Sánchez

8 de febrero del 2022

Chilpancingo

 

Un grupo de trabajadoras protestaron para exigir la destitución de la secretaria general del ayuntamiento de Chilpancingo, Xóchitl Heredia Barrientos, a quien acusan de abuso de poder y acoso laboral.

Las empleadas se manifestaron frente al ayuntamiento, donde denunciaron que la alcaldesa morenista Norma Otilia Hernández Martínez ya sabe de su inconformidad pero que sigue manteniendo en el cargo a la funcionaria.

La representante de la sección XIV del Sindicato Independiente de Trabajadores, Ofelia Monserrat Valenzo Aguilar, dijo que sus compañeras no pueden ir a desayunar o ir al baño para realizar sus necesidades fisiológicas porque de inmediato Heredia Barrientos las regaña.

Es la segunda vez que se manifiestan por el mismo motivo, pero les preocupa que no sean atendidas por la alcaldesa, dijo la líder del sindicato.

«Queremos que se vaya porque humilla en público a las compañeras, las ofende y les habla con groserías», expresó Valenzo Aguilar durante la protesta que realizaron sus compañeras afuera de la alcaldía capitalina.

Dijo que ya se entregaron tarjetas informativas a la alcaldesa.

Incluso la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Guerrero (CDHEG) ya emitió una recomendación a Hernández Martínez, pero no la ha acatado.

Para este miércoles las trabajadoras realizarán una marcha por las calles de esta ciudad para pedir un diálogo con la alcaldesa.

 

Salir de la versión móvil