Retienen a trabajadores de Sembrando Vida en El Durazno, Coyuca de Catalán

Dos mujeres y un varón, los retenidos. Los habitantes de El Pescado temen por la vida del muchacho; exigen la presencia de corporaciones policiacas


 

Texto: Sergio Ocampo y Vania Pigeonutt

Fotografía: Jesus Guerrero / Archivo 

16 de julio del 2021

Chilpancingo

Tres trabajadores del programa Sembrando Vida fueron retenidos por presuntos hombres armados en la comunidad de El Durazno, Coyuca de Catalán, municipio de la región de la Tierra Caliente, en donde se han presentado los últimos desplazamientos forzados internos masivos.

 

Vía telefónica, el secretario de los Bienes Comunales del Ejido Guajes de Ayala, Javier Hernández, denunció que los trabajadores son tres: dos hermanas y un joven que se dirigían a mediodía del jueves a la comunidad de El Pescado, ubicada en el mismo municipio, para elaborar el padrón de ejidatarios que serán beneficiarios del programa federal Sembrando Vida. El Durazno, se entiende, está antes de El Pescado.

 

Son cinco empleados del programa que busca erradicar la pobreza, al mismo tiempo de reforestar territorios, viajaban con los compañeros que estás retenidos. Estos cinco sí pudieron llegar hasta El Pescado y, al parecer, son los que denunciaron la retención.

 

“Los jóvenes están muy asustados y por eso estamos pidiendo la intervención de la Guardia Nacional, y del gobierno estatal”, dijo el secretario comunal.

 

Siguió: “Hasta ahorita no hay rescate ni muestras o algo de algún rescate que hayan pedido. Los que pudieron llegar comentan que habían pasado la localidad de El Durazno, cuando les da alcance una camioneta cargada de gente armada y dos cuatrimotos con gente armada; los bajaron, los pararon, les esculcaron el vehículo, una RAM modelo nuevo, propiedad de Sembrando Vida”.

 

Dijo que desde ayer, la comisaria de El Durazno, Mariflor Chávez Peñaloza, se comprometió con apoyar a que regresen los jóvenes a El Pescado, pero no hay ninguna garantía de que ocurra

 

“Ella les dijo que se hacía responsable de regresarlos sanos y salvos, pero ayer como a las 12 hablaron con ella, la que viene a cargo de este grupo, y ya todo contrario, les dijo que estaban bien dos chicas y del chavo no se hacía responsable, todo lo contrario a lo que argumentó el día de ayer”, agregó.

La autoridad comunal teme de que algo le ocurra el joven, porque es en ese lugar donde se han llevado y matado a los varones de la región.

 

Las autoridades estatales de Sembrando Vida ya tienen conocimiento de los hechos y por eso es necesario, insistió, que haya presencia de la Guardia Nacional. “La vida del muchacho está en la cuerda floja”, advirtió.

 

El dirigente comunal recordó que durante los últimos meses ha denunciado la situación de violencia que viven los pueblos de la sierra de Coyuca de Catalán y de Guerrero. “Los muchachos venían a trabajar con los compañeros ejidatarios que quieren dejar el cultivo de amapola, por el de árboles frutales. Queremos ya vivir en paz y por eso le pedimos al presidente Andrés Manuel López Obrador que intervenga”, insistió.

 

Amapola. Periodismo transgresor buscó a la Coordinación de Sembrando de Vida y corroboraron que están revisando el asunto.

Tags
mascar