El Zanate Azul, centro cultural que apoya a los artistas capitalinos

Texto: Itzel Urieta

Fotografía: José Miguel Sánchez

17 de mayo del 2021

Chilpancingo

 

El Zanate Azul es un espacio dedicado a los artistas chilpancingueños. Nació como idea en el año 2017, pero se concretó en el 2018, gracias a Olga Figueroa y Andrés Aguilar.

Andrés y Olga se conocieron en 2017 en un curso impartido por Leonel Maciel, un reconocido artista plástico originario de Petatlán, de la Costa grande de Guerrero.

Leonel Maciel es miembro del Salón de la Plástica Mexicana. Estudió arte en la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado La Esmeralda. Ha viajado a Europa y Asia.

Fue el maestro Leonel Maciel quien notó que en la capital no había espacios para los artistas y propuso la creación de un centro cultural para los artistas capitalinos. Olga y Andrés estuvieron interesados en ser parte de la creación de este espacio y fue como surgió El Zanate Azul.

Leonel Maciel se encargó de conseguir el lugar, de hacer todo el papeleo correspondiente y de donarles algunas obras de su autoría para decorar el lugar. En un principio eran siete artistas los que conformaban el proyecto, pero por cuestiones personales se fueron saliendo y sólo quedaron Olga y Andrés.

El Zanate Azul tiene como objetivo ser un lugar para los artistas de la capital donde puedan ir y exponer sus obras al público; un espacio de creación y resguardo de obras artísticas, además también dan cursos de pintura para todas las edades.

Para este centro cultural sostenerse no ha sido fácil, por la falta de apoyo del gobierno a la cultura y el arte. El Zanate Azul ha logrado salir adelante gracias a los cursos y talleres que imparten y a donaciones que diferentes personas realizan.

 

El maestro Leonel Maciel ha sido parte fundamental para que ellos sigan con el trabajo del taller.

“De pronto nos llama. Nos pregunta ¿Qué estás haciendo? Mándamelo, quiero ver que estás haciendo”, comentan Olga y Andrés sobre el interés de su maestro por su trabajo.

Andrés y Olga dicen que dedicarse al arte en una ciudad como Chilpancingo es complicado. “Ya quisiéramos estar pintando 24/7 (refiriéndose a las veinticuatro horas del día y los siete días de la semana) pero no se puede, aquí decimos que tenemos trabajos que sostienen el sueño de ser artista, tenemos que atender esos trabajos también”, comenta Andrés.

Aunque en estilos de arte Olga y Andrés son muy diferentes, los une el mismo propósito, hacer llegar el arte a la capital.

Andrés es un joven que se define como un artista al que le gusta pintar la cultura pop, como retratos de famosos, o personajes, además es chef, hace repostería y ahí es donde también expresa su arte, mediante los pasteles puede realizar otras expresiones.

Olga es una mujer que es ama de casa, es casada y tiene hijos a ella le gusta mostrar en sus pinturas retratos y el campo. Lo que más le apasiona pintar son aves, además sabe confeccionar y se dedica a la confección de todo tipo de prendas, ahora con la pandemia por Covid-19 ha diversificado el negocio y confecciona cubre bocas.

El Zanate Azul se considera un intermediario entre los artistas y la sociedad, debido a que apoyan a los nuevos talentos artísticos y a quiénes ya tienen una trayectoria en el mundo del arte.

Cuando se realiza alguna exposición de fotografía o arte, no cobran por exhibir su trabajo, se les apoya con toda la logística y el artista sólo lleva lo que expondrá.

“El Zanate azul quiere ser un centro artístico donde puedan emerger y permanecer los artistas, ser un referente en el arte, crecer y dar a conocer el arte y a los artistas capitalinos”, expone Andrés.

 

Publicidad, La viña