Semefo sólo tiene una camioneta y, en malas condiciones, para recoger cadáveres

La PIM presta unidades, pero los trabajadores temen sufrir una emboscada


 

Texto y fotografía: Amapola Periodismo

22 de octubre del 2019

Chilpancingo

 

El Servicio Médico Forense (Semefo) de Chilpancingo tiene una sola camioneta, y con varias fallas mecánicas, para ir a recoger cadáveres, razón por la cual la Policía Investigadora Ministerial (PIM) les presta unidades para hacer esa labor, denunciaron trabajadores.

 

Guerrero, de acuerdo con cifras del Secretario de Seguridad Pública, registró los últimos ocho años, una tasa de homicidios de 5.73 por cada cien mil habitantes, hasta mediados de este 2019 que comenzó a disminuir y en septiembre presentó la más baja de todo este tiempo, tres por día.

 

El Semefo de Chilpancingo recoge cadáveres de hechos violentos que ocurren en la región Centro, Montaña alta y Montaña baja, además de la Sierra.

 

Cada vez que el personal sale a recoger cadáveres en unidades de la PIM, situación que ocurre así desde hace dos meses, corre riesgos por que van sin ningún tipo de protección, como chalecos antibalas, únicamente un gafete para identificarse.

 

Durante el trayecto, o de regreso, los trabajadores del Semefo pueden sufrir una emboscada por parte de los delincuentes. "Pero además no estamos preparados para ese trabajo que realizan los policías ministeriales", expresó uno de los entrevistados.

 

Además, la Secretaría de Salud no ha pagado los viáticos de septiembre y parte de octubre, por lo que ellos han tomado de sus recursos dinero para trasladarse a lugares donde hay enfrentamientos o asesinado a alguna persona.

 

"En Chilpancingo, se contaba con tres vehículos pero actualmente hay sólo una unidad que se la pasa más en el taller mecánico que en las calles", contó un trabajador.

 

Una de las tres camionetas que tenían se la asignaron al director de finanzas del Semefo, Rodolfo Ramón Wong; la segunda, la enviaron a Acapulco porque en el puerto ocurren dos o tres asesinatos diarios, y al Semefo de Chilpancingo sólo se quedó con una unidad que registra varias fallas mecánicas por lo que seguido la envían a reparación.

 

La falta de unidades del Semefo se notó el pasado viernes 18 de octubre. Ese día hubo tres asesinatos; dos en Zumpango y otro más en una calle céntrica de Chilpancingo. El personal forense llegó en unidades de la PIM porque el centro forense no tenía su camioneta

disponible.

 

 

El 16 de septiembre del 2018, en la comunidad de Mezcala, del municipio de Zumpango de Neri luego de que se registró un enfrentamiento a balazos entre policías estatales y un grupo de civiles armados que dejó un saldo de tres muertos por parte de éstos últimos, habitantes de este poblado incendiaron una camioneta del Semefo.

 

Los trabajadores del Semefo acudieron a esta localidad a recoger los tres cadáveres, pero la multitud que estaba muy enojada les quitó el vehículo y lo incendiaron. Los tres cadáveres fueron trasladados en una camioneta de la Policía Ministerial.

 

Desde entonces, las autoridades de la Secretaría de Salud no han comprado una nueva camioneta.

 

En agosto de este año, los trabajadores se negaron a realizar levantamiento de cadáveres en el municipio de Tixtla luego de que los amenazaron en una manta que el crimen colgó en las calles de Chilpancingo.

 

El personal de esta unidad forense acompañados por la dirigente de la Sección 36 del Sindicato de Trabajadores de la Secretaría de Salud, Beatriz Vélez, tuvieron una reunión con el secretario de Salud, Carlos de la Peña Pintos, quien les dijo que no habría ninguna sanción contra algún trabajador que no quisiera ir a Tixtla para recoger algún cadáver o cadáveres. Además de que tendrían medidas de seguridad.

 

Los trabajadores del Semefo reconocen que muchas de las demandas que han planteado a las autoridades han sido cumplidas, pero el pago de viáticos y más unidades para trasladarse aquí en la capital o a otros municipios son tareas pendientes. Desde el 2017, los trabajadores de las unidades forenses de Acapulco y Chilpancingo,

 

protestan por demandas salariales, dotación de equipo y suficientes vehículos. "A veces recogemos dos o tres cadáveres al día", contó uno de los entrevistados.

 

 

Los cadáveres son trasladados al Semefo y el personal médico forense es el que realiza las necropsias para determinar las causas de muerte. Según informes oficiales, en las unidades del Semefo de Iguala, Acapulco y Chilpancingo, había almacenados hasta julio de este año, 921 cadáveres sin reconocer.

 

 

 

 

 

Este trabajo fue elaborado por el equipo de Amapola. Periodismo transgresor. Se autoriza su reproducción siempre y cuando se cite claramente al autor.