Pone a pelear a morenistas y perredistas desalojo a alcaldes en CDMX

Diputada de Morena llama a salvar a municipios de “ratas diezmeras” y “mañosos” como Evodio


 

Texto: Marlén Castro

Foto: Amapola

23 de octubre de 2019

 

Chilpancingo

 

La intervención de la diputada perredista Perla Edith Martínez Ríos encendió la tribuna. Subió para quejarse del desalojo de los alcaldes en Palacio Nacional que se registró la mañana del martes en Ciudad de México. Reforzó su discurso con un letrero que decía: Salvemos a los municipios.

En respuesta, la diputada morenista Mariana Guillén convocó a salvar a las alcaldías pero de las “ratas diezmeras” y de “mañosos” como Evodio (Velázquez), ex alcalde de Acapulco, quien todos saben es el esposo de Perla Edith.

Los adjetivos de la legisladora generaron una llamada de atención por parte del presidente de la Mesa Directiva, Alberto Catalán, quien la conminó a usar sinónimos.

 

Así comenzó todo.

Al principio de la sesión, el pleno del Congreso se enfrascó en una lucha de fuerzas para que el desalojo de los alcaldes con gases lacrimógenos en la puerta del Palacio Nacional, a donde acudieron a exigir incremento del 10 por ciento en sus participaciones, se incluyera en la orden del día.

El coordinador de la bancada del PRD, Bernardo Ortega, llevó la propuesta al pleno. Pidió la palabra y desde su curul abrió el debate y, con él, una nueva demostración de fuerzas entre la mayoría simple morenista y el resto de los partidos, que han hecho un solo bloque, para votar en contra iniciativas de la fuerza predominante.

Se sometió a votación. La bancada morenista perdió. Sólo había 20 legisladores y aunque todos votaron en bloque, del otro lado, PRD, PRI, Verde Ecologista y PT sumaron 21, a favor, gracias al voto del legislador que se declaró independiente, Servando Salgado, antes incluido en la bancada de Morena.

El tema quedó anotado para ser tratado en tribuna en el último punto del orden del día: asuntos generales.

Cuando llegó el momento, quien subió a tribuna fue Perla Edith Martínez, a quien los diputados, hombres y mujeres, ceñidos a las prácticas patriarcales, se refieren como “la esposa de Evodio”, incluso sus compañeros de bancada. Antes de ocupar esta curul en la 62 Legislatura, Martínez estuvo fuera de los escenarios políticos, y cuando formaba parte de ellos, estaba presente como la consorte del ex alcalde acapulqueño Evodio Velázquez.

Martínez indicó que el desalojo de los munícipes estaba fuera de toda lógica e hizo comparaciones entre este hecho y lo que ocurrió en Culiacán la semana pasada. “¿Esta es la paz que dice buscar y construir el presidente de México?”.

Los ánimos entre los legisladores morenistas ya estaban algo encendidos desde que el PRD, en voz de la legisladora Dinma Salgado Apátiga–a quien también conocen como “la esposa de Víctor Aguirre”, otro perredista– propuso un exhorto para que el gobierno del estado incrementara a 2500, en vez de 1200, un apoyo que otorga a pescadores y buzos de Acapulco cuando hay marea roja.

El legislador Moisés Reyes Sandoval–a él no se refieren como el esposo de sino como “el sobrino de Pablo” (Amilcar Sandoval Ballesteros) el delegado estatal del gobierno federal– fue exhibido como traidor en el área de lobby del edificio camaral por las organizaciones de pescadores y buzos que acudieron al Congreso a ver cómo era votado el exhorto que les concernía.

La bancada de Morena votó en contra del exhorto como un asunto de urgente y obvia resolución, por lo que se fue a comisiones. Ahí, el PRD, fue el único que votó a favor, granjeándose a los buzos y pescadores.

Cuando Martínez comenzó a recriminar la actuación del gobierno federal contra más de 200 alcaldes que en la mañana exigían ser recibidos por el presidente Andrés Manuel López Obrador y fueron retirados con gases lacrimógenos, los morenistas comenzaron a gritar desde sus curules. Pedían a la mesa directiva que les permitiera intervenir para hacer preguntas a la perredista, pero Catalán pasó por alto las solicitudes, en cambio, pidió silencio para que la legisladora pudiera terminar.

Cuando terminó de hablar Martínez, su compañero de bandada cedió la palabra a la morenista Nilsan Hilario Mendoza y ésta aprovechó bien el micrófono en su poder. Dijo que los alcaldes querían más presupuesto para las campañas de sus esposas y concubinas, y que generalmente, los alcaldes entran pobres y salen millonarios. Aunque la acusación era grave no caldeó tanto los ánimos como lo que a continuación subió a decir Marina Guillén.

A Guillén parecía haberla enojado tanto Martínez que, si hubieran estado cerca y en otro lugar, una cosa diferente hubiera acontecido. Pero estando en el Congreso sólo le quedó escupir dardos envenenados a las tribunas. “Salvemos a los municipios de esas ratas diezmeras” dijo para hacer eco del llamado de la perredista a salvar a los municipios, quizá refiriéndose al porcentaje del 10 por ciento que, ha sido denunciado, se lo quedan los alcaldes del presupuesto que reciben para obras.

Como se conocen con Martínez, ambas son acapulqueñas, y sabía que estaba hablando con la esposa de un ex alcalde, Guillén recordó las cuentas pendientes de Evodio en el ayuntamiento porteño y sentenció: “de esos mañosos son de los que hay que salvar a México”.

La llamada de atención del presidente de la Mesa Directiva fue para que en lugar de palabras como ratas, cuyo uso denigraba la tribuna, usara sinónimos: bien podrían ser hurtar, rapiñar,pillar, extraer, sacar,depredar, despojar, pero no ratear. Las carcajadas ante la petición absurda estallaron en las galerías.

Varias legisladoras y legisladores desde sus curules pidieron a Guillén respeto a la tribuna. La mesa abrió el micrófono a la priísta Alicia Zamora para sumarse a este llamado.

Guillén, la legisladora con apariencia de colegiala: lentes, pelo acicalado, rostro sin maquillaje– ya se había sentado cuando Catalán, el hombre del cartel espectacular en el que anunció que sería el presidente de la Mesa Directiva durante 2019, la llamó a usar otro lenguaje.

Desde su curul, Guillén tomó el micrófono. Dijo que se desdecía de la palabra ratas porque era ofensivo para los animales.

Pasaron otros y otras a la tribuna, redundando sobre el mismo tema, pero el intercambio rasposo entre Martínez y Guillén fue la cereza del día.

 

 

 

 

 

 

Este trabajo fue elaborado por el equipo de Amapola. Periodismo transgresor. Se autoriza su reproducción siempre y cuando se cite claramente al autor.