Inacción de autoridades de Guerrero para combatir violencia contra las mujeres

Texto: Beatriz García

Fotografía: Especial 

21 de octubre del 2021

Chilpancingo

 

A 20 días de haber tomado protesta las y los presidentas municipales en Guerrero, y a 10 días de que iniciara el mandato de la gobernadora, Evelyn Salgado Pineda, no se ha instalado ningún Sistema para Prevenir, Atender, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres, aun cuando en la última semana en Chilpancingo y en Ayutla, dos de los municipios con Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres (AVGM), asesinaron a tres de ellas.

 

Los últimos asesinatos ocurridos es el de la madrugada del lunes, en la colonia San José, municipio de Ayutla. De acuerdo a una versión de fuentes policíacas del estado, Julio Cesar discutió con su pareja y las hijas de ella quisieron intervenir para defenderla; el hombre disparó con un arma varias veces contra las tres mujeres. La madre resultó herida de gravedad, y sus hijas, una menor de 16 años y otra de 19 años, fueron asesinadas.

 

El hombre, quien era padrasto de muchachas, huyó. En redes sociales, principalmente en Facebook, su foto circula para dar con su paradero y se le vincule a proceso.

 

Antes, en Chilpancingo, en la plazoleta del barrio de Santa Cruz, por la noche, una joven de 20 años que platicaba con otro joven fue asesinada. Llegó un hombre armado hasta donde estaban ambos jóvenes y le disparó sólo a ella, de acuerdo con el reporte de la policía estatal.

 

Estos hechos se dan a pocos días de que alcaldes, diputados locales y la gobernadora entraran en funciones, pero además estos dos municipios están alertados por la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim), además de Acapulco, Zihuatanejo, Chilapa, Coyuca de Catalán, Ometepec, Iguala y Tlapa.

 

El 22 de junio del 2017, la Secretaría de Gobernación declaró en Guerrero la primera AVG ante el incremento de feminicidios en el estado. El 5 de junio del 2020 se declaró la segunda alerta, porque otra vez las activistas y feministas probaron una grave discriminación contra las mujeres y una negación a los servicios especializados de salud.

 

Después de los homicidios registrados en Chilpancingo y Ayutla, en el Facebook de la Asociación Guerrerense contra la Violencia hacia las Mujeres A.C. hizo pública el reciente monitoreo que hicieron sus integrantes sobre "homicidios dolosos que deben investigarse como feminicidios”, que se registraron del 1 al 19 de octubre; suman 12.

 

El primer lugar lo ocupa Chilpancingo con el asesinato de tres mujeres, le sigue Metlatónoc y Ayutla con dos casos cada uno, y después Acatepec, Tlapa, San Marcos, Chilapa e Iguala, con un caso cada uno.

 

En entrevista, la presidenta de la Asociación, Marina Reyna Aguilar, recordó que antes del cierre de la administración del gobernador Héctor Astudillo Flores, entregaron un documento que también extendieron a la gobernadora, donde plantean algunas determinaciones en el marco del Sistema Estatal para Prevenir, Atender, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres.

 

Este sistema es el espacio y mecanismo donde se tienen que plantear los problemas como los feminicidios, porque es ahí donde las autoridades por mandato de ley, específicamente en la Ley General de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, deben actuar.

 

“En ese sentido deben instalar, en estos días, el Sistema Estatal para Prevenir, Atender, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres, donde las autoridades tienen que estar de manera coordinada trabajando estas acciones de prevención, de atención, de sanción y de erradicación. Estas autoridades coordinadas, los tres niveles de gobierno, el gobierno federal, estatal y municipal, y los tres poderes, el ejecutivo”, explicó la activista y feminista.

 

Dijo que se está en espera de que el estado y los municipios instalen sus sistemas, porque hasta ahora ninguno lo ha hecho, aunque tienen 30 días para hacerlo después de tomar el cargo.

 

Para la feminista esta situación de “violencia extrema” contra las mujeres es muy grave porque las autoridades, primero las de los municipios, que son las y los presidentes municipales, son quienes deberían actuar al respecto, que se pronuncien y digan qué van a hacer, porque sólo se quedan callados.

 

Después del asesinato de la joven de la capital, la alcaldesa Norma Otilia Hernández Martínez, sólo envió condolencias a los familiares, dando a conocer el nombre completo de la víctima y el de sus padres. Fue por esa razón que recibió varias críticas, quienes advirtieron que debió exigir investigación pronta y con perspectiva de género, pero que sólo revictimizó a la víctima haciendo pública su identidad.

 

Reyna Aguilar recordó que quienes integran la Red Estatal de Mujeres Guerrerenses por una Vida libre de Violencia, que agrupan organizaciones de todo el estado, tienen el objetivo de incidir, pero también participar en los sistemas municipales para dar seguimiento al cumplimiento de la ley, de los programas municipales y cumplimiento de los sistemas, por ello se mantienen atentas.

 

La feminista aclaró que la violencia contra las mujeres no sólo ocurre en los nueve municipios donde se declaró la AVG, sino en todo el estado, y esa “violencia extrema” ha ocurrido en 65 de 81 municipios, entonces, consideró pertinente que las colectivas, activistas y defensoras de derechos humanos participen en estos mecanismos.