En plena pandemia los homicidios suben en 18 estados y suman más de 6 mil los asesinatos

Pese al confinamiento, en marzo y abril de este año fueron asesinadas casi 340 personas más que en los mismos meses de 2019. Los focos rojos: Guanajuato a nivel estatal, y Tijuana y Ciudad Juárez a nivel municipal.


 

Texto: Arturo Angel/Animal Político

Foto: Cuartoscuro

21 de mayo del 2020

 

Desde un enfrentamiento armado dentro de un bar que dejó siete muertos; pasando por un ataque con armas de alto poder y granadas a un local que les costó la vida a cuatro personas; hasta homicidios de policías, del exencargado de los asesinatos de un poderoso cartel, y de miles de personas en supuestas riñas, intentos de robo, entre otros.

La pandemia del coronavirus no ha frenado la violencia en México. Al contrario: en marzo y abril de este año – los dos primeros meses de la emergencia sanitaria – fueron asesinadas 6 mil 98 personas, 338 personas mas que en el mismo periodo del año pasado. En 18 de los 32 estados los asesinatos repuntaron con todo y el confinamiento.

Guanajuato es la entidad con mas asesinatos, pero hay 30 ciudades en todo el país que por si solas concentran 1 de cada 3 de los homicidios y feminicidios registrados durante la emergencia de salud. En 17 de esas ciudades hay incrementos hasta de cien por ciento en la violencia.

La fase 1 de la emergencia sanitaria por la enfermedad COVID-19 se decretó en México el 28 de febrero pasado tras registrarse el primer caso confirmado. La fase 2 y el endurecimiento del confinamiento por la propagación de los contagios se anuncio el 24 de marzo y la fase 3 en la que continuamos se ordenó el 21 de abril.

Lo anterior trajo consigo una disminución notable de la movilidad, la suspensión de clases y de actividades no esenciales, y el cierre de la mayor parte de los establecimientos.

Esta situación provocó que en abril las denuncias de la mayor parte de los delitos sufrieran una reducción inédita, llegando a los niveles mas bajos en 16 años. Sin embargo, y pese a ello, la violencia homicida no ha perdido terreno.

Los datos oficiales del Sistema Nacional de Seguridad Pública muestran que en marzo y abril fueron asesinadas 6 mil 98 personas, entre victimas de homicidios doloso y feminicidio. Se trata de 338 víctimas más respecto a los mismos meses del año pasado, cuando la suma fue de 5 mil 760 asesinatos. Es un incremento del 6% en el total de víctimas.

El repunte de la violencia homicida inicio desde principios de 2020, pero el confinamiento por la pandemia no lo ha frenado. En enero el promedio diario de asesinatos fue de 93.3 víctimas; en febrero ascendió a 98.5; en marzo llegó a 99.3 víctimas cada 24 horas; y en abril se sobrepasó la barrea de los cinco casos diarios para ubicarse en 100.6 asesinatos.

 

Los focos de la violencia

En los dos primeros meses de la pandemia de coronavirus los homicidios en México crecieron en 18 estados, es decir en la mitad del país, en comparación con el mismo periodo del año pasado.

Los repuntes mas grandes se registran en Campeche donde las víctimas de homicidio crecieron 100%; en Michoacán donde el ascenso fue de 83.5%; Zacatecas con 46%; Hidalgo con un crecimiento de homicidios del 37%; y Durango con un avance del 30.8%.

Le siguen en incrementos Chihuahua con un avance del 23.3%; Nuevo León con un crecimiento del 23.1%; Baja California con un avance del 21.1%; y Guanajuato con un incremento del 20.1%.

Los crecimientos en Guanajuato, Chihuahua y Baja California son particularmente preocupantes pues se encuentran entre las cuatro entidades con más asesinatos registrados en el periodo de la pandemia. A ellos se sumaría el Estado de México donde también hubo un ligero repunte de los homicidios del 2.8%.

El resto de las entidades donde hubo un crecimiento de la violencia homicida son: Sonora, Yucatán, San Luis Potosí, Guerrero, Querétaro, Oaxaca, Colima y Morelos

Los focos de violencia en el país quedan todavía mas claros si el análisis se hace a nivel de los municipios.

Hay 30 ciudades que por si solas acumularon 1 mil 992 homicidios en marzo y abril, que equivale a casi la tercera parte de todos los asesinatos registrados en México en los primeros dos meses pandemia. En 17 de estas ciudades los homicidios dolosos crecieron en comparación con el año pasado.

