“No pude dormir, pensé que nos vendrían a desalojar”, relata trabajador que veló fuera de Palacio

Son unos 60,000 empleados, entre burócratas, personal de salud, policías y bomberos, los que están en paro de labores a casi una semana de que Astudillo Flores deje el cargo. A todos les adeuda salarios y prestaciones


 

Texto: Jesús Guerrero

Fotografía: José Luis de la Cruz (Portada) y Oscar Guerrero

6 de octubre del 2021

Chilpancingo

 

Un trabajador estatal que por primera vez en su vida participa en una protesta social cuanta que sintió miedo permanecer fuera del Palacio de Gobierno durante la noche del martes y madrugada de este miércoles.

"Tenía el ojo bien pelón viendo para todos lados porque sentía que el gobierno nos iba a desalojar", contó el burócrata, quien pide que se omitiera su nombre.

Desde el martes pasado, los trabajadores que laboran en las diversas secretarías del gobierno estatal pararon labores y cerraron los tres accesos del edificio para exigir a la administración saliente que encabeza Héctor Astudillo Flores, salarios y otros beneficios económicos.

"Nosotros dormimos acá afuera del Palacio pese a que durante casi toda la noche del martes y madrugada del miércoles estuvo lloviendo”, dijo Carlos Antonio López, otro trabajador.

Los empleados que están en las categorías de supernumerarios, lista de raya, por contrato o que son de confianza y laboran en el edificio que es sede del Poder Ejecutivo en Guerrero tuvieron una reunión este martes con el subsecretario de Administración y Finanzas, Armando Soto Díaz, quien finalmente no les resolvió sus demandas.

El funcionario enviado por Astudillo Flores les mencionó de la posibilidad de que este miércoles liberaran los recursos y les resolvieran sus demandas, de lo contrario debían esperar el próximo lunes.

"Decidimos quedarnos aquí en Palacio pese a las inclemencias del tiempo y no irnos a nuestras casas y esperar desde allá que nos llegara el depósito a nuestras tarjetas bancarias", mencionó Carlos Antonio López.

Cada grupo de trabajadores, explicó, tiene sus propias demandas, por ejemplo, el personal de confianza y los supernumerarios quieren su bono sexenal, bono por el Día del Servidor público y sólo algunos de ellos reclaman el pago por estímulo de años de antigüedad en el servicio público.

"Los trabajadores que sí están más jodidos que nosotros son los de lista de raya porque a ellos se les paga cada mes, no tienen ninguna prestación social y actualmente les deben tres meses de salario", contó.

Antonio López contó que en su caso, un trabajador supernumerario, sólo goza de servicio médico en el ISSSTE, pero no tiene derecho a un crédito para vivienda, automóvil o un préstamo económico.

"A los trabajadores que sí les va muy bien en el gobierno del estado son a los basificados, ya que ellos tienen bonos, aguinaldo, vacaciones tres veces al año y todas las prestaciones del ISSSTE y por eso ellos que son menos en número, no participan en la protesta", mencionó.

En la primera noche que los trabajadores durmieron fuera de Palacio de Gobierno tuvieron miedo de que llegaran policías estatales antimotines y los desalojaran.

"Yo estaba con el ojo bien prendido viendo para todos lados para ver si no venía la policía a quitarnos de aquí", dijo una empleada de lista de raya. "Yo tengo a mis hijos, soy madre soltera y me deben tres meses", agregó.

Al paro de labores casi por las mismas demandas se sumaron los trabajadores del Poder Judicial, del Centro de Rehabilitación Integral de Guerrero (CRIG), del DIF Estatal, del Instituto Estatal para la Educación de Jóvenes y Adultos del Estado de Guerrero (IEJAG) y de la Comisión de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento del Estado de Guerrero (Capaseg).

También los empleados de Radio y Televisión de Guerrero (RTG), del Instituto de Vivienda y Suelo Urbano (Invisur) y de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, quienes cumplieron tres días en paro de labores y mantienen cerradas las oficinas de sus lugares de trabajo. En el caso de RTG, desde el fin de semana los trabajadores tienen la señala fuera del aire.

Los trabajadores movilizados además cerraron los edificios Vicente Guerrero y Juan N. Álvarez, ubicados en el centro de Chilpancingo, en donde están más oficinas del gobierno estatal.

Los burócratas de las dependencias del gobierno estatal y los organismos públicos descentralizados permanecen las 24 horas fuera de las oficinas en espera de que les paguen, sólo así, advirtieron, regresarían a sus labores.

 

Marchan bomberos y lanzan acusaciones contra Astudillo

Bomberos del estado–quienes son trabajadores de la Secretaría de Protección Civil –que tienen tomadas las oficinas centrales y de las regiones realizaron una marcha que partió de su edificio ubicado al sur de esta ciudad.

Son 350 trabajadores de esta Secretaría que plantea solución a 17 demandas, entre ellas, aumento salarial, pago de bonos, uniformes, nuevas unidades para brindar auxilio a la ciudadanía.

"Durante todo su sexenio el gobernador Astudillo no nos ha proporcionado equipo para trabajar y brindar buena atención a la ciudadanía", dijo uno de los bomberos a través de un megáfono durante la marcha.

Los trabajadores hicieron una parada frente al Congreso local en donde se encontraron con un grupo de policías estatales, quienes también protestaban.

"Somos un total de 5,000 policías que nos deben un mes de viáticos y lo único que ha dicho el secretario de Seguridad Pública, David Portillo Menchaca, es de que no hay dinero y que incluso ganamos 9,000 pesos a la quincena, eso es una total mentira", dijo el agente Miguel Ríos Pérez.

El policía que encabezó la protesta afuera del Congreso local, denunció que desde hace dos años el gobierno estatal no ha pagado el seguro de vida a los familiares de 13 agentes que murieron a balazos en distintos municipios de Guerrero al ser emboscados por los grupos delictivos.

"Hay un compañero que perdió un brazo durante un enfrentamiento y no le ayudan”, agregó.

En las cartulinas que mostraron los policías estatales y familiares de algunos de estos, se exigía patrullas, uniformes, chalecos antibalas y aumento salarial.

Cerca de las 13 horas, los bomberos que marcharon con sus uniformes desgastados regresaron a las instalaciones de la Secretaría de Protección Civil en donde permanecen en plantón.

A su vez, médicos, enfermeras y administrativos cumplieron 15 días en paro de labores y mantienen cerrados 14 hospitales y 400 centros de salud en dónde solamente se brinda atención a urgencias médicas y enfermos de Covid 19.

Los trabajadores de salud exigen el pago del Fondo del Estado de Guerrero de Ahorro Capitalizable.

Son unos 60,000 trabajadores, entre burócratas, personal de salud, policías y bomberos, los que están en paro de labores a casi una semana de que Astudillo Flores deje el cargo.

Gonzalo Castañón, vocero de la dirigente de la Sección 32 del Sindicato Nacional de Trabajadores de Salud (SNTS), Beatriz Vélez Núñez, informó la líder sindical tenía una reunión con funcionarios del Instituto para la Salud del Bienestar (Insabi) en la Ciudad de México para ver si les liberan otros recursos para el pago en su totalidad del Fondo del Estado de Guerrero de Ahorro Capitalizable (FEGAG) los trabajadores de salud.

En caso de que se empiecen a liberar los recursos es probable que el paro de labores de los médicos, enfermeras y administrativos concluya, pero nada es seguro, comentó Castañón.