La semita, tradición gastronómica de Chilpancingo

José Miguel Sánchez/ Itzel Urieta

Fotografía: Itzel Urieta

3 de abril de 2021

Chilpancingo

 

La semita es un delicioso pan originario de la zona centro de Guerrero, principalmente de Tixtla y Chilpancingo, el cual se elabora con harina, piloncillo, manteca de cerdo y azúcar principalmente, aunque también se puede rellenar de requesón.

 

Su nombre proviene del árabe as samid que significa la flor de harina.

 

En Chilpancingo la semita no debe faltar en las vitrinas de las panaderías o en los canastos de pan; las que no lo tienen, no están completas para el paladar capitalino.

 

Tal es el caso de La Panadería, un expendio que se ubica en la colonia Cooperativa, un negocio joven que comenzó a operar a finales del 2019, orneando diferentes tipos de pan: conchas, orejas, donas, polvorones, entre otros.

 

Pero había algo que les hacía falta tener entre sus vitrinas, algo que las personas les pedían con insistencia, las tradicionales semitas.

 

“Mucha gente nos la pedía, nosotros no sabíamos muy bien cómo elaborarla, yo tenía la receta pero nunca lo había hecho, fue cuestión de practica y error, hacer pruebas, ir mejorando la técnica para que saliera lo mejor posible, como a la gente le gusta”, comenta Salvador Álvarez Hernández, encargado de realizar el pan.

 

La realización de la semita es un proceso largo, el cual comienza a las ocho de la mañana y termina a las cuatro de la tarde ya con la venta al público de tan tradicional pan.

 

 

A las ocho de la mañana comienza un espectáculo de harinas y masas, se comienzan a mezclar todos los ingredientes y se crea las distintas mezclas que darán vida al pan del día.

 

Pero están vez nos enfocaremos en una sola, la que más tarde se convertirá en la popular semita.

 

Los ingredientes base son harina, manteca de puerco, azúcar, sal, agua y levadura, todo esto se mezcla durante cinco minutos.

 

Posteriormente la masa que resultó de los ingredientes base, se deja reposar durante una hora esto con la finalidad de que la masa adquiera mayor volumen y sus propiedades puedan explotarse al máximo.

 

Mientras reposa la masa, se tiene que preparar el centro de la semita, mejor conocido como relleno, el cual lleva piloncillo, manteca de puerco nuevamente, huevos, harina y una masa madre que es la receta de la casa. Estos ingredientes se mezclan muy bien y se dividen al tamaño exacto de la la semita.

 

Cuando las dos masas están listas, toman una porción de centro y otra de la masa principal que es la cara de la semita y se le comienza a dar forma, se deja reposar de 15 a 20 minutos para seguir con el proceso.

 

Con la misma masa de la cara se realizan largas y delgadas tiras que servirán para decorar la semita que es un elemento muy característico de este pan.

 

Una vez las semitas listas, con todo y su decorado, se dejan reposar de una hora a hora y media, dependiendo el calor.

 

Una vez que todo está listo, se procede a ornear la semita, el tiempo que están en el orden es de 12 a 15 minutos dependiendo del tamaño.

 

Y queda lista para salir. Se coloca en las vitrinas de La Panadería, lista para que los chilpancingueños puedan deleitarse con este delicioso y tradicional pan.