Chucho: el chimpancé más longevo del país vive en el Zoochilpan

Texto: José Miguel Sánchez Itzel Urieta

Fotografía: José Luis de la Cruz 

15 de marzo 2021

Chilpancingo

El chimpancé Chucho es un primate que lleva 28 años viviendo en el zoológico de Chilpancingo y es uno de los más longevos del país.

Chucho llegó al Zoochilpan, a finales de 1993, proveniente de la Ciudad de México. Era propiedad de los hermanos Gurza, quienes tenían un zoológico en los estudios Churubusco a disposición de las productoras que requerían algún animal para aparecer en distintas películas.

Los hermanos Gurza tenían un zoológico con más de 100 animales entre felinos, aves, reptiles y chimpancés; uno de eso chimpancés era Chucho.

Los Estudios Churubusco son los más antiguos de Latinoamérica.

Durante el sexenio de Carlos Salinas de Gortari se intentó privatizar el estudio y se ordenó destruir el inmueble para crear el Centro Nacional de las Artes.

No se logró la privatización pero sí demolieron los estudios. Con la destrucción del inmueble se decomisaron a los animales propiedad de los hermanos Gurza, y fueron enviados a distintos zoológicos del país.

Así fue como Chucho llegó a Chilpancingo.

Durante la década de los setenta Chucho compartió escenario con actores como Tin Tan, Ramón Valdez, los hermanos Humberto y Miguel Gurza y Andrés García.

Participó en cintas como Chanoc, en la fosa de las serpientes, Chanoc y las tarántulas, Robinson Crusoe y Viernes en la isla encantada, entre otras.

En esas películas Chucho era parte del elenco principal, el primate aparecía tomando cerveza, fumando y jugando al cubilete.

Chucho fue adquirido por los hermanos Gurza cuando tenía un año de edad, cómo lo consiguieron o de dónde venía es hasta hoy un dato desconocido.

El único dato que se tiene y está en su expediente en el Zoochilpan es que llegó a México en 1964, de un año de edad, aproximadamente.

De acuerdo con varios testimonios y fuentes Chucho en los estudios Churubusco vivía en condiciones no apropiadas para un primate, su habitad era una jaula de dos por dos metros.

Cuando llegó al Zoochilpan su situación no mejoró mucho, se le acondicionó una jaula de concreto y barrotes para su exhibición, pero seguía en un ambiente hostil, oscuro y estresado por las personas que lo visitaban.

Así vivió chucho en el Zoochilpan por 25 años. Hasta que remodelaron el zoológico tuvo un espacio diferente.

El lugar donde hoy habita es un espacio al aire libre, con un par de árboles que dan sombra a Chucho, hay también algunos troncos, cuerdas y una hamaca en la que suele descansar.

Se desconoce la edad que tenía cuando llegó a Chilpancingo, pero calculan que oscilaba entre 30 y 40 años.

La edad actual de Chucho es todavía un tema de discusión entre el personal del zoológico. El veterinario encargado del área médica del Zoochilpan considera que Chucho tiene más de 60 años, esto lo hace uno de los chimpancés más longevos del país.

Un chimpancé en su habitad natural vive entre 40 y 50 años, y Chucho ha sobrepasado la esperanza de vida, debido a los cuidados en un ambiente controlado.

Su vida como estrella de cine le trajo consecuencias: Es temperamental y se estresa con facilidad.

Chucho es uno de los animales más populares del Zoochilpan. Desde que llegó, en el año 1993 se hizo popular debido a su comportamiento y acciones que aunque eran groseras a la gente la parecían graciosas.

De acuerdo con el testimonio de visitantes frecuentes del zoológico, el hábitat de Chucho era diferente, “Me acuerdo que venía de niño y Chucho estaba enjaulado en un espacio donde ni la luz le daba, y era grosero, nos aventaba las cáscaras de sus plátanos o sus cacahuates”.

El comportamiento de Chucho tiene una razón de ser. El médico Fernando Domínguez Bernáldez comenta que el comportamiento de Chucho era un mecanismo de defensa.

“Chucho comienza a aplaudir cuando está estresado y nosotros cuando le aplaudimos en lugar de que se calme, lo alteramos más”.

Actualmente el personal del área médica del Zoochilpan está al pendiente de Chucho y cada tercer día hacen revisiones médicas para ver su estado de salud.

Al ser un primate mayor está expuesto a tener alguna cardiopatía o problemas de presión arterial. Además de que se trabaja con Chucho un plan de entrenamientos para que vaya mejorando su conducta y logre controlar el estrés.

“Los zoológicos antes eran para el entretenimiento de las personas, pero actualmente procuramos el bienestar de los animales”, comentó el veterinario.

Por su edad Chucho necesita muchos cuidados. El plan de medicina preventiva del zoológico establece que la salud psicológica del animal es una prioridad, es por eso que cuando hay mucha gente prefieren aislar a Chucho o simplemente cerrar el área para evitarle el estrés.

Chucho ha visto muchos rostros pasar frente a él. Muchos que lo vieron de niños hoy son adultos y así como muchas veces nos pudo entretener o divertirnos, hoy nos toca respetar su bienestar.

mascar