Nueva esperanza, el último refugio

Texto: Lizette Galeana

Video: Lizette Galeana, Cristian Ávila y Héctor Peralta

 

 

Coyuca de Benítez

 

La Nueva esperanza desde hace catorce años atiende a personas en situación de calle o que fueron abandonadas por sus familias. No reciben apoyo gubernamental, opera con muy pocos recursos que reciben de la sociedad. Eso poco lo estiran al máximo para cubrir las necesidades de sus residentes, en especial, la administración diaria de medicamentos.

Está ubicado en el poblado Bajos del Ejido, municipio de Coyuca de Benítez, en la Costa Grande de Guerrero. Lo atienden tres personas.

La Nueva esperanza comenzó casi sin nada. La casa que se convirtió en albergue, primero fue rentada, después los dueños la donaron, cuenta su directora, Rosario Santos Santos. Ahora siguen igual: operan sin casi recursos. Los pocos los obtienen de un bazar improvisado de ropa usada y de las donaciones de la sociedad civil, y muchos de los alimentos viene de los comerciantes del mercado de la localidad.

A pesar de las carencias, el ánimo de la casa hogar no decae.

 

 

 

 

 

Este trabajo fue elaborado por el equipo de Amapola. Periodismo transgresor. Se autoriza su reproducción siempre y cuando se cite claramente al autor.