Las cifras engañosas en seguridad del cierre de gobierno de Astudillo Flores

Texto: Amapola Periodismo

Fotografía: José Luis de la Cruz

23 de julio del 2021

Chilpancingo

 

El pasado 15 de julio, el gobernador Héctor Astudillo Flores rindió su sexto y último informe de gobierno, en el que resalta los avances y logros de su gestión, pero hay dudas sobre la certeza de sus resultados, de manera particular en el tema de la seguridad.

 

Algunos de los datos proporcionados en este informe con el que despide su administración los desglosaremos a continuación.

 

Los logros en seguridad fue lo primero que resaltó Astudillo Flores. Algunos de los rubros que destacó fue que Guerrero ya no ocupa el primer lugar a nivel nacional en homicidios, en comparación a la situación en que recibió la administración; dijo que bajaron los delitos de alto impacto, como los homicidios y los secuestros. Se atrevió a decir que Chilpancingo y Acapulco ya no son de las ciudades más violentas e inseguras de México y el mundo, pero mencionó que “aún resta mucho qué hacer”.

 

La realidad del estado es que, prácticamente, a diario, en Guerrero hay desaparecidos, asesinatos y feminicidios. Entonces, las afirmaciones del mandatario son engañosas, aunque al final de enlistar los logros aclaró que hay faltantes.

 

El 21 de mayo pasado, la secretaria de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, Rosa Icela Rodríguez Veláquez, en la conferencia de prensa que ofrece el presidente Andrés Manuel López Obrador por las mañana, reconoció que en 10 municipios prioritarios para la atención de la violencia en el país hubo buenos resultados sobre homicidios dolosos, pero que en otras cinco lugares aumentó ese delito en un 19.34 por ciento.

 

Esos cinco municipios son León, Cajeme, Guadalajara, Chihuahua y Acapulco, el puerto que citó Astudillo como uno de los municipios sin tantos problemas de inseguridad.

 

Los desaparecidos no cesan tampoco, por ejemplo, durante junio, Amapola. Periodismo transgresor documentó 47 desapariciones entre hombres, mujeres, niñas y niños.

 

Los asesinatos están a la orden del día, tan sólo el lunes desaparecieron al salir de su centro de trabajo en Tixtla una enfermera y un odontólogo; al día siguiente fueron hallados sus cadáveres. Los asesinaron a tiros.

 

En el tema de seguridad, una de las obras que destacó Astudillo Flores fue la construcción del Centro de Control, Comando, Comunicación y Cómputo de Acapulco (C-5), que cuenta con 900 cámaras de viodeovigilancia, pantallas led y 60 módulos monitoristas, lo que es cierto. Ahora lo que se espera es que dé los resultados de contrarrestar la violencia.

 

En este sentido, también remarcó el tema de la Declaratoria de Alerta de Violencia de Género (AVG) contra las Mujeres, emitida en 2017, que aseguró es atendida, al igual que la Alerta por Agravio Comparado de 2020.

 

Pero el pasado 22 de junio, feministas y víctimas de violencia dieron un posicionamiento que documentó la prensa, incluida Amapola. Las mujeres reunidas fuera de Ciudad Judicial denunciaron que se cumplieron cuatro años de la AVG y que no hay justicia para las mujeres y menos freno a la violencia contra ellas; de hecho hablaron de una alza.

 

“Lo anterior muestra un Estado federativo en el que no hay justicia para las mujeres, debido a la existencia de instituciones de gobierno insensibles para la investigación de los hechos criminales y de impartición de justicia, como son la Fiscalía General y el Tribunal Superior de Justicia”, es un párrafo del pronunciamiento que leyeron las feministas.

 

Otro tema que abordó, en relación a la violencia y seguridad el estado, fue el desplazamiento forzado, pero desde otras cifras.

 

“El desplazamiento interno es consecuencia de acciones del crimen organizado por disputas territoriales. Este problema persiste en la Tierra Caliente, la Sierra y la Montaña baja, afectando a 1,497 personas de 397 familias”, precisó Astudillo Flores en sus informe.

 

Esta expresión dista de lo que exponen activista u organizaciones que dan seguimiento al tema.

 

Tan sólo en el ejido Guajes de Ayala, el secretario del comisariado ejidal, Javier Hernández Peñaloza, aseguró que debido a la violencia que se agudizó en este año se desplazaron más de 1,000 habitantes. Esta cantidad sin contar los de otras partes del estado como Chilapa, Zitlala, Leonardo Bravo y Heliodoro Castillo.

 

En una nota publicada por La Jornada, en marzo de este año, se dio a conocer un informe del Observatorio por la Paz y el Desarrollo de los Pueblos de la Sierra de Guerrero, que desglosa el desplazamiento en distintos puntos del estado. Sólo de la comunidad de Vallecitos de Zaragoza, municipio de Zihuatanejo, en la Costa Grande, huyeron 1,500 pobladores en los últimos tres años, entre ellos residentes de Teloloapan y Apaxtla de Castrejón. Únicamente esta cifra ya rebasa lo dicho por Astudillo Flores.

 

Estos son algunos de los contrastes en temas de seguridad de los que mencionó el gobernador en su último informe de gobierno, sin contar los problemas relacionados a salud, obras, educación, viviendas, entre otros.