De ellas hay cinco donde subieron más de cien por ciento. Se trata de Ensenada, Baja California con un disparo del 195% en homicidios dolosos en plenos meses de pandemia; Uruapan en Michoacán con un avance del 182.4%; Cajeme en Sonora con un crecimiento del 146.4%; Celaya, Guanajuato con un avance del 136.7%; y Morelia, Michoacán con un avance del 109%.

Por otro lado, las tres ciudades que registraron la mayor cantidad de asesinatos en el país son Tijuana en Baja California, Ciudad Juárez en Chihuahua, y León, Guanajuato, con 310, 299 y 94 homicidios dolosos, respectivamente.

La lista de las 30 ciudades la completan Guadalajara, San Pedro Tlaquepaque, Tlajomulco de Zúñiga, Zapopan y Tonalá en Jalisco; las alcaldías Iztapalapa y Gustavo A. Madero en Ciudad de México; los municipios de Solidaridad y Benito Juárez en Quintana Roo; las ciudades de Salamanca e Irapuato en Guanajuato.

También los municipios de Ecatepec y Nezahualcóyotl en el Estado de México; Reynosa, Tamaulipas; Acapulco, Guerrero; Culiacán, Sinaloa; la capital de Chihuahua; Manzanillo, Colima; Hermosillo en Sonora; Monterrey, Nuevo León; Villahermosa, Tabasco, y la capital de Puebla.

Los casos y sus razones

En la suma de los homicidios registrados en el periodo de emergencia sanitaria destacan diversos multihomicidios. Entre ellos, por ejemplo, el registrado el pasado 28 de marzo en Tultitlan, estado de México, dentro de un bar que contradiciendo las recomendaciones sanitarias se encontraba abierto.

De acuerdo con lo informado por las autoridades locales lo que ocurrió fue un aparente enfrentamiento entre personas armadas que dejó siete hombres muertos y al menos otros seis lesionados.

Otro caso similar donde incluso se detonó una granada ocurrió el 24 de marzo en un bar en Celaya, Guanajuato que dejó un saldo de cuatro muertos, En esa misma ciudad, se registró el multihomicidio de cuatro personas dentro de una casa en la colonia Hacienda Natura, el pasado 30 de abril.

Casos similares se cuentan por decenas. Incluso hubo una sola tarde, la del 31 de marzo, donde nueve personas fueron asesinadas en Celaya y Valle de Santiago en Guanajuato, entre ellos un policía.

De hecho, en marzo y abril al menos 96 policías fueron asesinados en distintos estados del país de acuerdo con un reporte de la organización Causa en Común.

A estos casos de alto impacto se suman múltiples homicidios mas registrados en enfrentamientos, venganzas, presuntas riñas, intentos de robo, entre otros. Más del 70% de ellos cometidos con armas de fuego.

Y aunque aun no entran en esta estadística la violencia ha continuado en niveles similares en mayo, pese a que sigue el confinamiento por la pandemia de coronavirus. Es este último mes ya se ha registrado, por ejemplo, el homicidio de ocho personas en una carretera de Guanajuato el pasado 19 de mayo; o el asesinato de Rodrigo Aréchiga alias “El Chino Antrax” presunto jefe de sicarios del Cártel de Sinaloa, ocurrido la semana pasada en Culiacán.

¿Por qué continua toda esta violencia pese a la pandemia y el confinamiento? ¿Por qué no disminuye por lo menos?

El experto en temas de seguridad pública y nacional, Alejandro Hope, considera que pueden ser varias las razones, pero entre las principales se encuentra que buena parte de la violencia está ligada con el crimen organizado, actividad delincuencial que se mueve al margen de cualquier desmovilización ciudadana.

Cabe señalar que de acuerdo con estimaciones oficiales, al menos 6 de cada 10 asesinatos estarían relacionados con la delincuencia organizada, pero hay estados como Guanajuato o Jalisco donde ese porcentaje es superior al 80%.

“Y también sucede que hay homicidios que suceden en las casas, o que son productos de una violencia mas doméstica, y esos no se reducen con el confinamiento sino al contrario” añade el experto.

 

 

 

Este trabajo fue elaborado por el equipo de Animal Político y lo reproducimos con su autorización

 

<