Fiscalía apelará liberación de mando policiaco de Guerrero

Dos policías municipales dados de baja por la Secretaría de Seguridad Pública coacusados por la desaparición forzada, están prófugos de la justicia.


 

Texto: Amapola Periodismo

Fotografía: José Luis de la Cruz

11 de mayo del 2020

 

La Fiscalía General de Justicia del Estado (FGE) apelará la resolución que dictó un juez de control que dejó en libertad al ex encargado de la Secretaría de Seguridad Pública de Chilpancingo, Fabricio Bautista Romero quien fue incriminado en la desaparición del jefe operativo de esta corporación, Idson Omar Cruz Peláez.

 

El pasado jueves en la noche, tras varias horas de audiencia, un juez de control decidió no vincular a proceso al jefe policiaco. Lo dejó en libertad condicional.

 

Bautista Romero fungía como director operativo de Protección Civil de Chilpancingo y hace diez días fue detenido por agentes de la Policía Investigadora Ministerial.

 

 

Durante la audiencia, la FGE a través de un agente del Ministerio Público leyó las acusaciones contra el ex jefe policiaco.

 

En la relatoría de hechos señalan que el 22 de julio del 2019, dos agentes de la policía municipal que eran escoltas del director operativo de esta corporación, Idson Omar Cruz se llevaron a este en una patrulla oficial y posteriormente lo entregaron a cinco hombres armados.

 

Esto con pleno conocimiento del entonces encargado de la Secretaría de Seguridad Pública municipal.

 

A bordo de un automóvil marca Volkswaven, tipo Jetta blanco con placas de Morelos, el grupo que portaba armas largas se llevó rumbo a la localidad de Chichihualco, cabecera municipal de Leonardo Bravo, a Idson Omar Cruz.

 

En octubre del 2019, integrantes de un colectivo de madres de personas de desaparecidas realizaron una búsqueda de fosas clandestinas en un basurero cercano a Chichihualco en donde localizaron los restos de Idson Omar.

 

Cruz Peláez, es hijo de un comandante de la Policía Ministerial.

 

Los dos policías municipales que fueron dados de baja por la Secretaría de Seguridad Pública que al igual que su jefe Fabricio Bautista, según la Fiscalía, son responsables de la desaparición del mando policiaco están prófugos de la justicia.

 

Sin embargo, las autoridades confían en lograrán la detención de ambos agentes, piezas clave en estos hechos.

 

Mediante un comunicado enviado tras la detención de Fabricio, la FGE señala a éste. Lo investigaba por otros delitos cometidos en la región centro del estado.

 

La apelación que interpondrá la FGE será ante el Tribunal Superior de Justicia(TSJ) y será un magistrado de la sala penal el que resolverá si ratifica o revoca la resolución del juez de control.

 

Bautista Romero está acusado por el delito de desaparición forzada, sin embargo, el juez, no encontró pruebas que lo incriminaran.

 

 

 

<