Diana Itzel, cuando el valor y la dignidad son insuficientes para llegar al Congreso

Texto: Marlén Castro

Fotografía: Facebook Diana Itzel

8 de junio del 2021

Chilpancingo 

 

A Diana Itzel Hernández Hernández, la candidata de Morena a diputada local por el distrito 25 con cabecera en Chilapa, hija del luchador social Ranferi Hernández Acevedo, asesinado con esposa, suegra y ahijado en octubre del 2017, le faltaron cuatro mil votos para llegar al Congreso local.

 

Este lunes, un día después de las elecciones, Diana Itzel amaneció tranquila. “No perdí”, dice con aplomo y optimismo. So voz sale ronca. Su garganta está algo castigada. Durante 60 días habló mucho, al buscar el voto casa por casa.

 

De acuerdo con los últimos resultados del Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Guerrero (Iepcgro) Diana Itzel recibió 12,274 votos y Jesús Parra García, de la alianza PRI-PRD, quien se quedó con el triunfo, 16,265.

 

A pesar del resultado Diana Itzel se dice satisfecha de lo que consiguió.

 

“Los votos que nos dio la gente expresan un deseo de cambio y votaron así a pesar del peligro de hacerlo”, dice en su casa en la comunidad de Acatlán, a 20 minutos de Chilapa.

 

La candidatura de Diana Itzel fue un desafío a los intereses económicos y políticos de grupos locales coludidos con el crimen organizado que dominan la parte baja de la Montaña y parte de la zona Centro. Su padre desafió esos mismos intereses y lo eliminaron con saña.

 

Fue interceptado en la comunidad de Nejapa, cuando regresaba de Ahuocuotzingo, otro municipio de la Montaña baja, del que era originario. Todos los ocupantes de la camioneta en la que viajaban fueron torturados antes de ser asesinados y calcinados, incluida la abuelita de Diana Itzel, suegra de Ranferi, de 93 años.

 

Este 2021, cuando Morena abrió el registro a todos los que quisieran participar a los puestos de elección popular, la gente de la Organización Indígena Campesina Vicente Guerrero (OICVG), creada por su padre, impulsó a Diana Itzel a registrarse.

 

Era poco probable que consiguiera la postulación, pero lo logró. A la fecha, Diana Itzel desconoce qué grupo interno o quién operó al interior de Morena para que ella fuera la candidata.

 

 

Diana Itzel arrancó su campaña el miércoles 7 de abril, hasta que la Secretaría de Seguridad Pública del Gobierno del Estado otorgó las medidas cautelares solicitadas, que consistió en cinco policías estatales y una patrulla.

 

Con todo y resguardo policíaco, Diana Itzel y su equipo pudieron sufrir un atentado la noche del jueves 27 de mayo. Ya era noche cuando uno de los tantos pueblos de José Joaquín de Herrera comenzó a percibir nerviosismo de la gente con la que hablaba, el otro municipio que comprende el distrito 25.

 

El instinto de supervivencia los sacó de ahí ilesos. Tomaron la decisión de marcharse en cuanto les dijeron que era mejor irse. Tomaron una ruta diferente por la que llegaron, creen que eso los salvó.

 

El 28 de mayo, día en que su padre cumpliría 68 años, Diana Itzel pudo por primera vez visitar la tumba en Ahuocuotzingo. Aprovechó las medidas cautelares y fue al panteón. No lo había hecho antes porque había amenazas de parte de quiénes asesinaron a toda su familia.

 

El día de la elección, entre la una y la una y media de la tarde, policías municipales de Chilapa pasaron en tres ocasiones por su casa, vieron fijamente hacia dentro y los ocupantes. Transitaron lento las tres veces para tomar nota de todos los detalles.

 

Diana Itzel de inmediato denunció en las redes el acoso y hostigamiento. Responsabilizó al candidato del PRI-PRD, Jesús Parra, quien era el alcalde de Chilapa antes de ser nominado a la diputación. En el municipio se conoce que a pesar de que hay un alcalde suplente es Parra quién ordena lo que ahí se hace.

 

La tarde del lunes 7 de junio, Diana Itzel, a través de las redes sociales, agradeció el apoyo a la gente de Chilapa y José Joaquín de Herrera.

 

“Les escribo para agradecerles enormemente su apoyo hacia mi candidatura, la cual significó uno de los retos más importantes en mi vida pues participar en política en nuestra región es muy complicado, por las circunstancias que todos conocemos, a las cuales me enfrenté con valor y dignidad”, posteó.

 

La gente respondió en seguida. Alabaron su valor. Después de hacerlo, Diana Itzel comenzó a preparar las cosas para salir de nueva cuenta de Acatlán y refugiarse en otra ciudad de quienes le hicieron daño a toda su familia.

 

 

Publicidad, La viña