Con engaños, un grupo del crimen organizado se llevó a jóvenes de Guerrero a tomar casetas

Están detenidos en Morelos acusados de delincuencia organizada


 
Texto: Jesús Guerrero

Fotografía: Franyeli García

26 de octubre del 2020

Chilpancingo

 

Bajo la promesa de que iban a recibir 1,500 pesos por dos días, por estar parados en una caseta de peaje, un grupo de personas del estado de Morelos se presentó a varias comunidades del municipio de Ometepec, en donde lograron convencer a varios jóvenes para irse con ellos.

 

Estas personas de Morelos que recorrieron varias comunidades indígenas de esta zona para reclutar a jóvenes también les prometieron el hospedaje y las tres comidas.

 

Un grupo de ocho jóvenes del pueblo de Zacualpan, aceptaron la propuesta y estuvieron dos días en la toma de la caseta de Alpuyeca, de la Autopista del Sol.

 

Les dieron los mil 500 pesos y regresaron a su pueblo.

 

El pasado 17 de octubre otra vez se fueron a Morelos pensando que regresarían con esa misma paga.

 

Sin embargo, el lunes 20 de octubre, se registró un incidente en la caseta ya que el chofer de un autobús armado y en estado de ebriedad, además de que los insultó, se negó a pagar la cuota y se registró una discusión, señaló un familiar de uno de los jóvenes de esta comunidad que está detenido por los delitos de lesiones, daños y secuestro.

 

Tras este incidente difundido en los medios de comunicación, al día siguiente la Policía Federal y Policía estatal de Morelos realizaron un operativo desalojando y deteniendo a los que tenían tomada la caseta.

 

En este operativo, fueron detenidos 78 personas, 61 de ellos de los municipios de Ometepec y Chilpancingo.

 

La Fiscalía Especializada en Combate al Secuestro y Extorsión de la Fiscalía General de Morelos, vinculó a los detenidos a una organización criminal que opera en Morelos y Guerrero.

 

Los detenidos ya fueron vinculados a proceso por un juez de control de Morelos.

 

Unos familiares de los jóvenes detenidos dijeron que el pasado viernes pudieron verlos cuando se desarrollaba la audiencia y notaron que estaban tristes y golpeados.

 

Notaron que tenían golpes en los brazos y piernas.

 

Los familiares de los jóvenes detenidos esperan convencer al administrador del hotel en donde estaban hospedados para que entregue los videos donde se demuestra que los choferes de los autobuses siempre estuvieron libres y no secuestrados como los acusan. Confían que con esa prueba los jóvenes salgan libres.

 

En tanto, autoridades de la comunidad de Cumbres de Barranca Honda, pidieron la liberación de tres estudiantes de telesecundaria y dos adultos, quienes también fueron convencidos para irse a Morelos pero a ellos no les dijeron que tomarían una caseta sino a trabajar en un campo agrícola a cambio de un pago de 300 pesos diarios y las tres comidas.

 

El secretario de Asuntos Indígenas y Afromexicanos del gobierno de Guerrero, Javier Rojas Benito, contó que el sábado 17 de octubre al parecer dos personas llegaron a la comunidad de Cumbres de Barranca Honda en donde pidieron a las autoridades que difundieran a través de un aparato de sonido que se requería gente para que se fuera a trabajar de jornalero a Morelos.

 

Se apuntaron para irse a trabajar a Morelos los indígenas, Joel de la Cruz Guadalupe, Gerardo López Martín, Gerónimo de la Cruz Martín, Victorino de la Cruz Martín y César Lorenzo de Jesús.

 

Rojas Benito señaló que la gente del pueblo vio normal que gente de fuera se llevara a un grupo de habitantes para darle trabajo porque en otras ocasiones así ha ocurrido y no ha pasado nada.

 

Sin embargo cuando se enteraron a través de las noticias de que los tres menores de edad y los dos adultos estaban detenidos en Morelos por tomar casetas y secuestrar autobuses se sorprendieron y protestaron exigiendo su liberación.

 

El comisario municipal de este pueblo, Rafael Santiago López, señaló que sus paisanos son inocentes y que ellos se fueron a Cuernavaca, Morelos porque les dijeron que iban a trabajar con un sueldo diario de 300 pesos.

 

La autoridad de esta comunidad indígena pidió la intervención de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) así como autoridades de los tres niveles de gobierno para que los cinco indígenas sean puestos en libertad.

 

Javier Rojas Benito indicó que está gestionando ante la Secretaría de Gobernación para que a los cinco indígenas se les dé acompañamiento.

 

"Ellos fueron llevados con engaños porque les dijeron que trabajarían de jornaleros y nunca pensaron que los llevarían a tomar casetas", externó el funcionario estatal.

 

Un familiar de uno de los jóvenes detenidos señaló que aceptaron irse a Morelos porque en esta zona de Guerrero no hay empleo.

 

 

<