Acusado de asesinato denuncia tortura para inculparlo

Señalan injerencia de Secretario General de Gobierno


 

Texto y fotografía: Beatriz García

3 de mayo del 2021

Chilpancingo

 

Xavier Cabrera Moreno lleva 12 años preso de los 29 a los que fue sentenciado, aun cuando el protocolo de Estambul que le aplicaron indicó que sufrió tortura física y psicológica durante su detención; los jueces no consideraron ese dictamen. Su madre, Consuelo Moreno, asegura que la situación de su hijo es adversa por la injerencia que tiene en el caso el secretario general de Gobierno, Florencio Salazar Adame.

 

Cabrera Moreno es acusado de asesinato del ex delegado de Sagarpa, Morelos Vargas Gómez, y por el delito de robo contra quien es ahora el secretario general de Gobierno.

 

El 18 de enero del 2009 fue detenido por la entonces Policía Judicial. Los policías le dijeron que él asesinó al ex delegado y cometió un robo en agravio a Salazar Adame, quien en ese entonces fungía como embajador de México en Colombia. Antes, durante el periodo de gobierno del presidente Vicente Fox fue secretario de la Reforma Agraria.

 

El caso lo llevaba la Red Solidaria Década contra la Impunidad, pero por cuestiones económicas de la madre de Cabrera Moreno, lo dejaron.

 

En conferencia de prensa, Consuelo Moreno recordó que el día que aprehendieron a su hijo, los policías lo llevaron a barandillas, luego lo golpearon y lo trasladaron a la delegación de la entonces Procuraduría General de la República (PGR).

 

También narró, al parecer por lo que le contó su propio hijo, que después lo vendaron de los ojos y lo llevaron caminando a un sitio del que no tiene claridad, pero sabe que son unas oficinas. En el trayecto, los policías lo golpearon contra un vehículo. Al llegar, lo hicieron firmar un documento donde, sin saber, afirmaba que cometió los delitos de homicidio y robo.

 

A Cabrera Moreno le reafirmaron una sentencia de 54 años en prisión cuatro veces. La última vez, su familia interpuso un amparo, entonces, el juez determinó aplicar el protocolo de Estambul, herramienta que permite saber si hubo tortura y cuáles fueron sus consecuencias. Según la madre de Xavier Cabrera se comprobó que sí la hubo.

 

Aun con la determinación de la tortura, le asignaron una sentencia de 29 años.

 

Pero el jueves pasado, expuso Consuelo Moreno, a nombre de Florencio Salazar Adame, dos peritos le practicaron nuevamente el protocolo de Estambul a su hijo. Ella cree para continuar inculpándolo y mantenerlo recluido.

 

 

Publicidad, La viña