Labdis de la Uagro detecta tres variantes del SAR-CoV-2 en Guerrero

Los científicos universitarios hacen investigaciones sobre las mutaciones del virus, además de realizar las pruebas de detección de Covid-19. Ninguna de las variantes detectadas es de las más peligrosas


 

Texto: Beatriz García y Amapola Periodismo

Fotografía: José Luis de la Cruz

22 de marzo del 2021

Chilpancingo

 

Investigadores del Laboratorio de Diagnóstico e Investigación de Salud (Labdis) de la Universidad Autónoma de Guerrero (Uagro) detectaron en el estado tres mutaciones del SAR-CoV-2, el virus que provoca la Covid-19, pero, aclararon, no son de las más peligrosas, como sí se ubicaron en otras partes del mundo, como Brasil, Inglaterra y Sudáfrica.

 

El laboratorio donde se realizan pruebas de detección de Covid-19 está por cumplir un año, el próximo abril. Los investigadores universitarios de la Facultad de Ciencias Químico Biológicas lo abrieron en la pandemia para contribuir con su trabajo.

 

Fue de los primeros laboratorios universitarios en lograr la autorización para realizar la prueba de detección. Los investigadores, además, se enfocaron en hacer investigaciones sobre el virus.

 

En este laboratorio, antes, los expertos elaboraron el gel antibacterial que la Uagro distribuyó, además de entre su comunidad, en dependencias de gobierno, transporte público y diversos sectores sociales.

 

En el contexto de este primer año, los investigadores científicos dieron una conferencia de prensa virtual para dar detalles sobre su trabajo y sus hallazgos sobre el virus que provoca Covid-19. La encabezó la directora general de Posgrado e Investigación de la Uagro e integrante del Labdis, Berenice Illades Aguiar, y el director de la Facultad de Ciencias Químico Biológicas y director del Labdis, Oscar del Moral del Hernández.

 

Durante el primer mes después de que abrieron, los investigadores hicieron pruebas para detectar el virus en universitarios, luego lo abrieron al público.

 

Desde entonces hasta este corte han realizado 14,000 pruebas, de estas dieron positivo 41.7 por ciento. Los picos más grandes que ubicaron en sus estadísticas de casos positivos fueron en junio (41.7 por ciento) y en enero (51 por ciento), informó la investigadora Berenice Illades Aguiar.

 

 

El director de la Facultad de Ciencias Químicas fue quien dio los detalles de las investigaciones sobre las variantes que detectaron sobre el SAR-CoV-2 en Guerrero a partir de las pruebas que aplicaron.

 

Explicó que el virus tiene aproximadamente 30,000 letras en su secuencia genética, entonces, cada una de estas van cambiando o desapareciendo. Le llaman mutación del virus.

 

En octubre, explicó, en el mundo se reportaron los primeros cambios que se consideraron importantes para el virus, pero muchos de ellos sin efecto para el humano, pero otros sí.

 

Los investigadores académicos de la facultad, junto a los universitarios que cursan estudios de posgrado, maestría y doctorado, en la misma institución, se coordinaron con otros investigadores, como los del Instituto Nacional de Medicina Genómica (Inegen), para profundizar en las investigaciones sobre la variaciones del virus.

 

El académico confía que en próximamente tenga la tecnología simiente en el laboratorio universitario para esas investigaciones.

 

Mencionó que para sus estudio escogieron al azar siete pruebas de pacientes de Chilpancingo, Acapulco e Iguala. En estas muestras encontraron tres nuevas variantes del virus, que identificó así: B.1, B.1.189, y B1.243.

 

“En siete muestras que analizamos encontramos tres versiones diferentes de esas 30,000 letras (en la secuencia genética del virus), y que hay cambios. Afortunadamente no es ninguna de las variantes de las cuales se ha hablado mucho (las más peligrosas), la británica, la sudafricana, la brasileña”, agregó.

 

Para los investigadores de Labdis, según comentaron en la conferencia de prensa, es importante comenzar con un programa de vigilancia epidemiológica molecular, para continuar ubicando cada mes las variantes que circulen del virus en el estado. Las muestras que se usaron no son recientes.

 

Del Moral Hernández agregó que esta investigación representa un logro para el Labdis y par la Uagro, porque se coloca al nivel internacional de cualquier país que busca variantes virus y descifra qué sucede con sus cambios.

 

“Tenemos que adelantarnos al virus, porque si no lo hacemos es muy probable que sigan apareciendo más variantes y en algún momento ni las vacunas puedan ser efectivas, entonces si nosotros estamos vigilando y vemos cómo van apareciendo estos cambios podemos anticiparnos, y establecer medidas y protocolos”, aclaró.

 

La investigadora Illades Aguiar precisó que se tiene que frenar el virus, primero con los cuidados sanitarios y luego con la vacuna, porque si el virus se propaga de manera natural, muta más rápido.

 

Adelantó que está analizando y trabajando con el Hospital General Raymundo Abarca Alarcón de Chilpancingo las reacciones del personal médico a la vacuna.

 

 

Como tú solo buscamos verdad